Hace unos meses leí Entre Viñedos, la primera entrega de la serie Blue Heron (aunque os aviso de que podéis leer los diferentes libros de forma individual), y quedé completamente encantada. Desde hace unos años Kristan Higgins pasó a convertirse en una de mis autoras favoritas por la sencillez y el humor que desprenden sus novelas. Con La pareja perfecta ha vuelto a conquistarme, sus páginas te envuelven en una historia fresca y divertida donde no podrás evitar enamorarte de sus protagonistas.

—¿Levi? ¿Algo que añadir? Soy tu cuñada. Ayúdame. Como hombre, ¿te fijarías en mí?

—Eres la hermana de mi esposa.

—Antes de que te casaras con ella, idiota.

Él arqueó una ceja.

—Mira, la verdad… Estás un poco…

—Cuidado —le advirtió Faith—. Tendré que matarte si hieres sus sentimientos. ¿Tienes seguro de vida? Si voy a quedarme viuda, prefiero ser rica.

La novela nos presenta a Honor, una mujer de treinta y cinco años que de repente siente la necesidad de formar una familia. No tiene pareja estable y arde en deseos de ser madre, por lo que se armará de valor e irá a confesarle a su mejor amigo, con el que mantiene relaciones íntimas desde hace más de diez años, que está enamorada de él y que quiere casarse. Su corazón se rompe en mil pedazos tras ser rechazada, irá a cobijarse bajo el abrigo de su mejor amiga y juntas llorarán el desamor que acaba de sufrir hasta que unas semanas después descubra que su amiga no es tan buena amiga como ella creía.

Si mezclamos la puñalada que Honor recibe de su mejor amiga, el rechazo del que ella consideraba el amor de su vida y la ansiedad de ver que los años no perdonan y la posibilidad de formar una familia mengua cada día que pasa, nos encontraremos con una mujer que toma una decisión precipitada que le cambiará la vida por completo.

Por otro lado, conoceremos a Tom. Este atractivo hombre también está machacado por la vida, hace unos años perdió a su prometida y el cariño de un adolescente, Charlie, que pasó a vivir bajo la custodia de sus abuelos. Tom se encuentra en un gran apuro, pues está a punto de perder su visado y a menos que encuentre una solución deberá abandonar el país y las pocas ocasiones que tiene de ver a Charlie, al quien quiere como un hijo.

Dos personas castigadas por la vida que tendrán una segunda oportunidad cuando sus caminos se crucen, pues si se casan… Honor podrá tener un marido con quien formar una familia y Tom podrá quedarse en el país junto a Charlie. ¿Será todo un matrimonio de conveniencia o surgirá algo real entre ellos?

—Hola, Tom.

—Hola, Honor.

¡Oh, jolines! ¿Alguna vez llegaría a superar la forma en que pronunciaba su nombre, con aquella voz baja y cálida?

«Seguramente no», respondieron los óvulos, que estaban poniéndose pomada contra el reumatismo en las rodillas.

Los personajes de esta autora siempre consiguen sorprenderme, tienen un toque tan humano y realista que es imposible no adorarlos. No nos encontramos frente a personajes perfectos, al contrario, cada uno de ellos tiene sus errores y los deja ver sin tapujos, aprender a compaginar sus vidas será todo un reto que disfrutaremos en cada página.

Una de las cosas que siempre me sorprende es la extensión de las novelas y lo rápido que vuelan en mis manos. Es alucinante la gran capacidad que tiene Kristan Higgins para atraparme entre sus páginas y no soltarme hasta llegar al final, un final bastante predecible, pero que se saborea igualmente con mucha dulzura.

Su pluma es elegante a la par que sencilla. La trama es totalmente adictiva y, aunque el ritmo desciende un poquito en los capítulos centrales, el humor que desprenden los personajes consiguió que me desternillara de risa en más de una ocasión. Como ya dije, la trama puede ser un poco predecible desde el principio, pero eso no es ningún impedimento para que podamos disfrutar de unas vidas cotidianas que se relatan con muchísima ternura y dejan al descubierto unos sentimientos que nos emocionarán sin lugar a dudas.

Y no podemos olvidarnos del papel especial que tienen los perros en las novelas de esta mujer, las mascotas son todo un acontecimiento y se las trata con una dulzura y un mimo que me encanta.

—Mira, Tom, siento que hayas tenido que ayudarme. De verdad. Pero fue algo que ni siquiera pensé. ¿Sabes? Si Spike vuelve a caerse al hielo, volveré a arriesgar mi vida para salvarla. Simplemente actué. No lo planeé, y lamento que te vieras implicado.

En conclusión, La pareja perfecta nos sumerge en la segunda parte de la serie Blue Heron, aunque repito que no es necesario leer las novelas en un orden específico. Una historia dulce, cotidiana y cargada de humor que nos dejará al descubierto los deseos de dos personajes castigados por la vida y lo que serán capaces de hacer por conseguir aquello que tanto desean. No dudaría en recomendar esta novela a todo aquel amante del género o que quiera comenzar a sumergirse en él, os aseguro que Kristan Higgins no os defraudará.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.