Vota este arículo
Maldito síndrome de Estocolmo, de Carmen Sereno - Reseña

Ficha técnica

  • Título: Maldito síndrome de Estocolmo
  • Autor: Carmen Sereno
  • Género: Romántica
  • Año de publicación: 2018
  • Editorial: Chic
  • Saga: 1/?
  • Número de páginas: 385
  • PVP: 15.90€
  • ISBN: 978-8417333195

Gracias a Chic por este ejemplar.

Sinopsis del libro Maldito síndrome de Estocolmo

¿Quién eres realmente, Eric Grau, y qué ocultas bajo es piel tan fría?

Ana empieza a trabajar en Laboratorios Grau, una multinacional farmacéutica. Su jefe, Eric Grau, un hombre alto y atractivo al que todo el mundo llama Iceman, tiene fama de ser arrogante y despiadado, además de un auténtico depredador sexual. Al principio, la relación entre ambos es muy tensa, pero, poco a poco, la joven descubrirá que su implacable jefe no es el hombre de hielo que todos creen. 

¿Podrá Ana resistirse al síndrome de Estocolmo que Eric despierta en ella?

Opinión personal:

Hoy os traigo la Reseña de ‘Maldito síndrome de Estocolmo’, un libro escrito por Carmen Sereno, y publicado por la editorial CHIC.

En este libro conoceremos la historia de Eric y Ana Luna.

Cuando este libro cayó en mis manos, me recordó muchísimo a un libro de Megan Maxwell, que se llama pídeme lo que quieras, por el nombre masculino (Eric), por su apodo ‘Iceman’, y… porque éste, es un empresario con mucho dinero, pero después de leerlo, tengo que dejar claro que NO TIENE NADA QUE VER CON ESE LIBRO.

Una vez aclarado esto, comienzo a contaros un poquito de lo que va.

Mientras espero, me descubro inquieta, preguntándome por qué narices no he conocido todavía a Iceman, si tan importante se supone que es la tarea que tengo que desempeñar para él. Y, de repente, no sé ni como, me sacude una inmensa ola de deseo de volver a ver a ese ejemplar único de macho alfa y acabo tecleando su nombre en la aplicación de Facebook del móvil.

Ana Luna es una chica muy inteligente que tiene una cita concertada para una entrevista de trabajo en Laboratorios Grau. Y cómo no podía ser de otra manera, es admitida como externa.

He de decir, que no está muy contenta con su puesto de trabajo, pero no por las funciones que realiza, sino por el trato que reciben. Trabajan en unas condiciones muy diferentes a las personas que tienen contratos internos, el café de la máquina es una verdadera porquería, y los internos se creen superiores a ellos, por lo que, los tratan con desprecio y soberbia.

Esto es algo que Ana, o Luna, (como la llama Eric) detesta. Y si a eso, le sumamos que muchas veces el laboratorio va en contra de sus principios, podéis imaginaros la bomba que este trabajo supone para Luna.

Pero es una chica fuerte y decidida y no se deja amilanar por nadie, ni si quiera por su jefe. Iceman, a quien no deja de plantar cara una y otra vez. En una ocasión, en una entrevista, consigue dejarlo fuera de lugar delante de mucha gente, y esto, le cabrea bastante, por lo que, el trabajo entre ellos es una lucha constante.

Todo el mundo le tiene un miedo y un respeto inimaginables, pero Luna consigue rebatir cada una de sus propuestas y sacarlo de sus casillas con mucha facilidad. A parte de eso, tiene claro que es un mujeriego, por la empresa se rumorea que ha seducido al noventa por ciento de la plantilla femenina, y eso la verdad, que, lo que se dice agradable, no le resulta.

Pero bueno, aún así, siente que Eric quiere darle una oportunidad de hacer las cosas bien, ya que se siente muy impresionado por la capacidad que tiene Luna para el puesto de trabajo que desempeña.

Él es un triunfador de ideas claras y yo una pequeña catástrofe social con una boca que habla cuando tiene que callar, una cabeza que piensa demasiado y un corazón desbocado. En realidad, lo único que me une a él es una fría transacción laboral. Y esa certeza me debilita tanto que comer me parece imposible ahora mismo.

Aunque la cosa no va a quedar ahí, porque Eric quiere más de ella, la invita a cenar, la cuida en momentos embarazosos y trata de proporcionarle lo mejor de su empresa, pero Luna no va a ser capaz de soportarlo, porque en vez de Iceman, deberían de llamarlo Indeciso-man, ya que, Eric no sabe lo que quiere, ahora te quiero, y ahora te odio. Es todo demasiado complicado. Y está haciendo trizas su pequeño corazoncito.

Si a eso le sumamos, que, la situación con su padre y sus hermanos está tensa, pues os podéis hacer una idea.

Ah, y no se me puede olvidar comentaros que Eric Grau, es médico, y adora darse a los demás. A pesar de que ahora mismo, su función está en Laboratorios Grau.

Bueno, pues ahora que ya os he contado un poquito de qué va el libro, os comentaré lo que a mí me ha parecido.

La edición es muy bonita, en la portada podemos ver lo que yo represento (por lo que he leído) la parte trasera de un corsé de mujer. Si leéis este libro, lo comprenderéis.

El libro es de tapa blanda con solapas.

Las letras son de un tamaño normalito, ni muy grandes ni muy pequeñas, lo que facilita la lectura.

Este libro está narrado en primera persona por Luna, nuestra protagonista. Y la verdad que, ha sido todo un acierto.

La pluma de Carmen Sereno es deliciosa, no he leído este libro, lo he saboreado, cada textura… unas veces dulce, y otras, amarga, pero siempre con ganas de más.

La forma de escribir que tiene Carmen es fluida, espontánea y con mucha fuerza y determinación.

Los personajes la verdad que se me han colado en el corazón.

Ana Luna es una chica fuerte y decidida, admiro su gran potencial, pues es una mujer que cuando se propone algo lo consigue. Que piensa en sí misma, y no se deja dominar por ningún hombre. Disfruta trabajando, pero también le encanta viajar.

Eric, por otra parte, es un tipo muy reservado, guapísimo y hermético. No deja que nadie entre en su vida, adora ser médico, y a día de hoy, le gustaría poder desempeñar esa profesión, pero su relación familiar, se lo impide.

Me abro paso como puedo entre la masa de cuerpos que bailan al compás de la música enlatada como si tuvieran convulsiones, tratando de no resbalar para no caerme de culo sobre alguno de los charcos que la espuma va dejando a su paso.

La trama del libro es muy confusa en ocasiones, porque Eric guarda muchos secretos. Y Ana Luna se siente fuera de lugar, porque no sabe lo que él quiere. Sus ojos y su cuerpo le dicen una cosa, pero sus acciones le muestran otra diferente, y no sabe cómo actuar. Sus sentimientos empiezan a descontrolarse, y van a ir destapándose uno, a uno.

Las sensaciones que me ha transmitido este libro han sido infinitas, sobre todo, el final. La verdad que, no me esperaba algo así, tanta desconfianza, tanto dolor… Creo que nuestra protagonista no se merecía algo así, y creo que la familia de Eric tiene más cosas que esconder de las que hemos descubierto en este primer libro.

Está claro que por la forma en la que termina, hay un segundo libro, y espero que al menos, como mínimo, también un tercero.

Esta historia me ha llegado al corazón y me ha dejado con ganas de más. Por lo que, estoy deseando leer la segunda parte para llenarme de nuevo de la vitalidad de Ana Luna, y descubrir cuál es el motivo que le hace a Eric sentir esa gran desconfianza por todo aquel que trata de acercarse a él y tirar sus barreras.

Lo mejor:

  • La lectura es muy rápida.
  • Los personajes me han gustado mucho.
  • La historia es interesante.

Lo peor:

  • Hay situaciones que me han parecido un poco repetitivas.

FotoReseña

 

Maldito síndrome de Estocolmo, de Carmen Sereno - Reseña
Maldito síndrome de Estocolmo, de Carmen Sereno - Reseña
Maldito síndrome de Estocolmo, de Carmen Sereno - Reseña
Maldito síndrome de Estocolmo, de Carmen Sereno - Reseña
Maldito síndrome de Estocolmo, de Carmen Sereno - Reseña
Maldito síndrome de Estocolmo, de Carmen Sereno - Reseña
Maldito síndrome de Estocolmo, de Carmen Sereno - Reseña

4.5/5 Puntos

Libros que componen la saga

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.