Las campanas no son sólo para las iglesias, de Yolanda Quiralte – Reseña

Las campanas no son sólo para las iglesias, de Yolanda Quiralte – Reseña
5 (100%) 1 vote
Las campanas no son sólo para las iglesias, de Yolanda Quiralte - Reseña

Ficha técnica

  • Título: Las campanas no son solo para mas iglesias
  • Autor: Yolanda Quiralte
  • Género: Romántica
  • Año de publicación: 2018
  • Editorial: Esencia
  • Saga: 1/1
  • Número de páginas: 336
  • PVP: 14.90 €
  • ISBN: 9788408183846

Gracias a Esencia por este ejemplar.

Sinopsis:

 

Si estuvieras en el cine viendo el tráiler de una comedia romántica, ahora aparecería un comisario guapo, Víctor Albalate, también llamado Conan, una agente atolondrada, Diana Sierra, y hasta varias escenas con disparos incluidos. Pero, ¡ah!, estás con un libro entre las manos, y lo único que te queda es leer para averiguar por qué el comisario, un tipo duro y agresivo, consigue hacer temblar a Diana sólo con su voz y por qué, después de cada revolcón, ella no consigue evitar que él se esfume de su lado. Y, sobre todo, descubrir de dónde salen unas misteriosas campanas de chocolate.

Opinión personal

Hoy os traigo la Reseña de ‘Las campanas no son sólo para las iglesias’, un libro escrito por Yolanda Quiralte y publicado por la editorial Esencia.

En este libro conoceremos la historia de Víctor (o Conan) y Diana (o Súarez).

Juro por todos los dioses del firmamento estelar que si sigo oyendo villancicos voy a ponerme a gritar como la loca que llevo dentro. Y la llevo, te lo aseguro.

Yolanda es policía, y ha recibido una llamada, pues un hombre está montando un escándalo público subido en el trampolín de una piscina completamente desnudo y borracho.

Cuando Diana llega, no puede creérselo, el hombre le cuenta que acaba de pillar a su novia acostándose con otro hombre, cuando muy pronto iban a casarse.

Yolanda, al escuchar lo que le ocurre, decide que ya ha sufrido suficiente, que no es necesario que le lleve al calabozo, por lo que, pone rumbo a su casa y le deja allí con sus padres.

Al día siguiente, Yolanda recibe un ramo de rosas, y al siguiente, y al siguiente. Entonces, el comisario Albalate, no puede remediarlo y le dice que la comisaría no es el patio de un colegio, que si vuelve a ver algún tipo de regalo para ella tendrá un grave problema.

Pero Yolanda, no puede evitar que Carlos, el tipo al que ayudó el otro día le envíe cosas, pues lo está conociendo y le parece un hombre muy educado e interesante.

Es muy importante un detalle, y es que Diana, desde que entró en la comisaría, todos los días de Navidad, encuentra sobre su escritorio una campana de chocolate. No sabe quién es su admirador secreto, pero tampoco hace mucho por descubrirlo, ya que tiene una pequeña intuición de quién puede ser.

Pero… todo cambia cuando Diana cae enferma, y es el comisario quién se encarga de llevarla a su casa, hacerle un puchero calentito y comprarle las medicinas necesarias para su recuperación.

Desde ese momento, Diana va a entrar en una gran confusión, puesto que no puede creer que su jefe, aquella persona que la odia, que le grita, que le hace repetir una y otra vez los informes, pueda haber cuidado de ella de una manera tan desinteresada. Pues lo considera un hombre despiadado y sin corazón, aunque… muy atractivo.

Al poco de caer enferma, Diana se pide unas vacaciones de quince días, como todos los años, para celebrar la Navidad junto a sus amigos. Pero… cuando Gusano les dice que si puede llevar a un amigo de acompañante nadie puede imaginarse que sea Conan, y mucho menos Diana.

Aunque… en esos días, a excepción de tranquilidad, Diana recibe DE TODO.

-¡¡Suarez, el informe, coño, que llevo esperándolo todo el día!!

-Ya está redactado, señor. Lo imprimo y se lo doy.

Dicho y hecho. A Los cinco minutos, los documentos están en manos del hombre de enfurruñado ceño que me manda cada dos por tres.

-Bien Suárez, ya puede marcharse a casa. Se ha pasado de su hora.

-Hasta mañana, comisario, y con respecto a lo de las flores…

-Ni me lo recuerde, no quiero irme a casa enfadado.

Bueno, ahora que ya os he hablado un poquito de lo que trata el inicio del libro, ahora os cuento lo que a mí me ha parecido.

La edición es de tapa blanda sin solapas.

El libro está escrito en primera persona y narrado por nuestra protagonista Diana, a excepción del final del libro, que nos encontramos con un capítulo narrado por Víctor.

La manera de escribir que tiene Yolanda es sublime, pues mezcla un vocabulario actual con una gran chispa de comedia que, a mí, me ha resultado más que brillante.

Mientras que leía este libro tenía la sensación de que Diana me estaba contando la historia a mí, personalmente. Con cada uno de sus detalles, de una manera muy familiar y acogedora. Es una lectura rápida, entretenida, y ligera. Pero cargada de detalles y descripciones.

Los personajes la verdad que me han sorprendido, tenemos a tres parejas diferentes en este libro, tres parejas con las que convivimos, que al inicio del libro no están formadas, pero que, con un poquito de tiempo, terminan entendiéndose.

La personalidad de Diana es arrolladora, es una mujer independiente, no necesita que nadie le solucione la vida, aunque… su corazón está sellado al amor. Es valiente e inteligente, y a pesar de que le encantan los dulces, su vocación es ser policía.

Conan sin embargo, tiene las cosas muy claras, pero su vida es complicada, al ser el comisario tiene demasiadas responsabilidades y le cuesta mucho atender a cada una de ellas, sobre todo, si tienen algo que ver con Diana. Es un hombre muy atractivo pero complicado, pues su carácter es demasiado fuerte, se pasa el día gritando, y tiene a toda la comisaría revolucionada.

-Ah, es usted, Suárez. A usted quería verla. El informe de ayer es una verdadera mierda. Repítalo -dice tirando los papeles por encima de la mesa. Lo que me faltaba.

-Lo siento, pero creo que no voy a poder.

Dos rayos láser acaban de calcinarme. Nunca, me había fijado en el color caoba de los ojos de mi jefe. Impresionantes, para morirte del susto y que se te ponga el pelo blanco de repente.

-¿Ah, no? Y ¿puedo saber la razón?...

-Estoy enferma, señor. Malísima.

-¿Qué le pasa? – pregunta. Parece asombrado. Vaya.

-Tengo mucha fiebre y me duele todo el cuerpo.

-Eso le pasa por ir tonteando de noche.

Nos encontramos con personajes secundarios que son más que necesarios en este libro, quienes nos transmiten sus vivencias a través de Diana, personajes que acompañan a nuestros protagonistas en muchos de los vuelcos que dan sus vidas.

La trama del libro pasa por diferentes situaciones. Unas más cómodas que otras. Con este libro he vivido diferentes momentos cargados de tensión, pero también he tenido la sensación de ser libre a través de Diana. Es un libro repleto de acción, de sorpresas y de misterios por resolver, aunque también rebosa sensualidad.

Al final de este libro tenemos una gran sorpresa que me ha descolocado por completo, cuando leí una escena concreta mi estómago dio un vuelco pensando en lo peor. Pero… al final Yolanda ha conseguido una historia maravillosa, con la que he reído, y he disfrutado mucho más de lo esperado.

Conclusión: La verdad que este libro es una verdadera maravilla. Desde el primer momento en el que comencé a leerlo terminé enganchada a su lectura y a la forma tan personal que tiene Diana de narrarnos su día a día. Es una historia con la que he disfrutado mucho, pues nuestra protagonista es única. Además, cierto hombre que pulula por los alrededores de Diana es un bombón, que me ha despertado una gran curiosidad y ha hecho esta historia mucho más interesante.

Lo mejor:

  • La lectura es muy rápida.
  • La manera de narrar de Diana es ligera y te atrapa por completo.
  • Es una historia muy original y divertida.

Lo peor:

  • No hay nada de este libro que pueda resaltar como 'malo'.

FotoReseña

 

Las campanas no son sólo para las iglesias, de Yolanda Quiralte - Reseña
Las campanas no son sólo para las iglesias, de Yolanda Quiralte - Reseña
Las campanas no son sólo para las iglesias, de Yolanda Quiralte - Reseña
Las campanas no son sólo para las iglesias, de Yolanda Quiralte - Reseña
Las campanas no son sólo para las iglesias, de Yolanda Quiralte - Reseña

4.5/5 Puntos

Autor : Jessi

"Un libro no es un conjunto de palabras impreso en papel, un libro es un mundo abierto a tu imaginación donde cada latir es un sueño".

Comparte este artículo en