Gente que viene y Bah – Crítica de cine

Ficha técnica:

  • Título: Gente que viene y bah
  • Año: 2019
  • Director: Patricia Font
  • Duración: 97min
  • Género: Comedia romántica
  • Guión: Darío Madrona, Carlos Montero
  • Novela: Laura Norton
  • Banda sonora: Arnau Bataller
  • Productora: Zeta Cinema

Sinopsis de la película:

Todo va bien en la vida de la talentosa Bea hasta que, en la misma semana, descubre que su novio se ha enrollado con una de las presentadoras más guapas de la tele y que ha sido despedida del trabajo. Sin saber qué hacer con su vida, la joven decide abandonarlo todo y volver a su pueblo natal para reencontrarse con su familia. Allí tendrá que aprender a convivir con sus tres hermanos, su extravagante madre, su padre ausente y un vecino misterioso.

Opinión personal:

Netflix nos trae una comedia romántica que cuenta con dosis emotivas y dramáticas. Protagonizada por una Clara Lago algo enfurruñada que nos robará más de una sonrisa.

Llega a la pantalla la segunda adaptación de las novelas de Laura Norton. ‘Gente que viene y bah’ fue un gran éxito editorial que nos hizo reír a carcajadas y que ahora Patricia Font se ha encargado de dirigir convirtiéndolo en su primera incursión en el largometraje.

Aprovecho para dejaros por aquí la reseña de la novela.

La historia es cuanto ni menos peculiar, pero ello es gracias a sus personajes. Nuestra protagonista, Bea, es una joven algo alocada pero resuelta en la vida e independiente que, aunque no se lo había planteado seriamente, está preparada para dar el salto al “sí, quiero”. Sin embargo, un estúpido juego consigue sacar la verdadera cara de ese chico del que está enamorada, por lo que con el corazón roto y sin trabajo vuelve a casa para sentirse arropada por su familia.

Y vaya familia. En esa casa podremos encontrar caracteres de todo tipo. Cada uno de sus hermanos parece vivir en su propia burbuja, cuenta con un pequeño mundo propio que encaja a la perfección con el resto de la familia, pues si por algo destaca la película es por su comprensión y sencillez a la hora de afrontar todo tipo de temas.

Una vez instalada en su habitación de niña, Bea comenzará a replantearse cómo ha sido su vida. ¿Qué espera? ¿Qué le apasionaba? ¿A qué ha renunciado? Todas esas cuestiones irán siendo respondidas gracias a la insistencia de su madre, quien no deja de recordarle que la felicidad siempre debe ser la meta final.

La trama comienza de forma sencilla, aunque va adquiriendo dramatismo conforme avanza. Quizás peca de ser algo previsible, pero creo que este en este género suele ser lo habitual. Aun así, contamos con un montón de personajes con varios secretos ocultos que comenzarán a revelarse de forma algo precipitada, pero que no por ello hace que pierda su toque de humor en el que nos sumimos desde las primeras escenas.

Si hacemos una comparación con el libro descubrimos lo típico que suele salir a relucir: faltan cosillas. Hace tiempo que leí la novela de Laura Norton, por lo que estoy convencida de que muchos detalles están difusos en mi mente, pero gracias a ello creo que me puedo poner en la piel del espectador que llega a la pantalla sin conocer la novela. La historia va dando saltitos, algunos personajes tienen un transcurso precipitado y no nos permiten saborear a gusto ese factor sorpresa que la autora baraja a la perfección entre sus páginas.

Además, el final intenta dar una vuelta de tuerca tan abrupta que en mi opinión se pasa de rosca si nos detenemos a analizar la parte romántica. Si nos paramos a saborear el modo en el que la familia asume y afronta un suceso bastante doloroso es sencillamente: mágica.

Los actores en general me han encantado. Parecen diseñados para los papeles que adoptan en la comedia.Clara Lago es una de las más conocidas en nuestro país, la vemos en esa pose de señorita urbana que tiene que regresar a sus raíces para superar el mazazo que le ha dado la vida. Sin embargo, volver a su pasado le da fuerzas para comenzar a recomponer su corazón refugiándose en los suyos, recuperando aquello que la hacía feliz y, por qué no, volviéndose a enamorar.

Alex García Fernández nos presenta la parte masculina de la trama. Un hombre algo misterioso que soporta a diario cómo el pueblo cuchichea sobre él y hace conjeturas sin tener conocimiento real sobre su situación. Eso sí, guapo a rabiar y con mucho dinero tiene locas a todas las mujeres del pueblo.

Como integrantes de la familia destacar a la increíble Alexandra Jiménez como siempre cumple con su papel o a Carmen Maura como la matriarca de la familia que derrocha naturalidad con su innegable carisma.

En general la película cumple dando al espectador un rato agradable con puntos de humor y toques dramáticos. Con un reparto más que acertado y una historia que acelera el ritmo o da saltos en alguna que otra secuencia, pero eso es algo a lo que estamos acostumbrados cuando se trata de una adaptación, pues no podemos pasar a la pantalla cada página.

Lo mejor:

  • El reparto.
  • El mensaje principal: Carpe Diem.

Lo peor:

  • Algo precipitada en algunas tramas.

Reparto principal:

Gente que viene y Bah – Crítica de cine

Clara Lago

Personaje:   Bea
Gente que viene y Bah – Crítica de cine

Alex García

Personaje: Diego
Gente que viene y Bah – Crítica de cine
Alexandra Jiménez
 
Personaje: Irene
Gente que viene y Bah – Crítica de cine

Carmen Maura

Personaje: Ángela

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.