Tokio: ‘Soy más bien de huir, en cuerpo y alma. Y si no puedo llevar mi cuerpo, al menos que escape mi alma.’

El profesor: ‘No volverán a trabajar en sus vidas. Ni ustedes, ni sus hijos.’

Berlín: ‘¿Usted sabe que en las películas de terror siempre hay un tipo valiente que siempre piensa: ‘no duraré mucho’?’

Tokio: ‘Y mientras se acaba nuestra primera derrota, el cerebro de la operación esta ausente, porque por muy brillante que fuera sólo tenía dos ojos y en ese momento eran todos para la inspectora.’

El profesor: ‘Te han enseñado en la vida a diferenciar de buenos y malos. Si esto lo hacen otras personas, no pasaría nada.’

Tokio: ‘La mirada de Oslo nunca fue chispeante, pero ahora era la mirada de todos nosotros, Alison: ‘Soy la puta ama’.

Berlín: ‘Me he pasado la vida siendo un poco hijo de puta, pero hoy creo que me apetece morir con dignidad.’

Tokio: ‘Si mi foto iba a volver a los periódicos, al menos que fuera por protagonizar el mayor robo de la historia.’

El profesor: ‘Mucho cuidado, porque en el momento que haya una sola gota de sangre, dejaremos de ser unos Robin Hood para convertirnos simplemente en unos hijos de puta.’

Tokio: Aquellas palabras lanzaron al profesor a hacer algo que jamás se había imaginado, buscar a la policía para salvar su pellejo.’

Nairobi: ‘Empieza el matriarcado.’

Moscú: ‘Somos muy pequeños, como ratones que tienen que ir por la vida haciendo agujeros, porque no tenemos ni idea de otra cosa para hacer.’

Tokio: ‘Lo bueno de las relaciones es que acabamos olvidando como empezaron.’

Nairobi: ‘A ver, quiero las máquinas funcionando las veinticuatro horas. Como si esto fuera una red de Pocholos. Chiqui Pum, Chiqui Pum, Chiqui Pum.’

Tokio: ‘Cuando empezamos no teníamos ni puta idea de cómo nos llamábamos, pero sabíamos cuáles eran nuestros sueños.’

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.