Aurora Ríos es invisible para casi todos. Los acontecimientos del pasado han hecho que se aísle del mundo y que apenas se relacione. A sus diecisiete años, no tiene amigos y está harta de que los habitantes de aquel pueblo hablen a su espalda. Una noche de mayo, su madre no la encuentra en casa cuando regresa del trabajo. No es lo habitual. Aurora aparece muerta a la mañana siguiente en el vestuario de su instituto, el Rubén Darío. Tiene un golpe en la cabeza y han dejado una brújula junto a su cuerpo. ¿Quién es el responsable de aquel terrible suceso? Julia Plaza, compañera de clase de la chica invisible, está obsesionada con encontrar la respuesta. Su gran inteligencia y su memoria prodigiosa le sirven para realizar el cubo de Rubik en cincuenta segundos o ser invencible jugando al ajedrez. Pero ¿podrá ayudar a sus padres en la resolución de aquel enigma? Su madre, Aitana, es la forense del caso y su padre, Miguel Ángel, el sargento de la Policía Judicial de la Guardia Civil encargado de la investigación. Julia, junto a su inseparable amigo Emilio, un chico muy particular con una mirada inquietante, tratará de hacer todo lo que esté en su mano para que el asesinato de Aurora Ríos no quede impune.

¿Conseguirán averiguar quién es el Asesino de la brújula y qué hay detrás de aquella extraña muerte?

Hoy vamos con un autor que no necesita carta de presentación… Blue Jeans. Historia que crea, historia que es un auténtico bestseller. Aprovechando que pasaba por Albacete para realizar una firma de libros, nos pusimos en contacto con la editorial Planeta y concertamos una entrevista en la que conocer un poquito más al autor. Desde aquí dar las gracias por la oportunidad a la librería Herso, a la editorial Planeta y al autor, Blue Jeans.

  • ¡Buenas! ¿Qué tal? Para comenzar, queríamos preguntarte sobre tu pseudónimo, Blue Jeans. ¿De dónde viene?

Comencé a escribir en un Fotolog hace 11 años ahora, desde Junio del año 2008, y ese pseudónimo viene después del rechazo de varias editoriales. Quería que se me valorara por mi forma de escribir, mis personajes... Y que nadie supiera quién era yo,  ni mis amigos, ni mis padres, sólo que había un chico que se llamaba Blue Jeans y que había una historia que se llamaba “Canciones para Paula”. Además, el mote viene de una canción de un grupo que nadie conoce que se llama “Sqeezer”, una canción bastante mala pero pegadiza que habla sobre cómo te queda un pantalón vaquero… Me gustó como sonaba y entonces lo adopté como pseudónimo. Más tarde, cuando Everest decidió publicar la historia en papel mantuvo el pseudónimo, y más tarde Planeta, así hasta convertirse en una marca de la literatura juvenil. Está genial porque si en algún momento decido escribir otro tipo de libros, aún tengo mi nombre intacto.

  • ¿Qué es para ti lo más gratificante de ser escritor?

Muchas cosas… Lo principal el encontrar el camino, por así decirlo. Es muy difícil saber qué haces, cómo lo haces… en definitiva, a qué te dedicas. Yo también he vivido el otro lado, ya que soy Licenciado en Periodismo, y sé lo que es estar en paro, estar sin ánimo, tener a mi familia muy preocupada… Entonces es genial hacer de algo que es tu pasión, tu trabajo. Eso  no hay dinero que lo pague.

Por otro lado, es muy gratificante el público al que estoy dirigido, la gente joven, que es el mejor lector. Me han apoyado desde el principio, me han dado ánimos, hacen filas para las firmas de libros, me apoyan con nuevos libros…  Tengo un sector muy fiel de lectores, y eso es muy muy gratificante.

  • Hablando sobre tus personajes… Es muy fácil conectar con ellos, tanto que si de algo son conocidos es por esa profundidad que les das, ¿hay algún factor qué te inspire? ¿Te basas en algo en concreto?

La verdad es que no, no me baso en nada en concreto. Mis personajes van creciendo ellos mismos conforme voy escribiendo, ellos mismos van formándose, aunque es cierto que yo tengo una idea principal de cómo es el personaje. Hay una cosa que a mí no me gusta nada, y  es que los personajes estén clicheados, que el personaje sea así y siempre sea así. Las personas somos contradictorias, y aunque tengamos nuestra manera de ser, no reaccionamos nunca de la misma manera. Un personaje debe evolucionar, no puede ser siempre igual, ni ser la misma persona en el primer libro que en el segundo. Entonces intento principalmente que los lectores vean lo que siente y piensa el personaje.

  • Otro dato muy relevante de tus personajes es que viven al día, es decir, en pleno siglo XXI, saben de la música actual, series y películas de ahora, ¿verdad?

Eso es. Yo intento siempre que los personajes sean actuales, que vivan en el año 2017-2018, ya que tengo que darle al lector motivos para que se crea a ese personaje. Para ello me veo todas las series juveniles que hay, escucho toda la música juvenil que hay, intento si hay alguna frase o palabra, meterla… Esto te permite estar atento a todo, y conectar más con la gente joven.

  • Y el ajedrez, debes de ser un maestro del ajedrez… Jajaja

Jajaja, me gustaba jugar de pequeño, pero ya no juego. Yo era el típico niño repelente al que le enseñan a jugar al ajedrez y luego termina jugando dando clases y jugando con gente mayor, lo que pasa es que a mí me gustaba más irme a la calle a correr, a jugar al fútbol…
Es cierto que el ajedrez me ha enseñado a tener disciplina, a tener paciencia, ya que he llegado a estar con 10 años 4 horas sentado concentrado en el juego, pero yo no me lo tomé de la manera profesional que podría habérmelo tomado.

Me apetecía meter el tema del ajedrez en el primer libro, y es una parte muy muy pensada y currada. Además, tengo anécdotas incluso de lectores que me han dicho que se han comprado un ajedrez y todo, así que si he acercado a algún lector al mundo del ajedrez, pues fenomenal.

  • Hablando sobre tus libros… Vemos que desde “Canciones para Paula”, por ejemplo, hasta “La chica invisible”, hay un notable cambio de género, hablamos en este último de un suspense, thriller… ¿Qué se siente al salir de tu zona de confort?

Pues está hecho a propósito. Tuve una reunión con Planeta y me preguntaron qué iba a hacer ahora. Tenía que hacer ahora algo diferente, y me gusta mucho el thriller… Podría haber estado haciendo para siempre libros de corazoncitos y gente joven, pero creo que el lector necesitaba un cambio, y la editorial también. Eso no quita que esté muy orgulloso de los diez libros anteriores, que son los que realmente me han llevado hasta aquí, pero necesitaba ese cambio.

Así que le propuse a la editorial seguir con personajes jóvenes, pero también introduciendo más adultos: profesores, la abuelita, los padres, una forense, un sargento de la policía… He mezclado el tema juvenil con lo que a mí me gusta leer, y así nace “La chica invisible”. La verdad que me lo he pasado genial tanto escribiendo como luego en las entrevistas hablando del género… Lo estoy disfrutando mucho.

  • ¿Por qué ‘La chica invisible? ¿Cómo se te ocurrió ese título?

Pues no recuerdo muy bien. Esther, mi pareja, y yo somos un equipo y solemos darles muchas vueltas a los títulos. En este caso no recuerdo exactamente cómo fue, pero cuando lo vimos sabía que era ese. Nos surgió alguna duda sobre si existía alguna novela titulada así, pero no, supimos de una serie de la MTV que sí se titula ‘La chica invisible’, aunque no era del mismo tipo que íbamos a escribir nosotros.

Entonces decidimos que el título era perfecto y ya cuando vimos la portada que nos propuso Planeta fue como sentir que todas las piezas encajaban en su sitio. Ya solo faltaba que el libro gustase. Lleva mucho trabajo detrás, la documentación estaba bien hecha, la portada, para mí, es un éxito y junto con el título creíamos que podía llamar la atención, pues considero que la cubierta es una parte muy potente de la novela.

  • Hablábamos antes de que ‘El club de los incomprendidos’ pasó a la pantalla. ¿Qué se siente al ver una historia tuya convertida en película?

Al principio sorpresa. Incredulidad. ¿Cuántas películas de libros juveniles españoles hay? Se pueden contar con los dedos de una mano. Ahora, gracias a Netflix, se van abriendo puertas, pero es muy difícil ver una película de este género en pantalla. ¿Por qué? Porque las productoras no creen que los jóvenes vayan al cine o que vean la tele. Al no creer en eso, la apuesta es mínima. Hoy vi un tweetde una chica diciendo que ojalá volviesen estas series: El internado, Los protegidos, El Barco, Física o Química… Se ha perdido este género.

En cambio, ahora llega Netflix y se da cuenta que una serie como ‘Por Trece Razones’ lo peta y comienzan a cuestionarse que quizás los jóvenes sí que ven ese tipo de series y comienzan a salir como ‘Élite’, ‘Memorias de Idhún’… Así que ahí se nos ha abierto una puerta a los autores, difícil, pero ahí está.

Retomando el tema, lo que yo sentí fue eso: incredulidad. Luego ya cuando leí el guion, admito que me chocó. Había demasiados cambios, apenas reconocía mi novela. Intenté rebatir y me escucharon, aunque luego no tuvieron en cuenta mis apuntes. Fue cuando me enseñaron el castingy tuve la oportunidad de ver alguna secuencia grabada que dije: para adelante. Si está la esencia, que ahí estaba, pues para adelante. Además, luego todos los pros que ello conlleva: al libro le vino genial, se afianzó la marca, Planeta confía en mí… son un sin fin de cosas positivas fueron las que salieron de esa película.

  • Por último, nos gustaría pedirte unos consejos para todas esas personas que están escribiendo o se desmotivan por no conseguir publicar un libro.

Hoy mismo me ha escrito una chica decepcionada con este mundo porque había enviado sus libros a un montón de editoriales y solo le habían contestado las de autoedición. A ver, abrirse camino en este mundo es muy difícil, pero ¿se puede conseguir? Perfectamente. Si lo he hecho yo, lo puede conseguir cualquiera. Preséntate a concursos, envía tu manuscrito a editoriales pequeñas… No intentes comenzar desde arriba porque puede ser muy frustrante, pues las editoriales grandes buscan unos mínimos, unas ventas… Todo se puede conseguir, pero poco a poco.

Escribe mucho. Hazlo por necesidad. Todo el mundo comienza a escribir por necesidad. Lee mucho para formarte. Empápate del género del que vayas a escribir. Si luego tienes la oportunidad, disfrútala al máximo, pero no hay que obsesionarse con publicar porque si no, en el momento en el que recibas una negativa creerás que lo que escribes no sirve o que no vales para esto. No es así, simplemente puede ser que no seas lo que la editorial está buscando o que tiene demasiados libros que priorizar en ese momento, puede que no lo haya leído la persona adecuada o que la persona que lo haya leído no consiga conectar con la historia. Hay tantas y tantas razones que nunca debes pensar que no vales. Simplemente sé constante y disfruta el camino.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.