El chico que dibujaba constelaciones, de Alice Kellen

Alice Kellen es una de mis autoras favoritas, pese a que la romántica no es el tipo de novela que domina en mi estantería,...

El Retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde

Vamos con un clásico que hace tiempo debería estar en Entre Metáforas: El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde. Un libro que no...

Harry Potter y la piedra filosofal, edición MINALIMA

Hoy os traigo mi edición favorita de este año 2020. No es porque contenga una historia novedosa, ni mucho menos, se trata de la...
Duna
"Hasta Steven Spielberg superó su complejo de Peter Pan"

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Inicio Destacado El chico que dibujaba constelaciones, de Alice Kellen

El chico que dibujaba constelaciones, de Alice Kellen

El chico que dibujaba constelaciones, de Alice Kellen

Ficha técnica:

  • Título: El chico que dibujaba constelaciones
  • Autor: Alice Kellen
  • Género: Romántica
  • Año de publicación: 2020
  • Editorial: PLANETA
  • Saga: No
  • Número de páginas: 304
  • PVP: 15,90€
  • ISBN: 978-84-08-23457-9 

Gracias a PLANETA, por este ejemplar.

Sinopsis del libro El chico que dibujaba constelaciones:

Una estrella por cada instante importante. Una marca que solo tú y yo sepamos descifrar. Serán las constelaciones de nuestra vida.

Esta es una historia de amor, de sueños y de vida. La de Valentina. La chica que no sabía que tenía el mundo a sus pies, la que creció y empezó a pensar en imposibles. La que cazaba estrellas, la que anhelaba más, la que tropezó con él. Con Gabriel. El chico que dibujaba constelaciones, el valiente e idealista, el que confió en las palabras «para siempre», y creó los pilares que terminaron sosteniendo el pasado, el ahora, lo que fueron y los recuerdos que se convertirán en polvo.

Opinión personal:

 

Alice Kellen es una de mis autoras favoritas, pese a que la romántica no es el tipo de novela que domina en mi estantería, tengo prácticamente todas las historias de ella. Son una apuesta segura. Un cóctel de emociones que traspasa las páginas y araña el corazón. En esta ocasión, vuelve a hipnotizar.

«A veces algunos corazones están tan dañados que ya no saben cómo latir a otro ritmo que el que un día les impusieron.» 

El chico que dibujaba constelaciones es una de sus novelas más vendidas. En su momento eligió la autopublicación, pero ahora nos llega de parte de Planeta con una edición exquisita que hará las delicias de los amantes del género y un regalo perfecto para estas fiestas.

La novela nos presenta a Gabriel y Valentina, una joven pareja cuyos caminos se cruzan un día cualquiera y ahí comienza su historia. Una dulce y maravillosa lección de vida para todos los lectores. 

Valentina es una joven trabajadora, con sueños y aspiraciones, pero con los pies bien puestos en la tierra, quizás demasiado. Se rige por las normas y adopta una rutina diaria que adormece sus aspiraciones, aunque le permite vivir sin complicaciones y sin romper los cánones de la época.

Gabriel es un alma libre. Ansioso por vivir, dispuesto a arriesgar y con un carácter arrollador que enamora en cada frase. Es un hombre idealista que ansía un mundo más justo, un mundo mejor y no escatima en poner su granito de arena cada vez que se le presenta la ocasión.

La unión de estas dos personas tan diferentes dará lugar a un regalo. Un regalo que saborearemos tanto en los momentos amargos, como en los más dulces. 

«—¿Por qué haces todo esto por mí? —te pregunté.

—Es evidente, ¿no? Voy a casarme contigo, Valentina.» 

No nos encontramos con una novela al uso, no se trata de un conflicto por resolver. Pasearemos con los personajes por diferentes épocas, los veremos madurar, crecer, enamorarse, sufrir… Lloraremos con ellos cuando sus sueños se frustran y sonreiremos cuando se cumplan. 

La ambientación y la mención a un puñado de hechos de cada una de las épocas son una gozada. El modo en el que la vida se va adaptando a los diferentes acontecimientos es el punto principal por el cual los sentiremos tan reales y tan cercanos.

Aunque parezca que el título pueda carecer de sentido, es todo lo contrario. Su significado es perfecto para ilustrar la vida de dos personas que comparten uno de los amores más puros y sinceros que he leído en la literatura.

Llegar al final es difícil, puedes oler lo que va a ocurrir y aún así duele. No me gustaría decir mucho más para evitar el temido spoiler, pero es lema de vida.

La pluma de Alice Kellen vuelve a presentarse como elegante, sencilla y emotiva. Pese a no encontrarnos con un problema central a resolver, la novela volará entre nuestros dedos en apenas un suspiro, pues su ritmo constante nos conectará a los protagonistas en un vaivén de sensaciones que hará las delicias de los amantes del género.

«Me dijiste una vez que pensabas que la vida eran instantes, fotografías que se quedan en nuestra memoria, palabras sueltas que nos guardamos incluso sin saber por qué. Y tenías razón, Gabriel. La vida es eso. O al menos lo fue para nosotros.» 

El chico que dibujaba constelaciones es una historia real con problemas reales y personajes reales. Un recorrido por nuestra historia donde los sentimientos se plasman en las hojas con intención de acariciarnos el alma. Y lo consigue.

Lo mejor:

  • La pluma de la autora.
  • El realismo de los personajes.

Lo peor:

  • No destacaría nada.

FotoReseña:

El chico que dibujaba constelaciones, de Alice Kellen

El chico que dibujaba constelaciones, de Alice Kellen

El chico que dibujaba constelaciones, de Alice Kellen

El chico que dibujaba constelaciones, de Alice Kellen

El chico que dibujaba constelaciones, de Alice Kellen

Conclusión

En conclusión, ‘El chico que dibujaba constelaciones’ nos sumerge en un mar de emociones. Una novela diferente con un realismo pasmoso que nos paseará por diferentes épocas de la mano de una pareja que luchará por su amor, por su futuro y por ser felices.

Contenido Relacionado

- Publicidad -

El chico que dibujaba constelaciones, de Alice Kellen