No quería enamorarme, de J. Kenner. Noches inolvidables #1 – Reseña

Llevaba tiempo con muchísimas ganas de volver a reencontrarme con el género erótico o new adult, por lo que creo que la primera parte...

Otra vuelta de llave, de Ruth Ware

Admito que no conocía a Ruth Ware, pero la misma editorial me recomendó este libro y, os puedo asegurar, que a partir de ahora...

Cómo casarse en Santa Manuela, de Sylvia Herrero

No conocía a Sylvia Herrero, pero la cantidad de publicaciones que inundaron las redes sociales con su nueva trilogía me hizo ansiar sumergirme en...
Duna
"Hasta Steven Spielberg superó su complejo de Peter Pan"
  1. Abobinable esta segunda entrega, los guionistas son incapaces de entregar con solidez argumental algo que pueda dar un mínimo de credibilidad a la serie. Después del primer capitulo fui incapaz de seguir aguantando mas lo absurdo que resulta el argumento

    • Como siempre digo… Para gustos los colores jeje. En mi caso me resultó una trama la mar de entretenida y el reparto cumplió su cometido con esos personajes tan especiales. El papel de Alex González me encantó, su cambio radical tras lo ocurrido me resultó de lo más creíble, ¡le hacía falta ese toque que lo definiese! En el caso de José Coronado… personaje duro, difícil y brillante. Pero claro, no todas las historias nos calan a todos por igual jeje. Gracias por tu comentario! Nos leemos ^^.

  2. Acabo de ver el capitulo de la boda de Mario y la llegada de los mejicanos. Se ha convertido de una serie interesante a un culebron infumable. No terminare de ver la serie.

    • Dale una oportunidad, el crecimiento de los personajes es algo que va mejorando a lo largo de la serie. Quizás peca un poco de culebrón, pero creo que tiene su punto ^^.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Inicio Series Vivir sin permiso, temporada 2 - Crítica de serie
Vivir sin permiso, temporada 1 - Crítica de serie

Ficha técnica:

  • Título: Vivir sin permiso
  • Año: 2018
  • Creador: Aitor Gabilondo
  • Temporadas: 2
  • Episodios: 23 en total
  • Duración: 75 mins aproximadamente 
  • Género: Drama/policíaco/Crimen/Acción

Sinopsis:

La vida del poderoso empresario gallego Nemo Bandeira cambiará para siempre cuando un diagnóstico de alzhéimer ponga fecha de caducidad a su reinado en Oeste, la comarca gallega que le vio nacer.

Opinión general:

La segunda temporada del último gran acierto de tele 5 cierra con broche de oro este thriller familiar donde los sentimientos y la ambición juegan una ardua batalla.

Recientemente nos hemos encontrado con el final de ‘Vivir sin permiso’, esta nueva secuencia de episodios nos da un giro bastante radical a los personajes presentándose de forma firme, creíble y adictiva. Puedo decir, sin lugar a dudas, que la serie creada por Aitor Gabilondo y protagonizada por José Coronado y Álex González, se ha convertido en uno de mis thrillers favoritos.

Antes de que continuéis con este artículo, os recomiendo haber terminado la primera temporada, pues los spoilersno se harán de esperar.

Tras el impactante final donde vemos a Nemo Bandeira (José Coronado) perder momentáneamente la razón y “acabar” con Mario Mendoza (Alex González) podemos temer que la serie pierda el rumbo. Pero nada más lejos de la realidad, la historia todavía tiene mucho que contar y el giro radical que darán sus protagonistas es la fuerza que hará mantener viva la adicción de los espectadores.

Nemo, interpretado por José Coronado, seguirá arrastrando su cruz, el alzhéimer no da tregua y el deterioro mental y físico le hacer perder a su familia. Me ha flipado las ganas de luchar, de valerse por sí mismo y de recuperar el respeto y una parte de lo que algún día fue. Sin duda, un personaje inolvidable que no podía haber encontrado un final más adecuado.

Al fin encontré con el Mario Mendoza, a quien da vida Alex González, que me pasé toda la temporada anterior buscando. Os prometo que intentaba justificar sus actos, pero cada vez iba a más dejándonos secuencias realmente impactantes sobre decisiones que tomaba movido por su ambición y de las que automáticamente se arrepentía. En este caso, tras su “muerte” perdemos esa parte manipuladora y despiadada de él para encontrarnos con un personaje nuevo, movido por sus sentimientos y con ganas de ser mejor persona.

No podemos olvidarnos de Lara, interpretada por Claudia Traisac, quien aportará ese tono dulce ganándose el corazón de Mario y rindiéndose a aceptar que Nemo es su padre por encima de cualquier cosa. A pesar de su dulzura, mostrará una fuerza arrolladora cuando se trata de defender a los suyos y, es que es inevitable dejar de ser quienes somos. Los lazos de sangre son eternos.

Con respecto al reparto secundario, seguimos contando con un gran abanico de caracteres con los que podremos sentirnos más o menos identificados. Admito que extrañé a algún que otro personaje del que tuvimos que despedirnos en la primera temporada, pero el reparto es tan bueno, que en ningún momento cojea.

Algo que me ha sorprendido gratamente es que la producción tenía claro desde el principio que ‘Vivir sin permiso’ estaba pensada para una serie de dos temporadas y así es como ha quedado. Pese a su gran acogida y mantenerse en el ranking del TOP 10 de Netflix durante un montón de semanas, se han mantenido fieles sin necesidad de estirar y estirar la trama. Un gran punto a favor que nos deja una historia adictiva sin necesidad de desdibujarla con el paso del tiempo.

Tráiler primera temporada:

Reparto principal

Vivir sin permiso, temporada 1 - Crítica de serie

José Coronado

Personaje: Nemo

Vivir sin permiso, temporada 1 - Crítica de serie

Álex González

Personaje: Mario

Vivir sin permiso, temporada 1 - Crítica de serie

Claudia Traisac

Personaje: Lara

Conclusión

En conclusión, la temporada final de ‘Vivir sin permiso’ nos atrapará en un cóctel de emociones y peligrosas relaciones que no pasarán desapercibidas para nadie. Con un giro brutal en sus personajes principales, quedaremos enredados en su tela de araña ansiosos por descubrir cómo concluyen los caminos de los protagonistas cuando el poder, la ambición y el amor están en juego.

Contenido Relacionado

- Publicidad -

Vivir sin permiso, temporada 2 – Crítica de serie