Scorpion – Crítica de Serie
5 (100%) 1 vote
Scorpion, crítica serie

Ficha técnica

  • Título: Scorpion
  • Año: 2014
  • Creador: Nick Santora
  • Temporadas: 4
  • Episodios: 93
  • Duración: 45mins aprox. 
  • Género: Drama, acción.
  • Productora: CBS Television Studios, K/O Paper Product, Black Jack Films, Perfect Storm, SB Projects
  • Distribución: CBS Television Distribution.

Sinopsis:

El excéntrico genio Walter O'Brien comanda a un grupo de brillantes inadaptados sociales, que conforman el equipo Scorpion, que defienden al país de amenazas tecnológicas y digitales.

Tráiler primera temporada

Opinión general:

El equipo Scorpion viene dispuesto a encontrar solución a las situaciones más imposibles. La forma de generar tensión mantiene al espectador pegado a la pantalla, lástima que la serie haya sido cancelada.

La serie se basa en la vida de Walter O’Brien, un niño pródigo con un coeficiente intelectual de 197 que consiguió hackear la NASA con tan solo once años de edad. A los trece años fundó su propia compañía y en esta serie, de la cual es productor, se relatará su vida.

Como podemos ver partimos de una historia verídica, algo que sin duda llama muchísimo la atención, pero lo mejor es que el ritmo de cada uno de los episodios te atrapa en un estado de ansiedad al ver la pasada de obstáculos que tienen que salvar nuestros personajes y las formulas tan imprevisibles para hacerlo.

La historia a priori es bastante sencilla de resumir. Un agente del gobierno estadounidense contrata al equipo Scorpion para que los ayuden a resolver los casos más complicados como amenazas nucleares, bombas, virus… Este equipo está compuesto por cuatro superdotados: un experto informático, una calculadora humana, una mecánica flipante y un psicólogo que nos dejará a todos sin aliento.

Sin embargo, estas cuatro personas tienen tanta habilidad en su campo como carecen de ella cuando se trata de entender a las personas. Para poner solución a ello reclutan a una camarera (cuyo hijo también es superdotado y no consigue relacionarse con los demás) para que les ayude a comprender el mundo real.

Admito que esta serie levanta tanta admiración como rechazo, últimamente me ocurre mucho, parece que me van las historias de extremos. Pero, os aseguro que la caracterización de los personajes me dejó completamente enamorada. Ese amor aumentó cuando comprendí que no tendría paz en ningún episodio, cada uno de ellos se convertirá en una carrera a contrarreloj donde el mundo pende de un hilo que deberán calcular, moldear y sopesar para que no se rompa.

Profundicemos un poco más en los personajes. Walter O’Brien (Elyes Gabel) se pone en la piel de un líder de grupo capaz de comprender las fórmulas más complejas pero incapaz de diferenciar un comentario irónico o si daña o no a una persona al hablarle con la cruda realidad. Happy Quinn (Jadyn Wong) tiene una habilidad pasmosa con la mecánica, pero guarda sus sentimientos en una caja acorazada a la que nadie tiene acceso. Toby Curtis (Eddie Kaye Thomas) es capaz de leer el rostro de cualquier persona, acojona la facilidad con la que descubre si dices o no la verdad, si eres o no culpable. Por último, Silvester Dood (Ari Stidham) es un matemático que no tiene rival, aunque su aprensión a las enfermedades o conceptos que no puede controlar lo desestabilizan.

Paige Dineen (Katherine McPhee) tendrá que hacer de ancla entre estas privilegiadas mentes y el mundo real. La incapacidad de estos chicos para empatizar es desbordante y me resultó increíble el modo en el que este personaje mediaba constantemente o los iba enseñando entre lo moralmente correcto o incorrecto. Al igual que el agente Gallo (Robert Patrick) quien, además de dar la cara siempre por ellos, termina convirtiéndose en el padre que nunca tuvieron.

Las actuaciones son más que correctas. Cada uno de los actores se funde en su papel mostrando los sentimientos en su justa medida, pues en esta ocasión no podemos ver actuaciones que sobre pasan las emociones puesto que estos personajes las irán comprendiendo con el paso de las temporadas.

Con respecto a la trama tengo un pero bastante importante, extrañé la existencia de un hilo conductor, una trama principal que fuese despedazándose poco a poco. Tenemos ese hilo con respecto a las emociones, pues la serie nos muestra el camino que van siguiendo los personajes para ir desarrollando sus emociones y el contacto con el mundo exterior, pero extrañé algún caso que deparara finales más consistentes de temporadas. El claro ejemplo de ello es el desastroso capítulo que vivimos en el final de la tercera temporada, para mi gusto, el peor episodio de toda la serie. Me dejó un horrible sabor de boca para aguantar la espera.

Las nuevas tecnologías estarán a la orden del día. Descubriremos métodos para hacer frente a situaciones de lo más cotidianas y nos comeremos las uñas en la mayor parte de los capítulos. La evolución de los personajes simplemente te atrapa, terminas sonriendo, llorando y aplaudiendo con ellos con euforia desmedida. Por desgracia, el final no es el esperado, pues tras el final abierto de la cuarta temporada nos revelan que se cancela la posibilidad de una quinta, algo que nos deja a los seguidores con un vacío infinito.

Es cierto que los capítulos son autoconclusivos en su mayoría. Es cierto que el esquema suele repetirse hasta la saciedad. Pero también es cierto que adoré a este equipo y que me encantaría tener un final como Dios manda. Creo que la serie lo merece. Los personajes lo merecen y nosotros lo merecemos.

Reparto principal

Scorpion, crítica serie

Elyes Gabel

Personaje: Walter

Scorpion, crítica serie

Katharine McPhee

Personaje: Paige

Scorpion, crítica serie

Jadyn Wong

Personaje: Happy

Scorpion, crítica serie

Robert Patrick

Personaje: Galo

Scorpion, crítica serie

Eddie Kaye Thomas

Personaje: Toby

Scorpion, crítica serie

Ari Stidham

Personaje: Sylvester

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.