Hace unas semanas publiqué la reseña de Quiérome mucho, una novela fresca, divertida y ligera donde la protagonista tendrá como objetivo cuidarse más a sí misma y valorarse para que los demás comiencen a respetarla. En este caso os traigo su segunda entrega, Quiéreme si te atreves. Una conclusión maravillosa donde Regina Roman nos relata una continuación con la misma esencia, pero doblando los ingredientes de amor y humor.

“Y en ese momento tomé realmente conciencia de dos cosas: de lo mucho que lo amaba y de lo complicado que iba a ser convencer a Natalia de que yo no era una cazafortunas sin escrúpulos.

Como ella.”

La autora comienza esta segunda novela enlazándola con maestría al final de la primera. Reconocemos a Marina Valdemorillos nada más comenzar a leer. Su bondad y ternura estarán presentes desde la primera página, pero también su ingenuidad pues, aunque ha decidido aceptar el gran amor que admite sentir el guapísimo Román, sus inseguridades estarán a la orden del día y dispuestas a ponérselo muy difícil.

Sin lugar a dudas, Marina ha encontrado a su media naranja. Román es todo lo que ella soñaba, aunque justo por eso no entiende qué es lo que ese hombre perfecto puede ver en ella. Además, otro de los problemas que Marina deberá superar es aprender a poner su felicidad como prioridad, pues siempre intenta ayudar a los demás sin darse cuenta de que lo que ella desea se le puede escapar de las manos sin darse cuenta.

¿Estará dispuesta nuestra protagonista a velar un poquito más por ella misma y valorarse de una vez por todas? El amor depende de ello.

Destacaría la gran evolución de su protagonista principal. Marina peca de buena, es el vivo reflejo del dicho “de buena eres tonta”, así la conocimos en la primera entrega y así comenzará en esta segunda, pero despierta, os aseguro que despierta. Querer a Marina no es nada difícil, por ello, el lector entenderá desde el minuto cero lo que Roman siente por ella y apoyaremos esa relación sin condiciones. Es cierto que el protagonista masculino me sacaba un poco de mis casillas, pues al principio parecía que la perseguía por todos lados. Sin embargo, su carisma y seguridad en sí mismo es lo que ella necesita. Son una pareja ideal.

“—¿Eso dije? ¿Cuándo? Bueno, puede que lo dijera estando borracha… Muy borracha —especifiqué—. Algunas veces se dicen tonterías para no ser penosa del todo…”

Una vez más, las novelas de Regina Román destacan por su ligereza y frescura. Su prosa sencilla y coloquial nos hace devorarla en una sola sentada y, es que esta segunda entrega nos deja momentos súper divertidos que nos atraparán de principio a fin. Como os comenté en la reseña de Quiérome mucho, me decepcioné un poquito cuando no encontré la dosis de humor a la que me tiene acostumbrada la autora. Por suerte, en esta novela sí que está presente, nos encontraremos envueltos en ciertas escenas que rozarán lo absurdo haciéndonos reír a carcajadas viendo como los personajes las afrontan. Sencillamente, me encantaron.

En conclusión, Quiéreme si te atreves nos sumerge en una segunda entrega donde tendremos de todo: inseguridades, romance, detalles preciosos, suegras insoportables y un sin fin de situaciones que subirán nuestras emociones en una montaña rusa donde cualquier cosa puede pasar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.