Quiérome mucho, de Regina Román – Reseña

Quiérome mucho, de Regina Román – Reseña
5 (100%) 1 vote
Quiérome mucho, de Regina Román - Reseña

Ficha técnica

  • Título: Quiérome mucho
  • Autor: Regina Román
  • Género: Comedia romántica
  • Año de publicación: 2013
  • Editorial: Versátil
  • Saga: 1/2
  • Número de páginas: 292
  • PVP: 15,90€
  • ISBN: 8492929898

Gracias a Versátil, por este ejemplar.

Sinopsis

Vamos a ver, ¿qué hay de malo en ser demasiado servicial? ¿Y en estar siempre dispuesta a echar una manita? ¿Acaso no es bonito tener siempre en la punta de la lengua un “Tranquila, que eso ya lo hago yo”? Pues eso, que te puedes encontrar por el camino con aprovechados desaprensivos que te exprimirán como un limón. Marina es una chica lista, pero tiene un gran problema: es incapaz de decir no. Y para colmo se topa con Adela que peca de lo mismo, añadida su encarnizada lucha contra los kilos de más. ¿CONSEGUIRÁN ESTAS CHICAS ESPABILAR Y ABRIRLE UNA PUERTA AL AMOR QUE LLAMA CON INSISTENCIA? CARCAJADAS, AMOR, Y ALTAS DOSIS DE FELICIDAD EN LA NUEVA COMEDIA ROMÁNTICA DE REGINA ROMAN.

Opinión personal

Después de leer Cuernos de Vikinga (os dejo aquí el enlace a la reseña) moría de ganas por adentrarme en otra novela de Regina Román y por fin llegó el momento. En esta ocasión ‘Quiérome mucho’ nos deja otra historia fresca y divertida donde los personajes nos mostrarán que no hay nada más importante que quererse a uno mismo.

“—El pasado siempre vuelve —anunció jolgoriosa Adela.

Marta aportó su «peculiar» granito de arena.

—El pasado cuando vuelve, es para joderte la vida, tenlo en cuenta. ¿Qué se le ha perdido al pueblerino por la capital.”

La novela nos presenta a Marina Valdemorillos, una mujer que piensa en los demás antes que en ella misma. Su imposibilidad de negarse ante cualquier cosa hace que las personas que la rodean se aprovechen de ella y, aunque es tan inteligente como para darse cuenta de que están abusando de su bondad, siempre intenta buscar el lado positivo a cada situación para sentirse bien por ayudar a los demás.

Encontramos a Marina buscando trabajo de forma desesperada, pues las facturas no se pagan solas. Finalmente acabará trabajando en una oficina ejerciendo un cargo bastante inferior del que podría realizar, aun así, este trabajo le supone un respiro a su calvario y en allí conocerá a unas compañeras la mar de peculiares de las que tiene mucho que aprender, pero a las que también tiene mucho que enseñar.

Las novelas de Regina Román son ligeras, perfectas para pasar una tarde de fin de semana. Su prosa sencilla y coloquial. Nos sitúa directamente en el centro de la historia con un ritmo continuo que nos envuelve gracias a la soltura de sus protagonistas, los cuales están perfectamente pincelados. En más de una ocasión me recordó al mítico "Cuartel de las feas" de una de las telenovelas más versionada de todos los tiempos: Yo soy Betty, la fea. Respiraba ese ambiente en el despacho, la desesperación de las chicas al no verse perfectas. Sus temores, miedos e inseguridades con una gotita de dulzura que hacía que las páginas volasen solas en mis manos.

“¡Sácatelo de la cabeza! ¡Sácatelo de la cabeza ya! No se va a enamorar de ti, como no te va a tocar la primitiva. ¡Abre los ojos, idiota!

Esto precisaría sesión doble de meditación.”

El humor es algo a destacar, aunque no consiguió arrancarme las carcajadas que esperaba. Viviremos ciertas escenas que rozarán lo absurdo haciéndonos sonreír con la inocencia con la que los personajes las afrontan. Eché en falta ese toque cómico que tuvieron otras novelas como por ejemplo Cuernos de Vikinga. Esta historia despierta más bien ternura, es un claro ejemplo de lo que una persona con un corazón infinito no debe hacer para que no la tomen por tonta y, en ocasiones, ese intenso toque de bondad que tienen los personajes nos dará ganas de entrar en el libro y zarandearlos.

Si algo me llamó la atención de esta novela es la ausencia de los chicos. El papel que juegan los hombres es bastante secundario y eso hace que nos centremos en el amor propio. Es importante quererse a uno mismo, valorarse y solo así conseguiremos que los demás nos tomen en serio. Eso sí, los chicos guapos y simpatiquísimos rondarán en las esquinas y el final de esta historia nos deja un epílogo para recordar.

“—Pero si no… ¿Te gusta esa mesa?

—Sí, porque en la barra vamos a parecer dos fulanas —fue su respuesta.

Lo parecerás tú, so gilipollas, me saltó a la punta de la lengua. ¿Por qué me dejo pisotear por este tipo de gente? Si yo en lugar de ser yo fuese mi amiga Cayetana, ya la habría puesto en su sitio, pero yo era yo y me callé como una muerta.”

En conclusión, Quiérome mucho es una novela sencillita que me ha dejado un sabor muy dulce. Con una protagonista inocente y buena hasta decir basta, reiremos y nos emocionaremos con su paso por esta historia donde deberá aprender a quererse a sí misma y hacerse valer ante los demás.

Lo mejor:

  • Los personajes.
  • Las situaciones absurdas y el modo en que sobreviven a ellas.

Lo peor:

  • Me faltó algo de humor.

FotoReseña

Quiérome mucho, de Regina Román - Reseña
Quiérome mucho, de Regina Román - Reseña
Quiérome mucho, de Regina Román - Reseña
Quiérome mucho, de Regina Román - Reseña
Quiérome mucho, de Regina Román - Reseña
Quiérome mucho, de Regina Román - Reseña
Quiérome mucho, de Regina Román - Reseña

4/5 Puntos

Libros que componen la bilogía:

Libros complementarios:

Autor: Duna

"Hasta Steven Spielberg superó su complejo de Peter Pan"

Comparte este artículo en
Shares
Ir a la barra de herramientas