Nadie muere en Wellington, de Carmen Sereno – Reseña

Noviembre de 1999, Londres. Emma lleva una existencia triste y anodina desde la muerte de sus padres, pero cuando la tragedia la golpea de...

Anhelo (Crave #1), de Tracy Wolff – Reseña

Las historias de vampiros han regresado. Todavía recuerdo la época en la que todos nos volvimos locos con la publicación de Crepúsculo, podemos decir...

Solo tres citas y una mentira, de Victoria Vílchez – Reseña

Debo confesar algo, hace mucho tiempo que sigo a Victoria Vílchez. Cuento con un montón de títulos de la autora en mi librería —incluso...
Jessi
"Un libro no es un conjunto de palabras impreso en papel, un libro es un mundo abierto a tu imaginación donde cada latir es un sueño".

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Inicio blog Nadie muere en Wellington, de Carmen Sereno - Reseña

Nadie muere en Wellington, de Carmen Sereno – Reseña

Nadie muere en Wellington, de Carmen Sereno - Reseña

Ficha técnica:

  • Título: Nadie muere en Wellington
  • Autor: Carmen Sereno
  • Género: Romántica
  • Año de publicación: 2020
  • Editorial: Chic
  • Saga: No
  • Número de páginas: 375
  • PVP: 19.95€
  • ISBN: 9788417972110

Gracias a Chic, por este ejemplar.

Sinopsis del libro Nadie muere en Wellington:

Noviembre de 1999, Londres. Emma lleva una existencia triste y anodina desde la muerte de sus padres, pero cuando la tragedia la golpea de nuevo, decide dar un giro a su vida y empezar de cero en Wellington, la ciudad mas feliz del planeta. Allí conoce a David, el misterioso dueño de una pequeña cafetería que la ayudará a instalarse, aunque también esconde muchas cicatrices que lo atormentan. ¿Serán capaces Emma y David de dejar atrás los fantasmas del pasado y concederse una segunda oportunidad?

Opinión personal:

Hoy os traigo la Reseña de Nadie muere en Wellington, un libro escrito por Carmen Sereno, y publicado por la editorial Chic.

En este libro conoceremos la historia de Emma, una chica increíblemente valiente que no está pasando por el mejor momento de su vida.

Caminé hacia el interior sin quitarme las zapatillas deportivas. No se veía ni una sola alma. Las olas rompían con fuerza contra las rocas, oscuras, serradas y cubiertas de sargazos, y balanceaban una espesa mata de algas rojizas en la orilla, donde el agua jugaba a acercarse y alejarse de manera caprichosa. Daba por sentado que el mar era azul, pero no encontré la tonalidad exacta que definiera los matices del increíble espectáculo que centelleaba más allá de la ribera.

El día a día de Emma transcurre entre su trabajo como técnico forense, y su relación fallida. Cuando era pequeña perdió a sus padres y desde entonces, vive con su tía, una mujer que ha hecho todo lo posible porque Emma se sintiese tranquila, pero que, por mucho que lo intentase, su relación no era como la de una madre.

Un día, sin esperarlo en absoluto la tía de Emma muere, y le deja una pequeña cantidad de dinero junto con una nota, en la que le dice que persiga sus sueños y que sea feliz.

Emma no puede continuar con su vida tal y como estaba, no es feliz en su trabajo, ni tampoco en su relación, por lo que, tras divisar en un folleto una preciosa imagen de Wellington junto con un artículo titulado “Nadie muere en Wellington”, decide que ese será su lugar de residencia.

Sin más dilación, Emma viaja a Welli, lugar en el que encuentra un piso con una mujer adorable que la cuida y le hace compañía, y un trabajo. Posiblemente, no sea el trabajo de sus sueños, pues es en una pequeña cafetería en la que el dueño David, no parece ser muy agradable.

Con quien si establece una muy bonita relación es con Kauri, el mejor amigo de David, quien anima a éste para que la contrate y le ayude con el negocio, ya que, a pesar de que el Hunter’s tiene los mejores bagels del mundo, David no podía encargarse de prepararlos y atender a los clientes.

Poco a poco, David se da cuenta de que haber contratado a Emma ha sido todo un acierto para su negocio, pues hay más clientes que nunca y el Hunter’s tiene un color especial con la presencia de la chica. Pero está siendo complicado para su corazón, pues Emma se está adentrando en su vida con mucha paciencia y cuidado, y David tiene secretos que para él son inconfesables.

La relación de nuestros dos protagonistas es muy tirante al principio, pues Emma está encantada con su compañía, pero necesita saber más acerca de él, pues ella le cuenta sus secretos más íntimos y no siente que la “relación” que tienen sea recíproca.

Las cosas mejoraron poco a poco en el Hunter’s y con el paso de los días comencé a adaptarme a mi nuevo empleo de camarera. Logré acostumbrarme a los dólares, con lo que dejé de equivocarme al devolver el cambio, y conseguí que el café me saliese cada vez mejor. Podría decirse que empezaba a disfrutar de lo que hacía.

Pero… con mucha calma y cariño, David irá abriéndose a nuestra protagonista y mostrándole trocitos de su pasado, aunque con un gran dolor atenazando su alma. Pero… ¿Será capaz David de contarle hasta el último detalle de su pasado?

Bueno, pues ahora que ya os he contado un poquito de qué va el libro, os contaré lo que a mí me ha parecido.

Comienzo por la edición que es de tapa blanda con solapas. En la portada, podemos ver unas flores bordeando el titulo del libro. Nadie muere en Wellington, es el título del artículo que convence a Emma para hace de Welli su vivienda. Muy acertado por parte de la autora.

El libro está escrito en primera persona y narrado por nuestra protagonista femenina Emma. Es algo que me gusta, pues Carmen ha elegido un personaje muy cercano y cargado de sentimientos que nos adentra por completo en la historia.

Las letras son de un tamaño normalito, la verdad, pero acompañado de una lectura ligera y adictiva que me ha mantenido alerta durante toda la historia. Cada vez que conocía cualquier pequeño detalle de David necesitaba leer más y más para completar el personaje.

La pluma de Carmen sigue siendo un verdadero misterio, no es el primer libro que leo de su puño y letra y he de admitir que, cuanto más leo lo que escribe, más la admiro como autora. Su narrativa hace que me transporte al lugar de los hechos y pueda identificarme a la perfección con Emma, quien, con una vida complicada, saca coraje de donde sea necesario para seguir adelante.

Un sudor gélido me descendió por la espalda. Mi nombre sonaba distinto en sus labios, como una tormenta de verano salvaje y peligrosa. Contuve el aire y giré la cabeza despacio, anegada por una catarata de sensaciones difícil de etiquetar. La ansiedad ganaba vigor y dominio sobre mí. Algo estaba a punto de suceder.

Lo más bonito de esta historia es ver como David va abriendo su corazón poco a poco ante los encantos de Emma. Es cierto que son una pareja muy bonita, pero que su relación es muy complicada. Además, el pasado de David está cargado de misterios y secretos que no nos dejarán indiferentes.

El final como no esperaba menos es muy sincero, es un final real, de estos que piensas que pueden ocurrir en la realidad, un final con un gustito amargo, pero muy dulce, ya me entenderéis cuando os adentréis en sus páginas.

Lo mejor:

  • La gran cantidad de misterios que esconde David.
  • Emma, es una chica muy valiente.
  • La lectura es muy rápida y entretenida.

Lo peor:

  • No destacaría nada.

FotoReseña:

Nadie muere en Wellington, de Carmen Sereno - Reseña

Nadie muere en Wellington, de Carmen Sereno - Reseña

Nadie muere en Wellington, de Carmen Sereno - Reseña

Nadie muere en Wellington, de Carmen Sereno - Reseña

Nadie muere en Wellington, de Carmen Sereno - Reseña

Nadie muere en Wellington, de Carmen Sereno - Reseña

Nadie muere en Wellington, de Carmen Sereno - Reseña

Conclusión

En conclusión, Nadie muere en Wellington es un libro plagado de superación e incertidumbre que hará que nuestra protagonista cambie su forma de pensar y se adentre en nuevas aventuras.

Contenido Relacionado

- Publicidad -

Nadie muere en Wellington, de Carmen Sereno – Reseña