La portada fue lo primero que me enamoró cuando llegó a mis manos esta novela. La orquídea prohibida, escrito por Sharon Biggs Waller, es una historia preciosa que nos transporta a otra época con su maravillosa ambientación.

Elodie es la mayor de nueve hermanas que se encarga de cuidar a su familia, pues su padre pasa largas temporadas fuera de casa, ya que se dedica a buscar especies raras de plantas, y su madre cada vez lleva peor la ausencia de su marido.

Pese a que la economía no parece ser un problema para la familia, un movimiento en falso del padre logra cubrir a la familia de una deuda insostenible e imposible de afrontar. Con el miedo pesando sobre los hombros de Elodie por perder su casa y la fatídica posibilidad de que sus hermanas acaben en un orfanato, la joven tomará las riendas de la situación y se embarcará en una aventura, tan maravillosa como peligrosa, con el fin de ayudar a su padre a cubrir la deuda que podría arruinarle la vida a toda su familia.

La historia me resultó muy original y los primeros episodios consiguieron atraparme sin darme cuenta. En cambio, noté que el ritmo descendía en los capítulos centrales. Aun así, su magnífica ambientación consigue mantener al lector fascinado durante prácticamente toda la novela.

Algo a destacar sin duda es la crítica social y el toque feminista que la autora pincela en sus personajes. La protagonista tiene aspiraciones, deseos y ganas de vivir más allá de los muros que le impone la sociedad.

Los personajes están bien perfilados y cuentan con un toque realista que va marcando el rumbo de la historia:

Elodie es una joven que no dudará ni un instante en hacer cualquier cosa que esté en su mano por salvar a su familia de la ruina. Nos encontramos con una chica que ha madurado de forma un poco forzada, pues la ausencia durante tantísimos meses de su padre y las continuas indisposiciones de su madre la ponen a cargo de una casa con ocho niñas que necesitan a unos padres que están ausentes. Elodie está muy avanzada a su época, no tiene deseos de casarse con un hombre que le dé estabilidad para pasar el resto de su vida dependiendo de él. Ella quiere vivir, aprender, explorar… Desea ser independiente y justamente esas aspiraciones son las que le dan fuerza para subirse a un barco y cruzar el mundo entero en busca de una solución para su familia.

Por otro lado, nos encontramos con Alex, un joven marinero con un pasado muy duro que ayudará a la joven protagonista desde el primer momento. Alex tratará a Elodie de igual a igual, no marcará la diferencia tan drástica de aquella época por considerar a las mujeres inferiores. Será su apoyo principal sin sospechar que ella terminará convirtiéndose en el suyo.

Probablemente la historia de amor se deja bien reflejada al final de la novela, es decir, el lector lo verá venir mucho antes, pero los personajes no serán conscientes tan pronto de lo que sus corazones van tejiendo. Quizás por este motivo nos encontramos con una historia de amor realista y profunda que se irá cociendo a fuego lento.

La pluma de Sharon Biggs Waller es elegante y sencilla. El estudio previo que lleva la novela es totalmente visible, pues explica cada detalle con soltura y fluidez sin recargar la escena. El ritmo es quizás algo que noté que fallaba, algunos episodios son trepidantes mientras que con otros sentía que no dejaban que la historia avanzase como deseaba.

En conclusión, La orquídea prohibida nos sitúa en una historia del siglo XIX donde su protagonista no se dejará frenar por nada y recorrerá medio mundo con tal de salvar a su familia. Una novela rica en valores de superación, reflejados en la mujer de aquella época, y con un pequeño misterio por resolver que mantendrá al lector pegado a sus páginas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.