Duna
"Hasta Steven Spielberg superó su complejo de Peter Pan"

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

InicioDestacadoEl último invitado, de Megan Miranda

El último invitado, de Megan Miranda

El último invitado, de Megan Miranda

Ficha técnica:

  • Título: El último invitado
  • Autora: Megan Miranda
  • Género: Thriller psicológico
  • Año de publicación: 2021
  • Editorial: Trini Vergara Ediciones / Motus
  • Saga: No
  • Número de páginas: 368
  • PVP: 18,00€
  • ISBN: 978-84-122992-9-8

Gracias a MOTUS, por este ejemplar.

Sinopsis del libro El último invitado:

Avery y Sadie pertenecen a dos mundos opuestos, pero compartir durante años el mismo lugar de vacaciones ha forjado un vínculo especial entre ambas.  El último fin de semana de verano en Littleport los jóvenes organizan un evento muy especial, “La fiesta con acompañante”, pero durante la celebración, Sadie aparece muerta en los acantilados.

La policía cree que se trata de un suicidio pero Avery sospecha que detrás de la muerte de su amiga se esconden secretos oscuros y está convencida de que ha sido asesinada así que empieza a investigar por su cuenta, revelando acontecimientos que podrían cambiarlo todo. Sus pesquisas convierten a todo el mundo en sospechoso y la pieza clave para desenmascarar al asesino parece ser descubrir quien fue la última persona en ver con vida a Sadie la noche de la fiesta.

 

“ESTUVE A PUNTO DE REGRESAR. DE IR A BUSCARLA. CUANDO NO APARECIÓ. CUANDO NO ME DEVOLVIÓ LA LLAMADA. CUANDO NO RESPONDIÓ A MI MENSAJE DE TEXTO”

 

¿Realmente conocemos a las personas con las que compartimos la intimidad de nuestras vidas?

Opinión personal:

 

Esta novela ha sido publicada por la editorial Trini Vergara bajo su sello Motus especializado en thriller y novela negra, y nos presenta una historia en la que su fuerte es el componente psicológico que jugará con nosotros página tras página. Es una trama que se desenmaraña a fuego muy lento y en la que no nos vamos a encontrar esos capítulos cortos y trepidantes que tanto asociamos a los thrillers, pero la escritora sabe mantener la intriga y absorbernos con todos los elementos de la historia. Uno de los puntos fuertes es la ambientación, descriptiva sin hacerse pesada, que nos transporta a la costa de Maine, a un pintoresco pueblo vacacional rodeado de acantilados, naturaleza y lujosas mansiones de veraneo de gente rica, es un libro perfecto para los lectores estacionales porque todas sus páginas huelen a mar y a verano, es muy fácil sentir que estamos ahí.

“ERA UN PUEBLO CONSTRUIDO EN MEDIO DE LA NATURALEZA VIRGEN, MONTAÑAS A UN LADO, EL MAR AL OTRO, AL QUE SÓLO SE ACCEDÍA GRACIAS A UNA CARRETERA DE COSTA Y A LA PACIENCIA. EXISTÍA POR PURA OBSTINACIÓN, RESISTIENDO A LA NATURALEZA POR UNO Y OTRO LADO”

La historia está narrada en primera persona por la protagonista Avery, y alterna dos secuencias temporales, el verano de 2018 en la actualidad y el verano pasado que es cuando ocurren los hechos.

Los primeros capítulos son bastante introductorios y algo confusos ya que sólo nos dan pinceladas de lo que pasó en la fiesta y de lo que está pasando un año después con quienes se vieron envueltos en los hechos, pero con esto, la autora consigue un gancho perfecto para que necesitemos dar contexto a lo que nos está mostrando. Sabemos que Sadie murió pero no tenemos claras cuáles fueron las circunstancias. Conforme las páginas nos van rellenando esos huecos, entendemos que todos los indicios llevaron a la policía a concluir que  fue un suicidio. En los saltos temporales la autora nos va poniendo en antecedentes y nos va dando pistas, a veces desde los recuerdos de Avery y otras desde capítulos completos narrados en aquel último verano.  

“PARA LA FAMILIA LOMAN SIEMPRE HABÍA UNA RESPUESTA CORRECTA. YO HABÍA APRENDIDO CON RAPIDEZ QUE NO HACÍAN PREGUNTAS PARA SABER QUÉ PENSABA LA OTRA PERSONA, SINO PARA EVALUARLA”

Una de las bases del misterio es la compleja relación de amistad entre Avery y Sadie que proceden de clases sociales diferentes pero a pesar de eso acaban siendo inseparables de una manera casi enfermiza. Avery está firmemente convencida de que hay algo extraño en la muerte de su amiga y empezará a tirar del hilo para descubrir quién podría tener motivos para matar a Sadie, dando vueltas una y otra vez a la pista que parece ser más importante, ¿quién fue la última persona en llegar a la fiesta?, ¿quién fue la última persona que la vio con vida? Alguien presente aquella fatídica noche tiene la clave de lo que realmente pasó.

Aunque el libro tiene un arranque muy lento, desde el momento en que empiezan a insinuarse secretos oscuros la historia te atrapa totalmente y la autora te lleva a sospechar de todo el mundo, convirtiéndose en una historia muy adictiva con giros e intriga constante, con personajes bien construidos, todos con luces y sombras, los que los hace confiables, cercanos, humanos y, posibles culpables al mismo tiempo.

“COMPRENDÍ QUE ESE ERA EL TRUCO: NO SE TRATABA DE CAMBIAR EN ENFOQUE O LA VERSIÓN, DE DAR UN PASO ADELANTE O ATRÁS, SINO DE CAMBIAR POR DENTRO”

La autora domina a la perfección la tensión psicológica y la potencia con las palabras (con las que dice y con las que  omite), con los gestos, y con una atmósfera envolvente que te eleva de ser un mero espectador pasivo a ser parte activa de la investigación. Megan Miranda ha construido una trama elegante, sosteniendo la tensión hasta el final. Consigue acentuar la importancia, no tanto en lo que cuenta como en la manera en la que lo hace.

Aunque el final es bueno y está perfectamente hilado para mi gusto es demasiado precipitado y acelera tanto el ritmo en las últimas páginas que vuelve frenética la lectura, “robándote” un poco del placer que  se siente al poner en el puzzle la última pieza.

“Y VI QUE LOS HABITANTES DE LITTLEPORT, CONGREGADOS EN LA PLAYA, NOS MIRABAN, ERAN TESTIGOS”

Lo mejor:

  • La ambientación, descriptiva en su justa medida sin hacerse pesada.
  • La tensión constante.

Lo peor:

  • El ritmo final, demasiado precipitado en pocas páginas.

FotoReseña:

El último invitado, de Megan Miranda

El último invitado, de Megan Miranda

El último invitado, de Megan Miranda

El último invitado, de Megan Miranda

El último invitado, de Megan Miranda

El último invitado, de Megan Miranda

Booktrailers o vídeos promocionales:

Conclusión

La autora me ha convencido de que un thriller no tiene que tener una acción trepidante para conseguir atraparte del todo, a veces un ritmo pausado es un recurso narrativo que bien llevado puede volverse incluso más adictivo.
[td_block_15 custom_title=»Contenido Relacionado» limit=»6″ category_id=»_current_cat» sort=»modified_date» td_ajax_preloading=»preload» ajax_pagination=»next_prev» ajax_pagination_infinite_stop=»3″]

- Publicidad -

El último invitado, de Megan Miranda