¿A quién te llevarías a una isla desierta? - Crítica de cine

Ficha técnica

  • Título: ¿A quién te llevarías a una isla desierta?
  • Año: 2019
  • Director: J. Linares
  • Duración: 93min
  • Género: Drama 
  • Guión: Jota Linares, Paco Anaya
  • Obra: Jota Linares
  • Banda sonora: Vanessa Garde, Pablo Trujillo
  • Productora: Netflix España y La Canica Films.

Sinopsis de la película:

Marta, Marcos, Eze y Celeste son cuatro amigos que llevan ocho años compartiendo piso en Madrid, viviendo en su propio mundo. Sin embargo, el tiempo pasa y los cuatro jóvenes deben hacer frente a su propio futuro antes de que termine el verano. ¿Qué les deparará su vida? ¿Qué sueños y éxitos esperan tener?

Opinión personal:

Un juego estúpido. Una simple pregunta y el mundo puede dar un giro brutal en tu vida y la de los tuyos.

Confieso que no tenía muchas expectativas con esta película, sin embargo, terminé llevándome una grata sorpresa que demuestra, una vez más, el tino que está teniendo Netflix a la hora de lanzar películas españolas. ‘¿A quién te llevarías a una isla desierta?’ está basada en la obra de teatro de Jota Linares, quien se une a Paco Anaya para sacar a la luz esta historia incapaz de dejar a alguien indiferente.

La premisa es sencilla: cuatro jóvenes que llevan compartiendo piso, sueños y sentimientos durante un montón de años verán como sus vidas giran al tener que enfrentar lo que sus corazones no dejan de gritar.

Con algo tan básico como eso, cuatro actores principales y un par de escenarios básicamente tenemos la historia completa. No obstante, hay más, mucho más que descubrir. Un cúmulo de emociones que dejarán al espectador pegado a la pantalla.

En principio nos encontramos unas secuencias bastante largas que no prometen demasiado. Los personajes van apareciendo en pantalla mostrándose a fondo con un ritmo lento que puede hacer que desconectes, pero que te sugiero que aguantes un poquito.

Por un lado, nos presentan a la pareja interpretada por Jaime Lorente y María Pedraza. Una pareja que se muestran como perfectos el uno para el otro. Tienen complicidad y se nota que llevan mucho tiempo juntos, algo que nos deja bien marcada una pauta que esperaremos a lo largo de los minutos.

Por otro lado, se nos presenta de un modo más distante a dos amigos que siguen caminos diferentes tanto en lo profesional como en lo emocional. La pareja interpretada por Andrea Ros y Pol Monen se muestran como amigos que han compartido mogollón de experiencias, pero que no están juntos porque uno de ellos no siente ese tipo de atracción.

Así es como pasamos la primera mitad de la película, con enfoques íntimos que se centran en presentar a los cuatro personajes con los que viviremos la historia. Sus deseos, sus sueños, sus anhelos… Todos ellos presentan una personalidad completa, aunque en el momento en el que crucemos el ecuador de la película todo dará un giro que les hará cuestionarse todo lo que creían saber. De pronto, esa gran amistad que los ha mantenido unidos durante años se evapora dando lugar a la desconfianza.

La producción sabe cómo llevar la historia otorgando a los personajes el espacio necesario para ser ellos mismos sin permitir que el espectador recule. Si consigues conectar con los personajes bajo su día a día habitual donde todo parece irles sobre ruedas, la segunda parte la sentirás como un choque frontal donde no esperas el cambio que se produce, donde el drama se intensifica, donde los sueños se rompen. Donde los mismos personajes se rompen.

Pero si algo destacaría es la maravillosa interpretación de cada uno de los actores. Creo que Jaime Lorente terminará brillando en multitud de proyectos. Verlo aquí de nuevo junto a María Pedraza es una auténtica gozada. Parece que beben el uno del otro aun cuando su futuro se está desmoronando delante de sus narices. Hay un detalle que probablemente se pase por alto y es que lo que han vivido cuenta, cuenta para ellos y ver cómo se les escapa entre los dedos les rasga la piel, pero lo mejor es que son capaces de proyectar esa angustia y desesperación al espectador.

Con respecto a Pol Monen también está acertado, aunque quizás diría que de todos ellos él se presentaría algo más sobre actuado. Andrea Ros me sorprendió. Me dejó eclipsada en el momento en el que todo estalla y me transmitió tanta calma en la secuencia final que suavizó ese sabor agridulce que nos deja la conclusión.

En definitiva, ‘¿A quién te llevarías a una isla desierta?’ cuenta con un popurrí de ingredientes capaces de robarnos la atención y dejarnos pegados a la pantalla. Entretenida, dramática y con un reparto que nos atraparán de principio a final.

Lo mejor:

  • El reparto.
  • La intensidad que reune.

Lo peor:

  • Alguna escena del principio es algo extensa de más.

Actores y Actrices:

¿A quién te llevarías a una isla desierta? - Crítica de cine

Jaime Lorente

Personaje: Marcos
¿A quién te llevarías a una isla desierta? - Crítica de cine

María Pedraza

Personaje: Marta
¿A quién te llevarías a una isla desierta? - Crítica de cine

Pol Monen

Personaje:    Eze
¿A quién te llevarías a una isla desierta? - Crítica de cine

Andrea Ros

Personaje: Celeste
Reseña
¿A quién te llevarías a una isla desierta?
Artículo anteriorWonder – Crítica de Cine
Artículo siguienteAntes de morirme, de Jenny Dowhham – Reseña
"Hasta Steven Spielberg superó su complejo de Peter Pan"

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.