Tú te vas, tú te quedas, de M. J. Arlidge – Reseña

Tú te vas, tú te quedas, de M. J. Arlidge – Reseña
5 (100%) 1 vote
Tú te vas, tú te quedas, de M. J. Arlidge - Reseña

Ficha técnica

 

  • Título original: Eeny Meeny
  • Autor: M.J. Arlidge
  • Género: Thriller policíaco
  • Año de publicación: 2015
  • Editorial: Suma de letras
  • Saga: 1/¿? Serie de tramas autoconclusivas
  • Número de páginas: 384
  • PVP: 19,90 €
  • ISBN: 9788483659250

Gracias a Suma de letras, por este ejemplar.

Sinopsis

Disculpa la interrupción pero ¿te gusta leer y aún no tienes un Kindle? Aquí te dejo los detalles y el precio, yo no se vivir sin él.

Dos opciones. Un único superviviente . Una chica sale del bosque casi moribunda. Su historia parece increíble. Pero es verdadera. Cada una de las terribles palabras que pronuncia. Días después otra persona aparece en similares circunstancias. Poco a poco comienza a quedar claro un modo de actuar. Alguien está secuestrando a sus víctimas por parejas, las recluye y les hace afrontar un dilema: matar o morir. ¿Qué preferirías: perder la vida o perder la razón? La inspectora de policía Helen Grace ha tenido que hacer frente a sus propios demonios y ha llegado a lo más alto. Mientras dirige esta investigación para dar caza al monstruo que anda suelto descubre que quizá sean los propios supervivientes quienes tengan la clave para resolver el caso. Y, a menos que lo consiga, morirán más inocentes.

Opinión personal

 

El género de novela policial y de misterio donde un asesino juega con la policial de una forma totalmente macabra, me encanta. Disfruté muchísimo de otro título de la editorial llamado Viajo sola y cuando vi este como su nueva novedad no me pude resistir. En Tú te vas, tú te quedas, escrito por M. J. Arlidge, nos encontraremos frente a un asesino que nos dejará unos escenarios escalofriantes y unas escenas totalmente agobiantes.

Este asesino trabaja de una forma muy singular, se dedica a secuestrar, mediante engaños, a parejas, da igual la relación que exista entre ellas, lo importante es que sean dos personas, para llevarlas a un escenario donde no haya nada, ni agua, ni comida... Excepto un teléfono móvil, con la batería suficiente para recibir un único mensaje y una pistola con una sola bala.

La intención de este asesino es muy clara, para salir de ese agujero antes deberá matar a su compañero. Solo uno podrá sobrevivir. Una vez que esa muerte se da, el secuestrado que sobrevive es liberado con la intención de que pueda aportar datos sin sentido a la policía y con ello empezar este juego de persecución. 

Sam está dormido. Podría matarle ahora mismo. Está de espaldas, no sería tan difícil. ¿Se moverá si me acerco? ¿Me intentará detener? ¿O se “alegrará” de que esta pesadilla se vaya a acabar?

La historia está perfectamente tejida de principio a fin, el método del asesino es buenísimo y sabe cómo confundir a la policía en todo momento. Su tapadera es perfecta, pues ninguno de los supervivientes es capaz de hacer una descripción física que concuerde con otra, en lo único que coincide es en que es mujer.

El problema es que tras ver un par de secuestros seremos capaces de predecir el resto, pues son situaciones similares con desenlaces casi idénticos, con la única diferencia de que cada vez se vuelven situaciones más agobiantes y desesperantes para el lector.

El autor tiene una pluma ligera y sencilla, pero algo que me sorprendió, aunque no sé si para bien, fue la oscuridad que refleja en todo momento, personales oscuros, situaciones oscuras... Todo es demasiado gore. Los capítulos son muy cortos, lo cual aligera mucho el avance de la historia y están narrados en tercera persona desde diferentes perspectivas, esto nos permite ver cualquiera de las escenas que nos quiera mostrar el autor. El ritmo es por lo general constante, a veces te crea ansiedad por terminar algunas partes, pues hay escenas que son realmente impactantes.

Los personajes están muy bien perfilados pero en mi opinión falta variedad. No llegué a conectar con ninguno de los personajes que nos plantea el autor y es que todos han tenido infancias traumáticas o traumas por superar en la actualidad. Nos encontramos con sadomasoquistas, alcohólicos, corruptos... Como dije todos cuentan con vidas muy oscuras y, al menos yo como lectora, necesito un poco de luz en algunos personajes, presentándome todo con este nivel de oscuridad no me permite "encariñarme" o tomar en estima a estos personajes. No creo que sea necesario ensañarse así con los personajes para que una novela de este estilo tenga tirón, el asesino con sus escenarios ya es más que suficiente para oscurecer el ambiente.

Cuando llegó el final parece que la trama adquiere más ritmo pero con el paso de las páginas vas perdiendo el factor sorpresa y todo va volviéndose más predecible. Aun así es un buen final para una historia que te mantiene enganchada desde el principio.

En conclusión, Tú te vas, tú te quedas es una novela policial donde un asesino intenta jugar con la policía creando escenarios escalofriantes y muy agobiantes para el lector. Por si no tuviéramos poco con el asesino veremos como el resto de personajes luchan contra sus propios fantasmas presentándonos unas vidas súper oscuras. Pero lo que no se puede negar es que nos encontramos ante una historia adictiva y muy fácil de leer que nos arrastrará a algunas situaciones de donde solo querremos escapar.

Lo mejor:

  • La tensión constante que crea el autor.
  • La ligereza que otorgan los capítulos tan cortos.

Lo peor:

  • Personajes demasiado oscuros con los que no he podido empatizar.

FotoReseña

Tú te vas, tú te quedas, de M. J. Arlidge - Reseña
Tú te vas, tú te quedas, de M. J. Arlidge - Reseña
Tú te vas, tú te quedas, de M. J. Arlidge - Reseña
Tú te vas, tú te quedas, de M. J. Arlidge - Reseña
Tú te vas, tú te quedas, de M. J. Arlidge - Reseña
Tú te vas, tú te quedas, de M. J. Arlidge - Reseña
Tú te vas, tú te quedas, de M. J. Arlidge - Reseña

Booktrailers o vídeos promocionales

4/5 Puntos

4 puntos

Libros que componen la saga

Nota: Se pueden leer de modo independiente.

Imagen de perfil de Duna

Autor: Duna

"Hasta Steven Spielberg superó su complejo de Peter Pan"

Comparte este artículo en
Shares
Ir a la barra de herramientas