No hay cuervos, de John Hart – Reseña

No hay cuervos, de John Hart – Reseña
5 (100%) 1 vote
No hay cuervos, de John Hart - Reseña

Ficha técnica

  • Título original: No hay cuervos
  • Autor: John Hart    
  • Género: Suspense
  • Año de publicación: 2014
  • Editorial: Pàmies
  • Saga: 1/1
  • Número de páginas: 444
  • PVP: 19,95 €
  • ISBN: 9788415433941

Gracias a Pàmies, por este ejemplar.

Sinopsis

Con trece años, Johnny Merrimon tiene que enfrentarse a situaciones que ningún chico de su edad debería afrontar. En el año transcurrido desde la desaparición de su hermana melliza, Alyssa, su mundo se ha venido abajo: su padre les ha dejado y su frágil madre se encuentra inmersa en una espiral de autodestrucción. Pero Johnny se mantiene fuerte. Provisto de un mapa, una bicicleta y una linterna, acecha a todo hombre fichado por abusos en el Condado de Raven. La policía puede que haya renunciado a encontrar a Alyssa, pero él nunca lo hará. Alguien, en algún lugar, sabe algo y lo está ocultando...

Solo una persona se preocupa por Johnny: el detective Clyde Hunt, que comparte su obsesión por el caso. Pero cuando el chico es testigo del atropello y muerte de un motociclista, e insiste en que la víctima fue asesinada porque había encontrado a Alyssa, incluso Hunt cree que ha perdido la cabeza.

Entonces otra niña desaparece... y un exconvicto misterioso y gigante, que parece psíquicamente perturbado, llega a su pueblo repitiendo como un mantra: «No hay cuervos, no hay cuervos...» y le cuenta a Johnny una historia de violencia que se remonta a cien años atrás...

Opinión personal

 

Tenía muchísimas ganas de salir del género juvenil y leer un libro más adulto y con la novela negra “No hay cuervos” de John Hart he quedado completamente fascinada.

En esta historia trataremos temas muy duros y veremos cómo Johnny Merrimon, un chico de 13 años, se encuentra solo y desesperado tras la desaparición de su hermana, esta desaparición rompe su familia por completo, ya que el padre los abandona y su madre cae en una profunda depresión. Después de un año, Johnny no pierde las esperanzas de encontrar a su hermana y volver a recomponer los trocitos que quedan de su familia.  Por otro lado nos encontramos al detective Hunt, quien está obsesionado por resolver el caso de la desaparición de Alyssa Merrimon y con cuidar y proteger lo poco que queda de esta familia.

Cuando alguien le preguntaba por qué era tan diferente, por qué se mostraba tan reposado y por qué sus ojos parecían como si absorbiesen la luz, siempre contestaba lo mismo. Se dio cuenta muy pronto que no había ningún lugar seguro: ni el jardín trasero, ni el parque, ni el porche de la entrada o la calle tranquila que bordeaba un extremo de la ciudad. No había ningún lugar seguro ni nadie que le protegiese.

La infancia era una ilusión.

No había tenido la ocasión de leer nada de John Hart, pero con esta novela se ha ganado todos mis respetos y os aseguro que seguiré su trayectoria profesional. En un principio la novela puede resultar un poco lenta o pesada, pero una vez superadas las 100 primeras páginas, puede llegar a ser tan adictiva que no podrás despegarte de sus páginas. Si tuviera que destacar algo que no me haya convencido sería el abuso de descripciones, el autor nos describe absolutamente todo, por lo que algunos pasajes nos pueden parecer muy lentos, pero he de decir a su favor que conseguirá hacernos partícipes de la historia al 100%.

Los personajes están perfectamente definidos y creados. El autor nos refleja perfectamente sus sentimientos, podemos sentir la agonía y desesperación que experimentan los personajes de esta historia tras no encontrar respuestas o soluciones, a una trágica desaparición que deja estragos en todas las personas cercanas.

Encontramos dos protagonistas totalmente diferentes, por un lado Johnny Merrimon siente que lo ha perdido todo, por lo que no le importa lo que pone en juego a la hora de buscar respuestas sobre la desaparición de su hermana, hasta el punto de jugarse la vida en varias ocasiones. Su familia está completamente destruida, su madre culpó a su padre por la desaparición de Alyssa y por ello el padre los abandona. Su madre ha caído en una depresión donde solo busca evadirse de la realidad a base de pastillas, para colmo mantiene una relación con un hombre que los maltrata constantemente, pero tiene tantas influencias y dinero que no pueden hacer nada. Todo esto acaba con la infancia de Johnny introduciéndolo a la fuerza en un mundo de adultos donde demostrará su valentía e inteligencia para intentar sobrevivir.

Había visto todo tipo de personas a través de aquel espejo; niñas bonitas y hombres destrozados, borrachos, locos, mujeres de grandes pechos con pequeños bebes sonrosados... Podía detectar los problemas a la legua; distinguir quién no tenía una vida plácida y quién estaba huyendo.

Observó al chico.

Era de los que huía.

Por otro lado nos encontramos un protagonista más adulto, el detective Hunt. Este hombre está decidido a resolver el caso de la desaparición de Alyssa Merrimon. Completamente obsesionado con su trabajo pierde el rumbo de su vida, perdiendo a su mujer definitivamente y rozando la pérdida de su hijo adolescente, quien pide a gritos tener un padre que actué como tal. Hunt está dispuesto a proteger a Johnny y a su madre a cualquier precio, incluso el de su propia familia.

Como os dije en un principio, debido al abuso de descripciones la trama del libro avanza un poco lenta en un principio, aun así consigue engancharnos, porque es imposible no quedarse pegado a esta novela negra, pero si hablamos del final, nos encontramos con unas páginas donde comienzan a suceder un montón de situaciones totalmente impredecibles y con un ritmo tan trepidante que nos dejará sin aliento hasta la última palabra.

La historia queda perfectamente concluida, con un final bastante realista deja atados todos los cabos dejándonos un buen sabor de boca y muchísimas ganas de leer más, porque aunque esta historia acaba, sin duda quiero más libros de John Hart.

—He encontrado esto. —Abrió las manos y vio un puñado de tarjetas de visita suyas. Estaban arrugadas, sobadas, húmedas. Ella levantó la vista y le miró a los ojos—. Diecinueve.

En su cara se dibujó una claridad sobrecogedora que provocó en él un repentino y extraño sonrojo.

—Quería que Johnny supiera que tenía a alguien a quien poder llamar… —susurró—, si las cosas se ponían feas.

Ella asintió con la cabeza sin mostrar sorpresa alguna en su rostro.

—Después de encontrar estas, miré por toda la casa y hallé las que me habías dado a mí. Tiré muchas, lo sé, pero incluso así recopilé una docena de ellas.

—Es mi trabajo —exclamó.

La claridad no remitió.

—¿Lo es? —Él miró hacia otro lado—. Siempre has estado así, pendiente de nosotros.

—Cualquier policía decente habría hecho lo mismo.

—No lo creo.

En definitiva, No hay cuervos nos sumerge en una historia donde mantendremos los sentimientos a flor de piel desde el principio hasta el final. Aunque en un principio pueda parecernos un poco lento, terminará atrapándonos hasta que lleguemos a un final absolutamente excelente. Esta novela negra es un coctel explosivo de dramatismo, suspense y realidad que nos dejarán con la boca abierta.

Lo mejor:

  • El drama de la historia y las consecuencias que tiene alrededor.
  • La caracterización de los personajes.
  • El increíble e inesperado final.

Lo peor:

  • Una lectura un poco lenta en algunos tramos.

FotoReseña

No hay cuervos, de John Hart - Reseña
No hay cuervos, de John Hart - Reseña
No hay cuervos, de John Hart - Reseña
No hay cuervos, de John Hart - Reseña
No hay cuervos, de John Hart - Reseña
No hay cuervos, de John Hart - Reseña
No hay cuervos, de John Hart - Reseña

4,5/5 Puntos

4-5 puntos

Autor: Duna

"Hasta Steven Spielberg superó su complejo de Peter Pan"

Comparte este artículo en
Shares
Ir a la barra de herramientas