Imperia: Los predestinados, de Carola Vercaigne – Reseña

Imperia: Los predestinados, de Carola Vercaigne – Reseña
5 (100%) 11 votes
Imperia: Los predestinados, de Carola Vercaigne - Reseña

Ficha técnica

  • Título original: Imperia #1: Los predestinados
  • Autor: Carola Vercaigne
  • Ilustradores: Claudio Sánchez Viveros y Guillermo Liroz Martínez
  • Género: Juvenil, aventuras, fantasía
  • Año de publicación: 2017
  • Editorial: Palabras de Agua
  • Saga: 1/4
  • Número de páginas: 604
  • PVP: 18,95 €
  • ISBN: 9788494654909

Gracias a Palabras de agua, por este ejemplar.

Sinopsis del libro Imperia: Los predestinados

Imperia, la única ciudad habitada que queda en el mundo está en peligro. Los Hijos del Leviatán, del Unicornio, de la Libélula y del Dragón deberán dejar a un lado sus diferencias y unirse para librar a los imperianos de la extinción…
Fórmulas asombrosas, animales emblemáticos y el peso de la historia de sus orígenes guiarán los pasos de los jóvenes Predestinados.
El fin de Imperia es solo el principio.

Opinión personal

‘Imperia: Los predestinados’ nos abre un mundo nuevo lleno de fantasía, emociones y misterio. Se trata del inicio de una tetralogía juvenil que me ha ido sorprendiendo conforme avanzaba la historia. Carola Vercaigne ha creado una historia emocionante que engancha desde el principio gracias a unos protagonistas fantásticos con los que te emocionarás hasta el límite.

“La enorme serpiente no solo era el animal venerado por los Hijos del Leviatán, además era su emblema y su mascota. Una mascota que podía morder o, mejor dicho, zamparse la mano y el cuerpo entero de quien le daba de comer, pero una mascota, al fin y al cabo.”

La historia nos sitúa en Imperia, la única ciudad que queda habitada en el mundo. Esta ciudad se encuentra dividida en cuatro sectores bien diferenciados: Leviatán, Unicornio, Libélula y Dragón. Desde que los personajes alcanzan a recordar cada sector ha estado separado del resto y sus rivalidades son tales que todos esperan la llegada del Torneo para demostrar su valía. La única unión que tienen son los Ságritos, las personas cargadas de sabiduría que median entre unos sectores y otros.

Todos se preparan para el gran Torneo, es el acontecimiento que esperan con más ilusión y la mejor forma de honrar a su sector. Sin embargo, cuando las campanas suenan la ciudad entera debe reunirse y en ese momento uno de los Ságritos mayores leerá los nombres de cuatro elegidos, uno por sector, antes de que una especie de hechizo pare el corazón de todos los imperianos poniendo en peligro la única ciudad del mundo. Los predestinados deberán aprender a relacionarse entre ellos por fuerte que sean sus diferencias, pues solo trabajando en equipo podrán sobrevivir y encontrar una cura que les devuelva a la vida a sus seres queridos que se encuentran petrificados.

Nos encontramos frente a una historia llenecita de ingredientes: mitología, magia, emociones, peligro… aunque sin duda lo que me mantuvo enganchada fue el carácter misterioso que nos deja uno de los protagonistas.  Esta pequeña dosis de misterio e intriga irá tomando forma conforme avancemos la historia dejándonos un final lleno de giros y sorpresas. Al principio noté un ritmo lento, vamos conociendo los diferentes sectores poco a poco y a los protagonistas que nos acompañarán a lo largo de la historia. Fue pasado el primer tercio de novela cuando conseguimos situarnos y ver de qué va la cosa, pues en un principio parece que vamos por un camino que termina dando un giro monumental y cambiando el argumento.

Los personajes son uno de los puntos fuertes. Están bien perfilados y es fácil ubicar a cada uno de ellos en su sector, pues la forma de ser de cada uno está muy arraigada a sus costumbres y forma de vivir. Notaremos su rivalidad, la insoportable idea de tener que convivir los unos con los otros y la sorpresa que experimentan cuando comienzan a llevarse mejor e incluso a sentirse a gusto con la nueva situación. Conozcamos un poquito mejor a estos personajes:

Eris, hija de la Libélula. Este es el personaje que más tarda en entrar en la historia, pero sin duda se convirtió en mi favorito. Con un carácter agresivo, desafiante y tremendamente inteligente Eris nos dejará esas pinceladas de misterio que van dando sentido a este maravilloso universo.

Daniel, hijo del Dragón. Sinceramente, no lo esperaba. Daniel no era el personaje inicial que nos presenta la historia para representar a este sector, y agradecí en lo más profundo que él apareciera en escena. Es un joven paciente, comprensivo. Un perfecto intermediario en este grupo donde en más de una ocasión se matarían los unos a los otros.

“¿Por qué se ponía tan nervioso? «¡Océanos, solo es una chica! Una chica decidida y despiadada, pero una chica, al fin y al cabo, ¿no?». Las dudas le devoraban las entrañas como hacían los gusanos con las tripas del pescado”.

Yered, hijo del Unicornio. La personalidad de este personaje se deja ver al final de la novela. En un principio me pareció que pasaba un poco inadvertido, excepto cuando había peligro (al pobre le pasa de todo). La pérdida de un ser querido lo deja mermado

Nathan, hijo del Leviatán. Amante del mar, fuerte, decidido y capaz de llegar hasta el final por aquellos que quiere. Me gustó mucho conocerlo, pero apostaría a que en las próximas entregas me gustará muchísimo más. Creo que es un personaje al que todavía le queda mucho que dar.

Zack, Ságrito menor. Este personaje es una guinda al pastel. Su incertidumbre y sus dudas están presentes en cada página. Sin embargo, él es desencadenante de un montón de respuestas. No os hablaré mucho de Zack, solo os invito a que lo conozcáis.

La autora tiene una pluma sencilla y directa. La trama cuenta con un poco pausado, las descripciones en los sentimientos de los protagonistas pueden llegar a repetirse en alguna ocasión y la gran extensión de los capítulos puede dar la sensación de estar un poco estancado. No olvidemos que nos encontramos frente a un libro de 600 páginas y aunque la prosa sea muy sencilla y coloquial debemos leerlo despacito y saboreando así cada detalle. De lo que no me cabe duda es de que las últimas páginas se componen de una sorpresa tras otra finalizando en una mezcla explosiva de sabores que nos dejará diciendo: más, necesito más.

La encuadernación es una pasada, llena de ilustraciones que podremos ir encontrando a lo largo de la historia. Gracias a los artistas Claudio Sánchez Viveros y Guillermo Liroz Martínez conseguirás captar por completo la esencia de la novela.

“—Esta situación es de lo más cómica —repuso Nathan en un intento por recobrar el buen humor—. Antes ya lo era, pero ahora se ha superado. Una Pils, un Escupe Fuego, un Cuerno, un Ságrito y yo, un Hijo del Leviatán, comiendo cocodrilo con sabor a humano, Es surrealista.”

En conclusión, Imperia: los predestinados nos sumerge en una historia cargada de peligros, secretos, mentiras… Una historia que, pese a su sencilla prosa, es densa y os recomendaría leer con tiempo. Lo que te ofrece su autora es una aventura increíble de la mano de unos protagonistas que solo tienen una cosa en común: la necesidad de encontrar una cura que despierte a todos sus seres queridos y proteja a Imperia del indeseado fin.

Lo mejor:

  • El mundo que nos plantea la autora.
  • La clarísima diferencia entre sectores y personajes.

Lo peor:

  • Podríamos decir que es un poco introductorio, se nota que es la primera entrega de una tetralogía por lo que todavía queda mucha historia que contar.

FotoReseña

Imperia: Los predestinados, de Carola Vercaigne - Reseña
Imperia: Los predestinados, de Carola Vercaigne - Reseña
Imperia: Los predestinados, de Carola Vercaigne - Reseña
Imperia: Los predestinados, de Carola Vercaigne - Reseña
Imperia: Los predestinados, de Carola Vercaigne - Reseña
Imperia: Los predestinados, de Carola Vercaigne - Reseña
Imperia: Los predestinados, de Carola Vercaigne - Reseña
Imperia: Los predestinados, de Carola Vercaigne - Reseña

Booktrailers o vídeos promocionales

4/5 Puntos

Libros que componen la saga

Autor: Duna

"Hasta Steven Spielberg superó su complejo de Peter Pan"

Comparte este artículo en
Shares
Ir a la barra de herramientas