¿Qué ocurriría si un día despiertas y descubres que la tierra ha sido arrasada por una catástrofe y han pasado años mientras dormías tranquilamente? Este es el mundo al que se enfrenta nuestro protagonista en el inicio de la nueva trilogía escrita por Javier Ruescas y Manu Carbajo. Este primer libro lleva el título de Electro, y nos sumerge en una historia postapocalíptica que te enganchará desde la primera página.

Ray despierta como cada día en su habitación, pero nada es como cada día pues al parecer algo ha pasado en el mundo que ha arrasado con todo dejando un paisaje desolador y sin vida. No sabe dónde puede estar su familia, tampoco sabe a dónde debe dirigirse, pero lo que sí sabe es que no puede quedarse parado y necesita buscar respuestas, pues alguien debe de haber vivo. Nada más salir de casa se encontrará con el cuerpo de una mujer que abraza un diario, movido por la curiosidad se hace con él y descubre que está escrito por un chico que afirma estar en el 2020.

¿Cómo es esto posible? ¿En qué año se encuentra realmente? ¿Qué ha pasado en el mundo? Para conseguir respuestas a todas estas preguntas Ray se embarcará en una aventura cargada de peligros y seres que se alejan mucho de todo lo que conocía.

Sinceramente la confusión del protagonista es contagiosa y te obliga a seguir leyendo, pues crea una esfera de interrogantes que necesitan respuesta durante todo el tiempo. Las constantes e infinitas dudas que plantean los autores desde el principio puede ser un arma de doble filo, pues aunque te consigan pegar a sus páginas desde el principio, llega un momento en el cual el lector se pregunta ¿cómo ha llegado el mundo hasta este extremo? Y al ir recibiendo la información en dosis tan pequeñas puede resultar un poco estresante.

Desde el principio la historia me impactó, realmente tiene que ser traumático irte a dormir un día  y que cuando despiertes no quede absolutamente nada ni nadie, solamente encontrarte en un mundo desconocido cargado de peligros y monstruos donde parece ser que el único ser humano que habita la tierra es eres tú, y conforme se va desarrollando la historia en vez de sentir que vas encontrando respuestas, van surgiendo dudas y más dudas sobre esta catástrofe y sus horribles consecuencias.

Cuando vas acercándote al final sientes una explosión de sensaciones, pues comienzas a comprender muchas cosas y es cuando te das cuenta del fantástico trabajo que han hecho los autores tejiendo una historia capaz de atraparte con una sencillez e imaginación increíbles.

Nos encontramos frente a un libro escrito por dos autores, Javier Ruescas y Manu Carbajo, los cuales mezclan sus estilos perfectamente dejándonos una narración sencilla y muy adictiva. Tendremos dos puntos de vista, uno de ellos está narrado en tercera persona bajo la perspectiva del protagonista Ray, mientras que el otro lo encontraremos narrado en primera persona, a través de un diario, por un misterioso personaje que parece tener muchas respuestas sobre lo que ha pasado.

Es curioso ver cómo a través de Ray vemos las consecuencias de lo que ha pasado, pues es él quien nos cuenta cómo ha quedado el mundo y nos muestra los diferentes peligros y seres que ahora habitan en él. En cambio a través del diario iremos viendo las causas que provocaron que el mundo esté hecho un completo desastre.

Las descripciones de los lugares y los seres están bien definirías y nada recargadas. Me gusta como la historia tiene un ritmo ágil sin estancarse, en algunas ocasiones la falta de información o la sobrecarga de dudas pueden dar a entender lo contrario, pero realmente nos encontramos frente a una historia que se lee muy, muy rápido.

Los personajes que nos encontramos están bien perfilados, pero por lo general no tienen una evolución muy marcada, a excepción del misterioso personaje que se oculta tras el diario. Este personaje enigmático me ha gustado muchísimo pues es el único que parece dispuesto a ir dando un poquito de luz a todos los enigmas, y aunque no se trata de mi personaje favorito, sí que es esencial para presentar este nuevo mundo.

Ray, el protagonista, se pasa toda la historia desorientado, no es para menos, aunque me hubiera gustado ver un poquito más de decisión por su parte y sentir que poco a poco se iba adaptando a la nueva situación. No podemos olvidar a Eden, la chica de la historia, ella nos muestra uno de los cambios de este nuevo mundo, pues para poder vivir necesita recargar de batería su corazón.

Como no podría ser de otra forma también nos encontramos con un poquito de romance entre nuestros protagonistas. Un romance que se irá desarrollando de forma pausada, tan pausada que no sabrás realmente cuándo llegará (yo pensaba que hasta el segundo libro no llegaría), pero que nos mostrará, en pequeñas dosis, que aunque el mundo se vaya a pique los sentimientos de las personas siempre serán una de las fuerzas más importantes.

En conclusión, Electro es la primera parte de una trilogía electrizante que te mantendrá descolocado de principio a fin. Cargado de acción, peligros, monstruos y misterios nos sumergiremos en una historia adictiva, con un final tan sorprendente que nos dejará esperando su segunda parte como agua de mayo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.