Nunca serás agua, de Patricia A. Miller – Reseña
5 (100%) 1 vote
Nunca serás agua, de Patricia. A. Miller - Reseña

Ficha técnica

  • Título: Nunca serás agua
  • Autor: Patricia. A. Miller
  • Género: Novela romántica
  • Año de publicación: 2019
  • Editorial: Versátil
  • Saga: 1/1
  • Número de páginas: 381
  • PVP: 17.50€
  • ISBN: 9788417451356

Gracias a Versátil por este ejemplar.

Sinopsis del libro Nunca serás agua

La familia, el trabajo y el béisbol son los tres pilares de la vida de Megan Gallagher, la única bombera de la 52 de Chicago. Es valiente y perseverante; pero una decisión errónea puede convertir una vida de esfuerzo y pasión en pesadilla. Una grave lesión llevará a Megan lejos de su felicidad, pero cerca de él, Nicholas Slater.

Nick es fisioterapeuta en el Delorce Medical Center, en Springfield, y le acaban de asignar a una de las peores pacientes de los últimos años. Es temeraria, cabezota y cree que la rehabilitación va a ser pan comido, pero se equivoca, y la inagotable paciencia de Nick llegará al límite cada vez que deba trabajar con ella.

Algoy muy intenso empezará a arder con el paso de los meses. El sarcasmo se convertirá en diversión, el trabajo en compañía y el dolor en consuelo. Pero hay demonios que siempre vuelven y cicatrices que nunca acaban de cerrase.

 

Opinión personal:

Hoy os traigo la Reseña de ‘Nunca serás agua’, un libro escrito por Patricia A. Miller, y publicado por la editorial Versátil.

En este libro conoceremos la historia de Megan Gallagher, una mujer que desde que era una niña ha luchado por seguir el legado de su padre y llegar a ser Bombera. Actualmente, la única de la 52 de Chicago. No es necesario decir el gran esfuerzo y dedicación que Meg ha tenido que poner en cada uno de sus pasos para llegar al lugar en el que se encuentra.

-Encantada, Nicholas Slater. Puedes llamarme Megan.
Nick echó un rápido vistazo a la chica antes de proseguir con los detalles del informe médico. Mary Jo tenía razón: su sonrisa era muy bonita, pero no le resultó simpática. Ella y su enfermero compartían algún tipo de broma secreta que le sentó mal en el acto.

Grant, a parte de ser el mejor amigo de su hermano y su jefe es su ex novio. Pues le fue infiel y ahora mismo, la situación entre ambos está bastante tensa, como es de esperar.

Después de pedirle mil veces a su jefe que el nuevo no puede seguir en el equipo, que termina con su paciencia, que hace las cosas a su manera sin tener en cuenta el protocolo, y que pone en peligro a todo el equipo, Grant, le deja claro que tiene que seguir ahí, sí o sí. Por lo que Meg tiene que resignarse y continuar ‘enseñándole’. Pero claro, las cosas van a cambiar demasiado porque este mismo chico, al que deberían de haber echado del cuerpo de bomberos, hace algo bastante irracional y consigue que Meg tenga un accidente, pues un trozo de hormigón enorme cae sobre sus piernas lesionándolas por completo.

A pesar de que Meg es una mujer muy fuerte, la recuperación de un accidente de este calibre es bastante tediosa y complicada, pero sobre todo lenta. Por lo que, lo primero que se le pide a nuestra protagonista es lo que jamás podrá tener, paciencia.

Tras la operación, Meg es llevada a un centro especializado en la recuperación de ciertas lesiones (Delorce Medical Center), y allí, acompañada de un amigo al que contrata para ayudarle con la rehabilitación, va a conocer a Nick, un fisioterapeuta que no tiene apenas paciencia hasta que tiene que comenzar a reforzarla, pues Meg no le va a poner las cosas nada fáciles.

-Sí, a me imagino. ¿Y recuerdas lo que hablamos sobre las mentiras y sobre comunicarme si algo va mal? – Megan asintió. Esa parte le había quedado muy clara -. Es primordial, más que cualquier otra cosa. Dependo de tu palabra para saber si puedo forzar mas los ejercicios o no. Por supuesto, si hay inflamación será imposible hacer nada. ¿Tienes alguna pregunta?

Además de ser la pequeña de sus hermanos, Meg también es una gran jugadora de béisbol y una fan incondicional, cosa que también añora desde su terrible accidente.

La relación entre Nick y Meg va a ser bastante tensa, pues ella quiere recuperarse pronto y comenzar a trabajar sin entender que, su lesión necesita tiempo para ser curada adecuadamente, e incluso una segunda operación.

Además, no hace caso a lo que Nick le dice, hace sobreesfuerzos, trabaja la rehabilitación como le da la gana y deja la silla de ruedas antes de tiempo, pero claro, teniendo en cuenta que nuestra protagonista es una cabezota, tampoco nos sorprende.

Nick, poco a poco va a ir compartiendo con ella diferentes momentos que van a ayudarle a pasar por el mal trago, y a la vez, va a surgir entre ellos algo muy intenso pero que arrasará con todo lo que tienen, pues Nick guarda un par de secretos y resulta todo un misterio para Meg.

Bueno, ahora que ya os he contado un poquito de lo que va el libro, os contaré lo que a mí me ha parecido.

Comiendo por la edición que es de tapa blanda con solapas. En la portada podemos ver a Meg, nuestra protagonista bajo un cielo nublado que nos informa de que va a caer un gran chaparrón.

El título del libro es maravilloso, nos cuenta una parte esencial de la personalidad de Meg, pues ella adora el fuego, y el agua es lo único que puede combatirlo. Además, adora estar bajo la lluvia. Si leéis este libro, conoceréis la ‘metáfora’ completa, os aseguro que es muy interesante.

La lectura es más bien lenta, hay momentos en los que la lectura se me ha hecho un tanto densa, debido a que, hay mucha narrativa y un escaso diálogo.

La pluma de Patricia A. Miller es descriptiva, interesante y arrolladora, pues Patricia consigue sumirnos en una historia bastante característica pero muy real, pues, hoy en día, los accidentes son algo muy común que pueden complicarnos la vida sobremanera.

Además, el caso de Meg, en el que, una persona quiere recuperarse antes de lo posible para poder volver a su vida, es un caso que al menos, yo creo que es bastante común, pues todos cuando hemos sufrido algún tipo de lesión nos hemos preocupado más por volver a nuestra vida normal, antes que por una buena recuperación. Y esto, nos hace ver que, a veces, menos no, es más, pues cada lesión necesita su tiempo característico de recuperación, primero, para ser curado adecuadamente, y segundo para no volver a lesionarnos de nuevo por lo mismo.

El libro está narrado en tercera persona, lo que nos saca un poquito de la historia, pues lo hace más impersonal, pero a su vez, nos da la ventaja de poder conocer más profundamente ciertos aspectos de otros personajes.

Hablando de personajes os diré que no hay muchos, pues la historia básicamente se centra en la pronta recuperación de Meg, pero los que hay son bastante necesarios.

Tenemos a la familia de Meg, una familia que da gusto conocer, ya que, se apoya incondicionalmente en cada una de las difíciles situaciones dadas.

¡Era él quien estaba encantado con un caso así! Megan Gallagher era el reto más interesante que había tenido en los últimos años. Vale que su carácter iba a ser un problema, pero entre enfrentarse a ella o abandonar, la primera opción era la que más pesaba en la balanza.
No iba a arrojar la toalla tan pronto. Eso no iba con su personalidad. Ya no.

Nick es un tipo bastante desconcertante, ya que, siente algo por Meg, pero a la vez no quiere sentir nada, tanto por su condición de terapeuta, como por su pasado. Pues es cierto que Nick tiene un pasado complicado, y a pesar de ser un médico maravilloso y con unas características envidiables, no puede realizar operaciones porque un gran miedo atenaza su mente.

Meg sin embargo es todo un ejemplo de superación, he adorado a esta protagonista tanto por su fuerza como por su dedicación. Aunque, si es cierto que, en muchas ocasiones, al ser tan cabezota solo consigue lo contrario a lo que ella necesita, pues con sus equivocadas decisiones tan solo retrasa su recuperación.

La trama del libro es bastante entretenida, desde el principio he conseguido introducirme en la historia y comprenderla. Además, la relación que se establece entre nuestros protagonistas la carga de tensión e intriga.

El final del libro es muy bonito, pues la autora ha conseguido emocionarme y sacar de mí muchas sensaciones escondidas.

Lo mejor:

  • La historia es muy intensa.
  • Megan es una protagonista con mucha fuerza.
  • Es personaje de Nick es muy especial.

Lo peor:

  • Hay momentos en los que la lectura se me ha hecho un poco densa, porque hay mucha narrativa, y poquito diálogo, pero sólo en algunos casos, no es algo contínuo.

FotoReseña

 

Nunca serás agua, de Patricia. A. Miller - Reseña
Nunca serás agua, de Patricia. A. Miller - Reseña
Nunca serás agua, de Patricia. A. Miller - Reseña
Nunca serás agua, de Patricia. A. Miller - Reseña
Nunca serás agua, de Patricia. A. Miller - Reseña
Nunca serás agua, de Patricia. A. Miller - Reseña
Nunca serás agua, de Patricia. A. Miller - Reseña

Booktrailers o vídeos promocionales

Libros que componen la saga

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.