Muñeco diabólico 2019 - Crítica de cine

Ficha técnica:

  • Título: Muñeco diabólico
  • Año: 2019
  • Director: Lars Klevberg
  • Duración: 90min
  • Género: Terror, comedia de terror
  • Guión: Tyler Burton Smith
  • Banda sonora: Bear McCreary
  • Productora: KatzSmith Productions - Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) - Oddfellows Entertainment - Orion Pictures.
  • Distribución: Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)

Sinopsis de la película:

Después de mudarse a una ciudad nueva, Karen le regala a su hijo Andy un muñeco que se convierte en el mejor amigo del niño. Lo que ellos desconocían es que el muñeco es un ser maligno que tiene vida propia. Andy deberá aliarse con otros niños vecinos para detener a esta diabólica criatura que está provocando muertes en la ciudad.

Opinión personal:

Después de 30 años cosechando éxitos, llega el remake de Chucky con un original giro en su argumento que da en la diana para sorprender hasta a los más escépticos.

Soy una gran fan del personaje creado por Don Mancini y Tom Holland en 1988. Partiendo de esa base, admito que acudí al cine con pocas expectativas. Esperaba mejores efectos visuales, obviamente por los avances tecnológicos, pero temía que matasen el clásico de culto que me ha acompañado durante tantos años. En cambio, el noruego Lars Klevberg me ha dado una grata sorpresa con la dirección de esta película.

Nos encontramos con un giro bastante interesante que adapta este clásico a la actualidad con maestría, pero sin perder un ápice de su ingenio. Los artefactos inteligentes son algo que poco a poco nos va ganando terreno. Tenemos desde aparatos que los programamos para que nos hagan la comida o para barrernos la casa, pero lo que más revuelo está causando son esos asistentes personales que comienzan a salvar ciertas carencias efectivas. Aquí es donde nos encontramos con un Chucky, en este caso llamado Buddi, nuevo y dispuesto a darnos un rato del alocado y divertido terror que vivimos en los 80 y los 90.

La historia nos presenta a una importante compañía tecnológica que está haciendo fortuna gracias a la creación de los muñecos Buddi. Estos muñecos son todo un éxito de ventas, los niños desean tenerlo porque no se trata de un juguete cualquiera, Buddi está pensado para ser un amigo y es capaz de hacer cientos de cosas: jugar, hablar, controlar los dispositivos eléctricos… Sin embargo, ¿qué ocurriría si uno de ellos saliese de la fábrica con el software erróneo?

Debido a ese fallo dentro del sistema de nuestro pequeño protagonista, Buddi acaba siendo devuelto a una empleada que termina por llevárselo a casa, pues una madre soltera que no gana lo suficiente para comprarle uno nuevo a su hijo. Andy, recibe de buen agrado su muñeco y, aunque al principio parece que Buddi no actúa como indican las instrucciones, pronto se convertirá en su mejor amigo. Se pasarán los días juntos, jugarán, pasearán, harán bromas… Todo parecerá normal y divertido, hasta que Buddi comienza a tener una actitud diferente, parece aprender por sí solo, tomar sus propias decisiones y no todas son agradables.

Buddi desarrolla su propio instinto asesino y eso nos aleja del muñeco poseído que conocimos con Chucky, pero no por ello será menos perturbador. Pues la idea es magnífica y cuenta con decenas de detalles que nos hacen tener un pie en dos décadas totalmente diferentes: en la original nos encontrábamos con un muñeco poseído por un espíritu maligno que busca venganza a toda costa, en esta ocasión, el muñeco tiene dañado su sistema de violencia y termina obsesionado con proteger a su dueño hasta de sí mismo, no dudará en asesinar a todo aquel que se le acerque y aprenderá las técnicas más desgarradoras de otras películas de culto como La Matanza de Texas, por eso digo que la película es novedosa, pero nos mantiene en sintonía con sus raíces.

En definitiva, admito que me ha sorprendido gratamente este remake. Considero que se adapta a la perfección a lo que se pide en esta época y, a pesar de que el terror con el que juegan los directores de Chucky y Bunnie son dos ideas completamente opuestas, ambas funcionan a la perfección.

Lo mejor:

  • El giro de tuerca.
  • Mantener la esencia pese al cambio.

Lo peor:

  • Nada que destacar.

Reparto principal:

Muñeco diabólico 2019 - Crítica de cine

Aubrey Plaza

Personaje: Karen
Muñeco diabólico 2019 - Crítica de cine

Gabriel Bateman

Personaje: Andy
Muñeco diabólico 2019 - Crítica de cine
Brian Tyree Henry
 
Personaje: Mike
Reseña
Muñeco diabólico 2019
Artículo anteriorFrases de The Blacklist
Artículo siguienteMax, la fugitiva; de Brenna Yovanoff – Reseña
"Hasta Steven Spielberg superó su complejo de Peter Pan"

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.