Lo que queda de mí, de Kat Zhang – Reseña

Lo que queda de mí, de Kat Zhang – Reseña
5 (100%) 1 vote
Lo que queda de mi, de Kat Zhang - Reseña

Ficha técnica

  • Título original: What's left of me
  • Autor: Kat Zhang
  • Género: Ciencia ficción
  • Año de publicación: 2013
  • Editorial: Maeva
  • Saga: 1/?
  • Número de páginas: 399
  • PVP: 17,90 €
  • ISBN: 9788415893011

Gracias a Maeva, por este ejemplar.

Sinopsis del libro Lo que queda de mí

Addie y Eva son dos hermanas que están tardando en asentarse, para gran preocupación de sus padres. Así que cuando Addie da muestras de convertirse en el alma dominante, todos sienten un gran alivio. Sin embargo, Eva nunca llega a desaparecer. Su cuerpo no le obedece, pero ella sigue allí, y solo Addie lo sabe. Y, cuando descubre que existe la posibilidad de volver a caminar, a reír, a cantar… Se aferra a ella con todas sus fuerzas.

Opinión personal

 

Lo que queda de mí ha sido un libro que empecé con muchísimas ganas pero con el transcurso de la historia fui perdiendo un poco el interés, le faltaba algo para que realmente fuera adictivo, pero vamos a analizarlo en profundidad.

Imagina que tienes una hermana gemela. Una persona idéntica a ti y alguien con quien lo compartes todo.

Incluso tu propio cuerpo.

Imagina un mundo, un mundo como el nuestro, en el que cada persona nace con dos almas en su interior. Dos mentes que se turnan para controlar un solo cuerpo, hasta que una de las personalidades se impone sobre la otra, que, simplemente, desaparece. En ese mundo, a este proceso lo llaman «asentarse», y es lo que se espera de todos.

En un principio la autora nos plantea una historia muy interesante, nos encontramos en un mundo completamente normal salvo que al nacer las personas lo hacen con su alma gemela, es decir nos encontramos con dos almas en un mismo cuerpo. Con el transcurso de los primeros años una de las almas desaparece dejándole el control completo a la otra, este proceso se conoce como “asentarse”.  El problema viene cuando las dos almas se quedan en un cuerpo, lo que los convierte en híbridos perseguidos por las autoridades para llevarlos a un centro especializado en estos casos. Esto es lo que les sucede a nuestras protagonistas, Addie y Eva, ellas consiguen esconder su secreto y vivir de forma normal, Addie es quien domina su cuerpo, mientras que Eva vive dentro de ella, en algún lugar de su mente intentando pasar desapercibida, y lo consigue. Al menos durante unos años.

Como podéis apreciar la idea de la que parte esta historia es muy original, aunque he de reconocer que en más de una ocasión me recordó a The host (La huésped), aun así esta historia tenía muchos ingredientes para haberme dejado encandilada, pero en un final creo que la autora no supo jugar bien con los elementos que tenía entre manos, dejándome un poco descolgada a mitad de la historia.

Addie no tenía ninguna culpa. Nunca me había pasado por la cabeza que fuese culpa de Addie. En todo caso, mía. Yo era la que no había desaparecido cuando debería haberlo hecho. Yo era la que le había estropeado la vida para siempre.

Los personajes son curiosos a más no poder, en un principio creía que iba a salir loca, porque la mayoría de personajes que conocemos son híbridos y esto nos provoca un montón de nombres y de cambios de personajes en una misma escena. Aún con la curiosidad que me despertaron, no conseguí engancharme a ellos, veía personajes superficiales y planos, su evolución es prácticamente mínima a lo largo de la historia. El único personaje al que realmente me enganché fue a la verdadera protagonista de esta historia, que es Eva, sentí su impotencia, sus ganas de vivir, su fuerza, su angustia de depender absolutamente para todo de su hermana. Addie tiene miedo constantemente, miedo a ser descubierta, a que puedan descubrir que Eva no desapareció. Lo que sí queda claro en la historia es el cariño que existe entre estas hermanas, saben lo peligroso que es vivir así, vivir juntas… Pero harían cualquier cosa para que nadie las separara, aunque ello implique que tengan que compartir todo, incluso su cuerpo.

La pluma de Kat Zhang es sencilla y muy rápida de leer, el libro se lee en una sentada aun teniendo casi 400 páginas. La historia está narrada en primera persona por Eva, imaginaros lo que es sentir todo, absolutamente todo lo que puede llegar a sentir Eva, un alma que no tiene control absolutamente para nada, dependiente hasta de cada paso que da.

Podían ser una familia normal, con las preocupaciones normales. Podían ser felices.

Podían. Ellos.

No se daban cuenta de que no eran «ellos». Seguíamos siendo «nosotros».

Yo seguía allí.

«Addie y Eva, Eva y Addie» solía canturrear mamá cuando éramos pequeñas mientras nos mecía en brazos. «Mis pequeñas.»

Lo que queda de mi es una primera parte muy introductoria. Tengo la esperanza de que esto solo sea la primera toma de contacto con la historia, según tengo entendido consiste en una trilogía y de verdad espero que en las siguientes entregas consiga engancharme como las 100 primeras páginas de este primer libro.  

En conclusión, Lo que queda de mi nos muestra una historia muy original pero muy introductoria, con unos personajes que todavía tienen mucho que decir porque nos lo presentan de una forma muy superficial y con una trama bastante pausada que espero que mejore en las siguientes entregas, porque pienso continuar con esta trilogía.

Lo mejor:

  • El mundo que nos plantea la autora.
  • El personaje de Eva, tiene una fuerza arrolladora para transmitir sus sentimientos y recuerdos.

Lo peor:

  • Falta profundidad en los personajes.
  • La historia pierde fuerza a la mitad del libro.
  • Demasiado introductorio.

FotoReseña

Lo que queda de mi, de Kat Zhang - Reseña
Lo que queda de mi, de Kat Zhang - Reseña
Lo que queda de mi, de Kat Zhang - Reseña
Lo que queda de mi, de Kat Zhang - Reseña
Lo que queda de mi, de Kat Zhang - Reseña
Lo que queda de mi, de Kat Zhang - Reseña
Lo que queda de mi, de Kat Zhang - Reseña

Booktrailers o vídeos promocionales

3,5/5 Puntos

3-5 puntos

Libros que componen la saga

Autor: Duna

"Hasta Steven Spielberg superó su complejo de Peter Pan"

Comparte este artículo en
Shares
Ir a la barra de herramientas