Diario del búnker, de Kevin Brooks – Reseña

Diario del búnker, de Kevin Brooks – Reseña
4 (80%) 3 votes
Diario del búnker, de Kevin Brooks - Reseña

Ficha técnica

  • Título original: The bunker diary
  • Autor: Kevin Brooks
  • Género: Misterio
  • Año de publicación: 2015
  • Editorial: Destino
  • Saga: 1/1
  • Número de páginas: 304
  • PVP: 15,95 €

Gracias a Destino, por este ejemplar.

Sinopsis del libro Diario del búnker

«Estoy en una vivienda de techo bajo, toda ella de hormigón encalado. A lo largo del pasillo principal hay seis habitaciones. No hay ventanas. Ni puertas. Sólo se puede entrar en el ascensor. ¿Qué me va a hacer? ¿Qué voy a hacer yo?»

Linus, un joven de dieciséis años, se despierta atontado en un búnker. Lo han secuestrado. No entiende por qué. Nadie se comunica con él. Su único contacto con el exterior es un ascensor que baja cada mañana con provisiones. Días más tarde en el ascensor aparecen otras personas a las que también han secuestrado.
No tienen nada en común entre ellos. ¿Qué quiere el secuestrador?

Opinión personal

 

Una portada y un título muy sugerentes son lo primero que destacaría de Diario del búnker, un libro escrito por Kevin Brooks, pues no conocía otra cosa, ni siquiera la sinopsis, y aun así tenía la sensación de que me iba a encontrar con una historia muy especial. Pues bien, una vez terminada puedo asegurar que no me equivoqué.

Linus es un adolescente que sin saber cómo ni porqué es secuestrado y llevado a un lugar muy extraño. Este lugar parece estar bajo tierra y es una casa preparada para seis personas. A los pocos días van llegando el resto de secuestramos. Son personas aleatorias, diferentes, sin ningún tipo de conexión entre si y sin la menor idea de qué hacen ahí.

Poco a poco irán dándose cuenta de que están sometidos a una especie de juego macabro, con unas reglas que no llegan a comprender, pero de lo que sí están seguros es que los vigilan en todo momento y que cualquier movimiento en falso puede salirles muy caro.

Otra cuestión que hemos tratado de discutir es: ¿CÓMO VAMOS A SALIR D AQUÍ? Y ha sido en ese momento cuando todos nos hemos callao, y uno tras otro hemos levantado los ojos hacia la rejilla del techo. La rejilla nos devolvía la mirada y se burlaba de nuestro silencio con su frío ojo de color blanco. Todo lo ve, todo lo oye.

El autor tiene un claro objetivo y es crearnos una situación de continua confusión, pues bien lo consigue y con creces, pues al igual que el protagonista el lector no entenderá absolutamente nada durante toda la historia.

Este libro tiene muchos más matices de los que se puedan apreciar a simple vista. Veremos como la cordura de los personajes pende de un hilo en muchísimas ocasiones, pues alguien los somete a situaciones inhumanas, falta de comida, de agua, vigilancia constante, aislamiento,... Por todo ello viviremos algunos momentos donde la locura se hace presente, y aunque no entendamos nada, no podremos dejar de leer hasta el final.

Aunque tenemos muy pocos personajes en esta historia, no llegaremos a profundizar en ninguno de ellos, a excepción del protagonista. Linus nos narra la historia a través de un diario que escribe dentro de este búnker. Nos contará todo lo que sucede dentro, los recuerdos de su antigua vida, los nuevos personajes que van llegando, todo lo que intentan hacer por salir de allí… Absolutamente todo lo que lleguemos a conocer lo haremos a través de él y su diario, por lo que a Linus llegaremos a conocerlo muy bien, pero al resto de personajes los conoceremos a través de sus ojos, esto da lugar a que no tengamos una opinión muy objetiva de ellos.

Lo odio todo. Incluso esto, esta ridícula libreta, este diario, o como sea que haya que llamarlo. Lo desprecio. Porque ¿de qué me sirve, al fin y al cabo? ¿Para quién escribo? ¿Quién eres? ¿Por qué te hablo? ¿Qué vas a hacer para ayudarme?

Nada

Menos que nada.

Sin duda destacaría la rapidez con la que se puede leer este libro, la pluma sencilla de Kevin Brooks nos hará pasar las hojas en apenas un suspiro y la incertidumbre con la que rodea toda la historia te creará ansiedad por querer saber más y llegar a una conclusión final.

El problema principal viene en el final, conforme iba viendo que avanzaba en la historia y no resolvía nada, comenzaba a temerme lo peor, y así fue. Nos encontramos con una última página donde decimos, ¿no hay más? ¿Se quedó sin tinta? ¿Sin papel? No sé exactamente qué pasó, ni la intención del autor ante un final de estas características, pero me quedé con mil dudas, dudas que no me permiten calificar esta historia como realmente se merece.

[…] Pero no podrás matar mis pensamientos. Los pensamientos no necesitan de un cuerpo. No necesitan el aire. No necesitan comida, ni agua, ni sangre. Aunque me mates, no dejaré de pensar en ti. ¿Entiendes lo que quiero decir? Voy a pensar en ti hasta el final de los tiempos.

Y es una promesa en firme.

Piensa en eso, tío.

Piensa en eso.

En conclusión, Diario del búnker te sumerge en una historia donde alguien decide jugar con la vida de seis personas totalmente diferentes y sin ninguna conexión entre si y las somete a vivir bajo unas normas sin sentido alguno, lo mismo pasan hambre, que sed, que frío… Sin salida posible y bajo vigilancia constante, viviremos una historia donde la locura acecha con hacerse presente en cualquier momento.

Lo mejor:

  • La historia que nos plantea el autor es desgarradora.
  • Consigue engancharnos desde el principio.
  • El protagonista me ha parecido un personaje muy completo.

Lo peor:

  • El final le resta puntos al libro, sencillamente porque NO hay final.

FotoReseña

Diario del búnker, de Kevin Brooks - Reseña
Diario del búnker, de Kevin Brooks - Reseña
Diario del búnker, de Kevin Brooks - Reseña
Diario del búnker, de Kevin Brooks - Reseña
Diario del búnker, de Kevin Brooks - Reseña
Diario del búnker, de Kevin Brooks - Reseña
Diario del búnker, de Kevin Brooks - Reseña

Booktrailers o vídeos promocionales

4/5 Puntos

4 puntos

Autor: Duna

"Hasta Steven Spielberg superó su complejo de Peter Pan"

Comparte este artículo en
Shares
Ir a la barra de herramientas