Tengo un Whatsapp, de Susana Rubio Girona - Reseña

Ficha técnica

  • Título original: Tengo un Whatsapp
  • Autor: Susana Rubio Girona
  • Género: Juvenil, Amor
  • Año de publicación: 2018
  • Editorial: Autopublicado
  • Saga: 1/1
  • Número de páginas: 366
  • PVP: 15,80 €
  • ISBN: 9781981744176

Gracias a  Susana Rubio por este ejemplar.

Sinopsis

Andrea es la señorita prudencia, ella mismo lo dice. No le gustan las aventuras, el peligro y mucho menos el sexo sin sentimientos de por medio. 
Víctor es el descaro personificado, o sea, todo lo contrario. Es divertido, bromista y demasiado guapo según nuestra protagonista. 
Parece que entre ellos surge una fuerte conexión pero los astros no se han alineado correctamente y una serie de fortuitos (y no tan fortuitos) sucesos impiden que Andrea y Víctor disfruten de su historia de... ¿Amor? 
Si quieres reír, suspirar de amor y morderte las uñas, este es tu libro. Descúbrelo. 

Opinión personal

La verdad es que desde que leí la trilogía Alexia, de la autora Susana Rubio Girona, quedé totalmente enamorada de su manera de transmitir emociones y los acontecimientos en sí. Así que no dudé ni un minuto en recomendaros su historia, que personalmente me había gustado muchísimo, por lo que la autora se puso en contacto conmigo para enviarme otra de sus maravillosas historias… "Tengo un WhatsApp".

Tenía las expectativas muy altas después de leer su trilogía, he de confesarlo, y una vez más, Susana Rubio se ha superado. Esta autora tiene un don innato a la hora de crear personajes. En esta historia tenemos a Andrea y Víctor como protagonistas, una pareja que me ha encandilado por completo. ¡Qué manera de ser tienen los dos! Dos polos opuestos que dan mucho juego a una historia tan interesante como lo es esta. Andrea, nuestra protagonista femenina, es extremadamente prudente, no le gustan las aventuras, correr riesgos innecesarios, y cuida siempre sus palabras para no tener que arrepentirse en un futuro. Por otro lado, Víctor es todo lo contrario. Descarado, sinvergüenza y decidido. Toda una aventura para nuestra perfeccionista Andrea, que no tardará más que unos capítulos en tener el primer encontronazo con él.

Todas aquellas sensaciones se concentraron en mi sexo y una descarga repartió ese placer por todo mi cuerpo, originando que mis gemidos fueran entrecortados y casi agónicos.
¿Cómo podía sentir tanto placer?
Abrí los ojos al bajar el nivel de excitación, y sin saber cómo, mis manos estaban en su pelo. Me miraba medio sonriendo, con mi humedad en sus labios y con una mirada muy muy explícita: quiero hacerte mía.

En Andrea he visto una transformación, está claro que después de todo lo que ocurre en la novela, la protagonista cambia, empieza siendo una persona y acaba siendo una completamente diferente gracias a nuestro Víctor. Aissssh, este Víctor. Nos hace suspirar, ¡como poco! Qué personalidad tan arrasadora, tan carismática. Era cuestión de horas que nuestra Andrea cayera rendida a sus pies. Sin embargo, es complicado mantener una relación -incluso amistosa- cuando dos personas chocan tantísimo… por lo que los primeros roces entre ellos no tardan en llegar.

Y no sólo nuestros protagonistas están bien creados, también nuestros secundarios. Álex, el mejor amigo y compañero de piso de Víctor; también se hace un hueco muy importante en la historia, no solamente en la vida del protagonista sino también en la de Andrea. También he disfrutado muchísimo de Noelia, o Noe, la mejor amiga de Andrea, creo que es, en ocasiones, ese punto de locura que nuestra prota necesita y que la impulsa a hacer locuras. ¿Y cómo olvidarme del pasado? Esos ex que muchas veces no terminan de irse del todo… Tania, exnovia de Víctor no tardará en hacer su aparición por los discotecas de moda para ponerse remolona con él… Y el mismo plan con Andrea efectúa Marco, su ex… Complicado cuando has sentido tanto. ¿Será cierto lo que dicen de que donde hubo siempre queda?

Esa canción podría resumir un poco nuestra situación. Ni Víctor ni yo queríamos volver a tropezar con la misma piedra y nuestras últimas historias nos habían marcado bastante, tanto como para temer dejarnos llevar y que el otro nos rompiera el corazón. ¿Qué hacer entonces? ¿Parar aquello? ¿No dejarlo fluir? ¿Ir en contra de nuestros deseos? ¿De nuestros sentimientos?
La teoría era muy sencilla pero la práctica era otra cosa. Era bastante más complicado.

La prosa de la autora es una auténtica bomba. Ya lo comenté en la reseña de la trilogía Alexia, Susana Rubio Girona tiene una forma de narrar que te engancha desde la primera página. Crea personajes muy cercanos, directos y con los que te puedes identificar fácilmente porque tienen problemas muy básicos y normales, creo que es esa simplicidad donde erradica su gran éxito escribiendo. Por otro lado, no es una historia pesada, tiene 360 páginas aproximadamente y son las perfectas para comprender todo perfectamente y que no tengas la sensación de que hay páginas de relleno totalmente prescindibles. Sí que en ocasiones he echado de menos alguna indicación de quién era quien hablaba, puesto que por norma general, la historia está narrada en primera persona por Andrea, pero a veces cambia de tercio y la narra Víctor, Álex… Y es complicado hacerte a ese cambio sin un indicio que te lo aclare.

Cerré los ojos intentando seguir el hilo de todo lo sucedido aquella noche pero entre la barra de aquel pub salsero y la mañana había un lapsus mental increíble. Lo recordaba a trozos, vagamente y como si no fuera conmigo.
La barra. Mi copa. Una chica morena. Charlamos. Reímos. ¿Bailamos? Sí, bailamos. Otra copa… Salí con ella… Un coche desconocido… Mi piso… Y hasta ahí puedo leer. No recuerdo nada más. Puto alcohol, no hay que ser muy listo para averiguar el final.

La temática del libro es juvenil-romántica. Está destinada a un público más joven, que no pequeño, porque tenemos unas cuantas escenas eróticas subidas de tono que no tienen cabida en un público más joven. Por otro lado, he de decir que me encanta encontrar esos ápices de novela erótica entre sus letras y que desde aquí animo a la autora a que algún día se atreva con una novela puramente del género erótico, creo que tendría muy buena mano haciéndola.

En conclusión, "Tengo un WhatsApp" ha sido una historia muy entretenida, agradable y divertida, donde, de la mano de Andrea y Víctor, aprendemos lecciones muy importantes sobre la personalidad, la familia, la amistad y el amor. Os la recomiendo para todos los amantes del género romántico y destinado a un público juvenil, la disfrutaréis tanto como yo.

Lo mejor:

  • Lo bien creados que están nuestros personajes.
  • La pluma de Susana Rubio Girona.
  • La historia en sí.

Lo peor:

  • A veces he echado de menos indicadores de quién habla.

FotoReseña

Tengo un Whatsapp, de Susana Rubio Girona - Reseña
Tengo un Whatsapp, de Susana Rubio Girona - Reseña
Tengo un Whatsapp, de Susana Rubio Girona - Reseña
Tengo un Whatsapp, de Susana Rubio Girona - Reseña
Tengo un Whatsapp, de Susana Rubio Girona - Reseña

Libros que componen la saga

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.