Como ya sabréis, uno de mis autores favoritos es el catalán Albert Espinosa, cuya trayectoria literaria he leído al completo y cuyos libros me han encandilado. Así que, como no podía ser de otra manera, cuando escuché que iba a lanzar otro libro no dudé ni un segundo en ir a comprarlo.
«El mundo azul» es el título con el cual Espinosa ha superado todas mis expectativas. Es el libro que más me ha gustado hasta el momento y el cual quiero compartir con todos vosotros.

La chica cabreada fue la última en repartirse la vida de aquel chico al que yo no había conocido. Sonrió por primera vez y dijo:

Me quedo con tu amor,
tu energía,
tu ilusión,
y tu forma de desearme.

Seguidamente tiraron las cenizas a aquel enorme agujero. La chica joven que parecía mayor añadió pinturas de diferentes colores que tenían alrededor en unos botes. Puso mucho rojo y amarillo. Niño añadió un poco de naranja y Tronco algo de azul, muy poco.

Los personajes es la parte que da vida a la trama. Desde el principio encontramos a un elenco de personajes muy breve. La historia tiene su principio y su fin con unos mismos personajes, a pesar de que a medida que la historia avanza se van conociendo otros personajes secundarios. Como principales tenemos a unos chicos que se alojan en una isla, sin embargo ellos saben la razón por la cual están en esa isla desierta: van a morir en pocos días. Contando con ello, en esa isla tienen que aprender cientos de cosas que la vida aún no les ha enseñado. En ningún momento se nos dan nombres de los personajes, tan solo motes que van adquiriendo por hechos que realizan. Una de ellas es «la chica enfadada», «la chica joven que parecía mayor», Tronco, y Niño. Al que más cariño se le coge en toda la trama es a Niño, que ayuda a nuestro protagonista a conseguir sus propósitos y a amar su propio caos.

Siempre me ha entusiasmado marcar el ritmo del mundo. Jamás escucho el sonido de la calle; no es agradable. Las conversaciones de la gente siempre versan sobre quejas. Quejas sobre la vida, su pareja y su trabajo. Quejarse no tiene ningún sentido.

Siempre he creído que los problemas no existen, se crean pensando.

Un problema es tan sólo la diferencia entre lo esperado y lo obtenido de las personas o de la vida.

La narrativa del libro es perfecta, aunque bastante compleja. No es algo puntual en este libro, todos los libros de Albert tienen una narrativa compleja que cuesta entender a priori, sin embargo a medida que avanza la historia todo se va encauzando. Adoro la cantidad de detalles que Espinosa resalta en los pasajes, para crear los fondos en los que se desarrollan los hechos, y la tremenda personalidad que les da a todos los personajes para que sean inolvidables. Además de ser un libro narrativo, es un libro repleto de pensamientos, de momentos que se nos quedan al leer.

La temática es la parte que más me ha gustado, ya que cuando lees la sinopsis del libro puedes pensar que es un libro deprimente o triste, un libro más que trata sobre enfermedades crónicas y el fracasado intento de superarlas, sin embargo en este libro no se trata la muerte como un tema tabú, sino más bien como una manera totalmente positiva de ver la muerte. Es cierto que contiene muchas partes tristes, puesto que el tema principal entorno al que gira es la muerte, pero lo que Albert nos quiere dar a entender es esa positividad frente a algo totalmente natural y humano.

Un último pensamiento nació de mi caos: «Sí, arriésgate». Esa debería ser siempre la respuesta a cualquier pregunta.

Y fue en ese instante que el mundo azul explotó dentro de mí.

Sin duda alguna este es el libro que más me ha gustado de Albert Espinosa y que recomiendo a todo el mundo… Albert tiene una manera de ver las cosas que hace que te estremezcas con cada frase, y ante todo enseña cosas básicas de la vida  que todos nosotros podemos aplicar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.