Títeres de la magia, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual – Reseña

Títeres de la magia, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual – Reseña
5 (100%) 1 vote
Títeres de la magia, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual - Reseña

Ficha técnica

  • Título: Títeres de la magia
  • Autor: Iria G. Parente y Selene M. Pascual
  • Género: Fantasía, aventuras
  • Año de publicación: 2016
  • Editorial: Nocturna
  • Saga: 1/1
  • Número de páginas: 521
  • PVP: 16,00€

Gracias a Nocturna, por este ejemplar.

Sinopsis del libro

Los nigromantes de la Torre de Idyll no son como dicen los cuentos. Allí nadie sacrifica doncellas ni juega con la muerte, sólo se estudia entre libros y hechizos.

Clarence, que siempre ha vivido ahí, adora esa calma.

Hazan, que conoce el mundo exterior, comienza a cansarse de ella.

Sin embargo, cuando unos venenos letales empiezan a comercializarse por toda Marabilia, ambos deben abandonar esa paz. Alguien tiene que encontrar un antídoto con urgencia... aun si el precio a cambio es uno mismo.

Opinión personal

 

Cuando leí Sueños de Piedra quedé completamente maravillada por la gran historia que crearon Iria G. Parente y Selene M. Pascual. Por ello, las expectativas con Títeres de la Magia estaban por las nubes y temía llevarme una desilusión, una vez leído os puedo decir que nos encontramos frente a una historia muy diferente de la primera, pero cargada de valores, aventuras y unos personajes inolvidables.

Antes de contaros sobre qué trata la historia me gustaría aclarar que ambos libros comparten el mismo mundo y a sus personajes, pero son completamente independientes. No es necesario leer el primero para comprender el segundo, aunque personalmente os recomiendo los dos.

La historia nos presenta a Clarence, un nigromante destinado a ser heredero de la torre que, además, tiene a Hazan como su aprendiz. La vida de estos dos nigromantes es tranquila hasta que tienen que salir al exterior en busca de un antídoto para unos venenos que están acabando con los habitantes de Marabilia. En el momento en el que abandonan la torre comienza su gran aventura, una aventura que los llevará a conocer la realidad del mundo y a conocerse a sí mismos, pues descubrirán que no todo es lo que parece ser.

—Los hechiceros no somos crueles. Lo hacemos lo mejor que sabemos. Puede que el que atendió a su hija no tomase las decisiones correctas, ¡pero no somos todopoderosos! Hay cosas que no podemos solucionar, Clarence. Y esa parece ser una lección que ese hombre no tenía clara. —Lo miro, dolido—. Y creo que tú tampoco. No somos dioses, no somos Elementos, somos… humanos.

Volver a Marabilia ha sido toda una experiencia de recuerdos y nuevas aventuras que se abrían paso sin cesar. Es cierto que nos encontramos con una historia bastante diferente a lo que esperaba, aunque no quiere decir que sea mala, al contrario, la esencia de las autoras vuelve a reflejarse en cada párrafo, los sentimientos estarán a flor de piel en cada línea y no cerraremos el libro sin aprender algo más sobre nosotros mismos, pues si algo me fascina de Iria y Selene es la forma tan directa que tienen para narrar una historia cargada de tantos matices donde siempre seremos capaces de encontrar algo sobre nosotros reflejado en sus palabras.

Los personajes vuelven a ser el punto fuerte de la historia. Son reales. Son completamente reales y esto es lo que acerca tanto al lector. Se equivocarán, aprenderán, sufrirán, se enamorarán… Nos sorprenderemos a nosotros mismos llorando y riendo con ellos como si los conociésemos de toda la vida. Los dos protagonistas son muy diferentes, pero la magia que realizan las autoras en su historia nos dejará perplejos cuando al final veamos cómo sus papeles, en cierta forma, se inviertan y se complementen a la perfección.

Clarence es un joven inteligente que vive acomodado a la protección de la Torre. No ha experimentado lo que puede ser la vida más allá y se ha dejado guiar por las creencias y los ideales de las personas que lo rodean. Deberá aprender que no todo es tan sencillo como parece, que no todo tiene solución, que hay que caer mil veces y volver a levantarse para seguir viviendo… Lo más destacable de este personaje es la gran capacidad que tiene para sentir, el modo en el que le cuesta sacar esos sentimientos al exterior y aprender a vivir con ellos. Aun así, nos encontramos con un personaje que casi en todo momento sabe lo que quiere, pese que a veces le cueste hallar el camino para conseguirlo.

El silencio es un sillón cómodo en el que esperar a que todo pase. El silencio te permite observar, aunque no deja que los demás te vean. Y, como ocurre con todos los peligros, si no te ven, no pueden hacerte daño.

Hazan es pura inocencia en un principio. Reencontrarme con el Hazan de Sueños de Piedra y verlo crecer, madurar, enamorarse… ha sido una auténtica delicia. Sigue sintiendo dudas sobre dónde está su lugar en el mundo, se dejará enseñar y guiar por Clarence sin saber que, algún día, él también tendrá mucho que enseñar.

Entre los personajes secundarios nos encontramos con Arthmael y Lynne, sé esta historia no gira alrededor de ellos, pero para todos los fans de Sueños de Piedra os diré que el descarado de Arthmael no ha cambiado mucho, personalmente sigue siendo uno de mis personajes favoritos; y Lynne ha llegado a convertirse en todo aquello que un día soñó, y ha sido un placer comprobar que, si luchas por tus sueños, estos se pueden hacer realidad.

No nos encontramos tanta acción como se esperaba, pero eso no resta ritmo ni adicción a la historia. Cada una de las páginas conseguirá ponernos la piel de gallina o bien por los intensos sentimientos que experimentan los personajes o por los chaparrones de realidad que les caen constantemente. Diría que la novela se centra más en lo importante que es conocerse a uno mismo y saber hasta dónde se es capaz de llegar en ciertas circunstancias, esta sería la enseñanza más directa que yo sacaría de la novela, aunque hay muchas otras que iréis descubriendo.

La pluma de Iria y Selene es mágica, no podría describirla de otra forma. Me asombra la capacidad que tienen para atrapar al lector en historias tan largas y conseguir que vuelen en sus manos. La narración está perfectamente fusionada, en ningún momento se aprecia que esté creada por dos autoras. Está escrito en primera persona alternando capítulos entre Hazan y Clarence. Esto vuelve a ser todo un acierto, pues la cantidad de sentimientos y emociones que transmiten estos personajes te arañará el corazón.

[…] yo no sé hacer eso que haces tú. —Él frunce el ceño, como si no comprendiese—. Ser tú mismo, todo el rato. Ser tan… transparente. Y te gusta hablar y contarlo todo, y es fácil escucharte… Sin embargo, yo no soy así. No sé ser así. Estoy acostumbrado a que una parte de mí siempre esté cerrada. A salvo. A veces es más cómodo vivir dentro de uno mismo, porque es el único lugar en el que nadie puede juzgarte.

En conclusión, Títeres de la magia nos sumerge en una historia de amor, superación, descubrimientos y aventuras, una historia cargada de valores y enseñanzas. Nos transportaremos de nuevo a Marabilia y recorreremos sus tierras junto con unos personajes adorables que, una vez más, nos robarán el corazón.

Lo mejor:

  • Los personajes.
  • La forma de expresar los sentimientos.
  • La cantidad de valores que reflejan sus páginas.

Lo peor:

  • Nada, no encuentro algo negativo que poder destacar.

FotoReseña

Títeres de la magia, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual - Reseña
Títeres de la magia, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual - Reseña
Títeres de la magia, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual - Reseña
Títeres de la magia, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual - Reseña
Títeres de la magia, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual - Reseña
Títeres de la magia, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual - Reseña
Títeres de la magia, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual - Reseña
Títeres de la magia, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual - Reseña

Booktrailers o vídeos promocionales

4,5/5 Puntos

4-5 puntos

Libros que complementan la historia

Ambas novelas se pueden leer de manera independiente.

Autor: Duna

"Hasta Steven Spielberg superó su complejo de Peter Pan"

Comparte este artículo en
Shares
Ir a la barra de herramientas