Reconexión, de Neal Shusterman – Reseña

Reconexión, de Neal Shusterman – Reseña
5 (100%) 1 vote
Reconexión, de Neal Shusterman - Reseña

Ficha técnica

  • Título: Reconexión
  • Autor: Neal Shusterman
  • Género: Distopía juvenil
  • Año de publicación: 2013
  • Editorial: Anaya
  • Saga: 2/4
  • Número de páginas: 488
  • PVP: 17,95 €
  • ISBN: 9788467842012

 Gracias a Anaya, por este ejemplar.

Sinopsis del libro Reconexión

Gracias a Connor, Lev y Risa, y a las repercusiones de su revuelta en la Cosechadora de Happy Jack, la población ya no puede seguir mirando para otro lado. Tal vez la desconexión sirva para librar a la sociedad de jóvenes problemáticos y, al mismo tiempo, para surtirla de órganos muy necesarios para los trasplantes, pero su inmoralidad ha saltado por fin a la palestra. Connor no da abasto dirigiendo el Cementerio, un refugio para los ASP, chicos que, como él, han huido de la desconexión. Risa, paralizada de cintura para abajo como consecuencia del atentado en la Cosechadora, teme resultar más una carga que una ayuda para él. Y Lev se ve envuelto en un movimiento clandestino que pretende rescatar diezmos, y en el cual se le venera como si fuera un dios. Uno de ellos será traicionado. Otro se escapará. Y el tercero se encontrará con el misterioso Cam, alguien que no existe, y hará un sorprendente descubrimiento sobre lo que se esconde detrás de la desconexión.

Opinión personal

 

Con Desconexión inicié una saga distópica que me impacto desde el principio. Pues bien, su segunda parte no ha sido menos, ya que Reconexión cuenta con los mismos elementos que la primera parte, es decir tendremos misterios, secretos, crueldad, acción... Neal Shusterman no escatima en nada y no nos dejará respirar en ningún momento.

Reconexión comienza justo donde termina su antecesor. Risa, Connor y Lev consiguen que la humanidad comience a darse cuenta de la crueldad que conlleva la desconexión, por lo que comienzan a llegar una avalancha de publicidad intentando recordar lo positivo de esta actividad, controlar a personas con rumbos perdidos, gran cantidad de órganos disponibles para trasplantes… De lo que no hablan es que esa actividad provoca que niños pierdan la vida y la oportunidad de forjarse un futuro.

Gracias a Lev el corte de edad requerido para poder proceder a la desconexión se acorta, algo que al parecer es un gran logro en el final de la primera parte, pero ahora podremos ver como es un arma de doble filo, pues la presión que se ejerce para conseguir desconectables es mayor que nunca.

Pero en esta segunda parte el autor nos sorprenderá una vez más, pues ahora no solo vemos la capacidad de desmembrar a un ser humano para utilizar en otros seres cada una de esas partes, sino que veremos cómo serán capaces de crear vida de la nada.

Las cosas o bien suceden por un motivo, o bien suceden sin motivo alguno. O la vida de uno es un hilo de un glorioso tapiz, o la humanidad es solo un nudo inextricablemente enmarañado.

Esta historia vuelve a desgarrarme por dentro, pero por más que lo intentaba no podía dejar de leer, pues sus páginas me tenían totalmente atrapada. Me gustó muchísimo ver como el autor intentaba presentarnos la otra cara de la moneda, haciéndonos ver que había personas que realmente creían que la desconexión era algo positivo y necesario. Sinceramente nunca llegué a creerlo, pero era curioso como algunos fragmentos pretendían convencer al lector, sobre todo con los anuncios que publicaban, en los cuales me quedé pensando más de una vez, pues no entendía si realmente ellos eran capaces de creérselos.

Los personajes, una vez más son alucinantes, están perfectamente pincelados dejándonos ver sus intenciones, emociones y miedos en cada una de sus palabras. Además de Connor, Risa y Lev en este libro tenemos mucha presencia de otros personajes, lo cual nos aligerará el ritmo de lectura.

Connor ahora carga con el peso del cementerio y su funcionamiento, pues muchísimas vidas dependen de él. Risa intenta ayudar todo lo que puede, pero su condición física la limita demasiado, siente algo muy profundo por Connor y ambos mantienen una especie de relación, aunque la responsabilidad que pesa sobre los hombros de él y la situación en la que se encuentran parece estar deteriorándola.

—A ti te hicieron a conciencia, ¿sabes? Y de tal palo tal astilla.
Y aunque Cam sabe bien a quién se refiere él, le dice:
—Esta astilla viene de muchos palos, tienes que especificar.

Connor y Risa como veis protagonizan una parte de la historia y la otra es protagonizada por Lev quien todavía se conoce como el aplaudidor que no aplaudió. Tienen un acuerdo con las autoridades mediante el cual ayuda y aconseja a chicos problemáticos. El cambio de este personaje es brutal desde el inicio de la saga hasta ahora, pues cambia radicalmente sus objetivos y lo mejor de todo es que lucha para conseguirlos.

Los nuevos personajes que encontramos dan un mayor dinamismo a la historia, haciendo que sus caminos se crucen indirecta o directamente con nuestros protagonistas. Starkey es un niño que fue colado por la cigüeña y ahora sus padres firman la autorización para que sea desconectado lo cual le obliga a huir, es un chico inteligente, fuerte y decidido cuya ambición principal es ser el líder esté donde esté. Miracolina nos vuelve a mostrar la misma situación que vivimos con Lev en el libro anterior, es un diezmo y acepta con total consentimiento la desconexión, pues cree que es lo correcto. Por otro lado nos encontraremos con Cam, la gran revelación de esta historia, no os diré mucho de él, solamente una cosa, no es un desconectable.

Una vez más me veo obligada a repetirme, pues sigo pensando que la imaginación de Neal Shusterman es prodigiosa. Este mundo que nos crea nos sumerge en una distópia única y adictiva, algo totalmente sorprendente a día de hoy, pues este género esta sobre explotado. Su prosa es sencilla y ligera, cuenta con las descripciones justas para posicionar al lector y los diálogos perfectos para poder entender las emociones que sienten sus personajes. El ritmo por lo general es constante, siempre estará ocurriendo algo que consigue mantener activa esa sensación de angustia y terror que viven los protagonistas.

El final nos deja  con unas ganas increíbles de saber más, mucho más. Lo considero un final perfecto para una continuación digna de una saga alucinante. Las historias parecen cerrar un capítulo para abrir otro, por lo que… ¡NECESITO EL SIGUIENTE YA!

—Cierto, cierto. Pero hay un problema. Tú eres católica, ¿no es así?
—Sí.
—Y quieres ser desconectada voluntariamente.
—¿ Y...?
—Bueno... si tu alma deja este mundo, entonces la desconexión voluntaria no se diferencia en nada del suicidio asistido. Y en la religión católica, el suicidio es un pecado mortal. Lo que quiere decir que, según tus propias creencias, irás al infierno.

En conclusión, Reconexión es una buenísima continuación capaz de superar a su primera parte. El autor consigue su objetivo con creces pues nos sumerge en un angustioso mundo donde viremos una historia enfrentándonos a la crueldad de una sociedad que asegura hacer lo correcto. Nuestros protagonistas tienen como objetivo seguir viviendo un día más. Sin duda una saga que recomiendo a todo amante de las distopías.

Lo mejor:

  • Todas las emociones que te transmite el autor.
  • Los personajes.
  • Ya no solo tenemos desconexión, sino también reconexión por lo que la cosa se complica y me encanta porque nos deja una historia mucho más compleja y elaborada.

Lo peor:

  • Algunos capítulos se me hacen un poco lentos.

FotoReseña

Reconexión, de Neal Shusterman - Reseña
Reconexión, de Neal Shusterman - Reseña
Reconexión, de Neal Shusterman - Reseña
Reconexión, de Neal Shusterman - Reseña
Reconexión, de Neal Shusterman - Reseña
Reconexión, de Neal Shusterman - Reseña
Reconexión, de Neal Shusterman - Reseña

Booktrailers o vídeos promocionales

4,5/5 Puntos

4-5 puntos

Libros que componen la saga

Autor: Duna

"Hasta Steven Spielberg superó su complejo de Peter Pan"

Comparte este artículo en
Shares