Bajo la noche eterna (libro), de Veronica Rossi – Reseña

Bajo la noche eterna (libro), de Veronica Rossi – Reseña
5 (100%) 1 vote

Ficha técnica

  • Título original: Through the Ever Night
  • Autor: Veronica Rossi
  • Género: Distópico juvenil
  • Año de publicación: 2013
  • Editorial: Ediciones B
  • Saga: 2/3
  • Número de páginas: 352
  • PVP: 16,00 €
  • ISBN: 9788415579250

Sinopsis  del libro Bajo la Noche Eterna

Han pasado muchos meses desde que Aria y Perry se vieron por última vez. La madre de Aria ha muerto. Perry se ha consolidado como Señor de la Sangre de los Mareas. Durante largo tiempo han soñado con el reencuentro. Creen que todo está bajo su control.

Pero a los Mareas no les gustan los que vienen del exterior y poco a poco Perry pierde el control de su tribu. Nada va de acuerdo con lo esperado. Para completar, las tormentas de éter son cada día peores y la única esperanza que tienen para poder sobrevivir es llegar al Azul Perpetuo.

Pero ¿acaso existe de verdad este lugar? Amenazados por falsos amigos y enfrentándose a diversas tentaciones, Aria y Perry tendrán que descubrir si su amor es capaz de sobrevivir a esta noche eterna.

Opinión personal

 

Después de leer Bajo el cielo eterno no podía hacer otra cosa que sumergirme en su segunda parte: Bajo la noche eterna. Por suerte cuento con la trilogía al completo en mi estantería, pues sospechaba que una vez comenzara con esta trilogía, no podría parar, y así fue, pues en esta segunda parte Veronica Rossi nos deja doble dosis de acción y nos presenta muchísimo mejor este mundo que ha creado.

La historia comienza pasados unos meses del final del libro anterior. Los caminos de Perry y Aria han tomado rumbos diferentes y aunque en sus corazones se tienen presentes, no han vuelto a verse.

Aria ha dejado de ser la chica que conocimos en un principio, pues ahora es mucho más decidida, valiente y lo más importante, sabe cómo defenderse ella misma. Todavía sigue intentando asimilar la muerte de su madre y para colmo desde Ensoñación la chantajean para ayudarles a encontrar “El Azul Perpetuo” pues las tormentas de éter amenazan con destrozarlo todo.

Su respuesta no había cambiado nada. La verdad era que sin importar cuanto intentara no hacerlo, la extrañaba. Siempre.

Perry por otro lado se ha convertido en Señor de los Mareas, y deberá guiar y proteger a su tribu por encima de todo. El problema principal al que tendrá que enfrentarse Perry, además de las tormentas de éter,  es a tener que elegir entre los Mareas y Aria, pues ellos no la aceptan.

Como todos sabréis la primera parte de esta distopía me encantó, nos sumerge en un mundo diferente con unos personajes muy originales y completos. En esta segunda parte conoceremos mucho más de los protagonistas, veremos sus miedos y dudas al estar separados y como intentan anteponer la seguridad de los demás a sus propios corazones, pues aunque quieren estar juntos, la situación en la que se encuentran no se lo permite.

Seguiremos viendo la total distinción que se hacen entre los “residentes” y los “salvajes”. Recordemos que los residentes son aquellas personas que pudieron refugiarse en ciudades protegidas de las tormentas de éter y que contaban con todo tipo de comodidades y tecnología, tanto era así que los habitantes visitaban mundos virtuales donde no corrían ningún peligro y podían ser felices. En cambio, los salvajes no corrieron con tanta suerte, pues al no lograr refugiarse en esas ciudades tuvieron que reagruparse en tribus y para lograr sobrevivir luchaban por los territorios, cazaban para comer… Con el paso de los años el éter ha ido afectándolos otorgándoles habilidades especiales como la capacidad de leer la mente, conocer el estado de ánimo de los demás o desarrollar el sentido del oído, el olfato, la vista…

Todo esto se explica bastante bien en el primer libro, pero en Bajo la noche eterna profundizamos mucho más, conoceremos a personajes que poseen todos estos dones, viviremos como Perry intenta dirigir su tribu y las elecciones que el cargo de “Señor de la sangre” le obliga a tomar... Además los escenarios están tan bien descritos que es muy fácil sentirte parte de la historia y vivirla en primera persona.

El éter fluía, retorciéndose, furioso, y daba a la noche azul un brillo de mármol. Tras la tormenta, el cielo solo se había mantenido en calma unas veinticuatro horas. Ahora ya era poca la diferencia entre días y noches. Las nubes y las sombras azuladas del éter oscurecían las mañanas, y sus destellos iluminaban las noches. La claridad y la oscuridad se fundían, y sus límites se difuminaban y convertían el tiempo en un día interminable. En una noche eterna.

La historia se dividirá en dos caminos, por un lado Perry deberá quedarse y ejercer su papel como “El rey de la Sangre”. En cambio Aria emprenderá un viaje con Rugido con la intención de buscar El azul perpetuo. Por lo que con Perry conoceremos como es la convivencia dentro de las tribus y con Aria y Rugido conoceremos nuevas tribus y personajes muy importantes en la historia.

Si tengo que poner un pero es la cantidad de personajes con los que me encontré, todos ellos bien perfilados porque sabíamos quiénes eran, sus dones o su papel en la historia, pero aunque la elección de nombres por parte de la autora es muy original, para mí se terminó convirtiendo en un sin vivir. Confundía personajes todo el tiempo por sus nombres, a veces me agobiaba que en una página se nombraran entre 8-10 personajes, cuyos nombres eran Escondido, Escondite, Arroyo, Arrecife… En fin en más de una ocasión me volvió un poco loca.

La pluma de la Veronica Rossi ha vuelto a conquistarme, me encanta su sencillez a la hora de desarrollar escenas bastante complicadas de narrar y, aunque el problema con los nombres de los personajes me retrasaba en la lectura, nos encontramos con una historia ágil y adictiva con un toque muy original, algo difícil dentro del género distópico.

En el final guarda alguna que otra sorpresilla, pues hay personajes que nos llegarán a sorprender para bien o para mal y nos encontraremos con un par de giros, que yo personalmente no los esperaba. Además nos dejará la misma sensación que con el primer libro de la trilogía, pues necesitaremos tener el siguiente a mano para devorarlo una vez más, esta tercera parte lleva por título “Hacia el azul perpetuo”, el titulo ya nos desvela lo que se nos avecina.

─¿Crees que es la última vez que sus humores van a afectarte? ─prosiguió Arrecife─. Pues quítatelo de la cabeza. Estás atado a una chica a la que nadie quiere por aquí. No se me ocurre nada peor que eso. Te está nublando el buen juicio...
─Eso no es...
─Sí, Perry. No puede quedarse. Eso tienes que comprenderlo. Después de lo que acabas de hacer, los mareas no la aceptarán, eso es seguro. La has escogido a ella, y no a ellos.

En conclusión, Bajo la noche eterna es una segunda parte con mucha fuerza que nos perfila más profundamente las características de este mundo creado por Veronica Rossi. Si baja la puntuación con respecto al libro anterior es por el caos que formé en mi mente con tantísimos personajes, pero en sí la historia se mantiene en la misma línea y los protagonistas sencillamente me encantaron. Nos encontramos en un mundo muy peligroso donde buscar refugio es la única forma de sobrevivir.

Lo mejor:

  • Unos protagonistas perfectamente perfilados.
  • Un mundo realmente original.
  • Giros y sorpresas en la trama que no te esperas.

Lo peor:

  • Demasiados personajes, había momentos de auténtica confusión con ellos.

FotoReseña

Bajo la noche eterna, de Veronica Rossi - Reseña
Bajo la noche eterna, de Veronica Rossi - Reseña
Bajo la noche eterna, de Veronica Rossi - Reseña
Bajo la noche eterna, de Veronica Rossi - Reseña
Bajo la noche eterna, de Veronica Rossi - Reseña
Bajo la noche eterna, de Veronica Rossi - Reseña
Bajo la noche eterna, de Veronica Rossi - Reseña
Bajo la noche eterna, de Veronica Rossi - Reseña
Bajo la noche eterna, de Veronica Rossi - Reseña

Booktrailers o vídeos promocionales

4/5 Puntos

4 puntos

Libros que componen la saga

Autor: Duna

"Hasta Steven Spielberg superó su complejo de Peter Pan"

Comparte este artículo en
Shares
Ir a la barra de herramientas