Merche Diolch nos cuenta cómo nació ‘Destino’

Merche Diolch nos cuenta cómo nació ‘Destino’
5 (100%) 1 vote

Merche Diolch llega esta semana a 'cartas de autor' y nos deja unas palabras contándonos cómo nació 'Destino'.

Todavía me parece ayer cuando Merche Diolch vino a Albacete a presentar Encrucijada y me dejó fascinada al conocer el maravilloso mundo y la cantidad de trabajo que se escondían en esas páginas. Ahora, tenemos a la venta Destino, su segunda entrega, la cual promete seguir emocionándonos y dejándonos pegados a sus páginas una vez más.

Una vez más, tenemos a Merche por aquí contándonos cómo nació esta nueva historia y adelantándonos que los sentimientos que se narran podrán calarnos muy hondo.

Tanto Encrucijada como Destino han sido publicadas por la editorial Kiwi. Además, tienen una de las portadas más bonitas que he visto en mucho tiempo.

Aquí os dejamos las maravillosas palabras que la autora ha regalado a Entre Metáforas.

Captura de pantalla 2016-09-24 a las 15.58.53

Con Destino regresamos al mundo Rapax.

Es una distopía ambientada en el año 2070 donde sus protagonistas son Falco y Feles. Ya los conocimos en Encrucijada y sé de buena tinta que consiguieron llamar la atención de muchos de los lectores que decidieron darle una oportunidad a esta novela.

En esta nueva aventura regresamos a Nueva Esparta y conoceremos un poco más Nueva York Twin, el Gregem, los haddasus y todo lo relacionado con este mundo no tan lejano a nosotros. Gracias a los flashbacks como instrumento narrativo os muestro todo lo que rodea y rodeó en su día la relación de esta pareja tan peculiar hasta el momento presente, donde... Bueno, esto será mejor que lo descubráis vosotros.

Fue una historia difícil de narrar, no por no saber qué contaros porque como muchos ya sabéis esta aventura estaba en mi cabeza desde mucho antes de que su antecesora llegara al Fin, sino por la historia en sí que cuenta y que por determinadas razones conseguían ponerme la carne de gallina mucho antes de escribir o describir la escena (reconozco que los he cogido cariño).

Como buena novela romántica acaba bien y como su creadora solo espero que disfrutéis de sus páginas, de la historia que os presento y que me cuidéis muy mucho a mis niños porque ellos lo merecen.

Nos leemos 😉

El destino está escrito y tú solo sigues el camino trazado.
Jamás engañarás al Destino…
Falco vivía su mejor momento, antes de que su mundo se desmoronara.
Destinado a ser un Rapax desde que nació, ha vivido siempre para rebelarse contra ello; solo el saber que se casaría con el amor de su vida aliviaba la presión de ser heredero de un cargo que le asfixiaba.
De pronto, su idílica vida da un revés y todo cambia.
El caprichoso destino mueve sus hilos para demostrarle que esa batalla no podría ganarla.
Cuando tu vida está prefijada desde la infancia. Cuando has encontrado el amor verdadero y has perdido. Cuando el mañana te espera debes a hacer una elección: seguir el camino marcado por otros o decidir tu propio destino. A veces, para descubrir quién eres, hace falta romper las cadenas que te asfixian y mirar de cara a la vida. Aunque hacerlo signifique remover heridas del pasado que creíamos cerradas y descubrir por qué el amor se tornó en odio de la noche a la mañana.
El destino volverá a jugar sus dados y, cuando el peligro ronde a la mujer que creía que sería su esposa, Falco será el único que pueda capitanear su rescate y salvarle la vida.
Ya es hora de que se enfrente a su sino y lo mire cara a cara.
La guerra ha comenzado.
Afrontemos nuestro Destino.

Escena de Destino

     —Le prometí a mi madre que seguiría los pasos de Accipiter —murmuró—, que conseguiría hacer de Nueva América el mejor lugar para vivir. Y mira en qué se ha convertido —espetó.

            Caetus observó el sufrimiento en su rostro.

            —Creíste que hacías lo correcto.

            Falco se rio.

            —¡Fui un cobarde! —gritó, mientras sus ojos se llenaban de lágrimas no derramadas.

            —Chrys... —se preocupó al verle en ese estado.     

            Se limpió la cara con la mano y le dio la espalda de nuevo.

            —Estoy bien.

            El haddasu se acercó hasta su amigo y le agarró del hombro.

            —Éramos muy jóvenes, inocentes y pensábamos que todo iría bien.

            Él negó con la cabeza.

 

¿Conocéis alguna de las historias de Merche Diolch? ¿No os morís de ganas por sumergiros en esta segunda entrega?

 

 

Avisamos desde aquí a todos los autores que quieran publicar sus cartas en Entre Metáforas, que nos envíen un e-mail a duna86ms@gmail.com

Autor: Duna

"Hasta Steven Spielberg superó su complejo de Peter Pan"

Comparte este artículo en
Shares
Ir a la barra de herramientas