Los príncipes azules también destiñen, de Megan Maxwell – Reseña

Los príncipes azules también destiñen, de Megan Maxwell – Reseña
Vota este arículo
Los príncipes azules también destiñen, de Megan Maxwell - Reseña

Ficha técnica

  • Título original: Los príncipes azules también destiñen
  • Autor: Megan Maxwell
  • Género: Romántica
  • Año de publicación: 2017 (Reedición)
  • Editorial: Esencia
  • Saga: 1/1
  • Número de páginas: 384
  • PVP: 15,90€
  • ISBN: 9788408162766

Gracias a Esencia por este ejemplar.

Sinopsis

Sam y Kate se conocieron de jóvenes y, tras vivir un idílico amor, que para ellos traspasó fronteras, formaron una preciosa familiar y fueron muy felices... hasta que sucedió algo inesperado.

Terry, hermana de Kate, y Michael, hermano de Sam, siempre han estado junto a ellos. Y aunque saltan chispas cada vez que se ven, el roce hace el cariño, y ambos son conscientes de que lo suyo puede terminar en un auténtico cortocircuito, por lo que intentan no enredar más las cosas.

Sin embargo, la vida es caprichosa y todo se complica entre los cuatro. Nada es lo que parece: ni el malo es tan malo, en el bueno lo es tanto, porque aquí, el que no destiña que levante la mano.

Los príncipes azules también destiñen te demostrará que las segundas oportunidades existen, sobre todo, si realmente quieres a alguien con el corazón.

Opinión personal

Hoy os traigo la Reseña de ‘Los príncipes azules también destiñen’ un libro escrito por Megan Maxwell y publicado por la editorial Esencia.

En este libro conoceremos la historia de nuestros dos protagonistas principales, que son Sam y Kate, aunque también van a participar muchísimo en esta historia Ollie, Cat, Michael, Terry y Serena.

Sam y Kate son un matrimonio feliz, junto con sus dos hijas Ollie y Cat.

Michael es el hermano de Sam, y Terry la hermana de Kate. Serena, es la madre de ambas.

Bueno, después de situaros con los personajes, ahora voy a contaros un poquito la historia de ambos.

Kate lo miró apesadumbrada. El hombre al que tenía en un pedestal, al que adoraba, aquel que en un momento de su vida supo entender que ella le estaba pidiendo tiempo… Deseó decirle que no. Ser mala con él, se lo merecía. Pero conocía a Sam, o, por lo menos, creía conocerlo hasta el momento, y sabía por su mirada que se lo estaba pidiendo de corazón. Turbada, asintió, y mientras caminaba hacia el ascensor dijo, sin dirigirle la mirada:

-De acuerdo, Sam, esperaré. Adiós.

Estas cuatro personas (Sam, Kate, Michael y Terry) se conocieron en la isla de Sam y Michael, dos hermanos que no son hermanos, pero que han vivido juntos desde pequeñitos en una casa de adopción, por ello, a pesar de que por sus venas no corre la misma sangre, son hermanos de corazón.

Estos dos chicos, son dos bombones que hacen surf y tienen a todas las chicas locas, pero la suerte, va a estar del lado de Kate, que es quién consigue enamorar a Sam, y de la parte de Terry que a pesar de querer negarlo, tiene como loco a Michael, y viceversa.

Tras unos años, Sam y Kate tienen dos preciosas hijas, Ollie y Cat, y han abandonado la isla para vivir en una ciudad.

Las cosas van de maravilla, ambos trabajan en un bufete de abogados y tienen una vida perfecta. Pero la cosa se tuerce, cuando al teléfono de su marido llega una llamada desconocida de un hospital, pues un coche a su nombre ha tenido un accidente y los pasajeros que han sobrevivido están en el hospital.

Esa llamada, la recibe Kate, y no puede evitar sentir curiosidad por saber quién tiene ese coche y por qué está al nombre de su marido, por ello, asiste al hospital que le mencionan, para ver quién se encuentra allí.

Pero su vida da un completo vuelco cuando llega allí y ve a dos niños pequeños que han perdido a toda la familia que tenían.

-¡Papi, papi! – gritó Sasha más que repuesta -. Mira lo que me ha traído Kate.

La niña le enseñó una Barbie, y un ojeroso Sam asintió. No podía apartar los ojos de Kate. Ella no tenía mejor aspecto que él.

-Gracias, Kate. –Y mirando a la niña añadió -: Vaya, Sasha, creo que es la Barbie que querías, ¿verdad?

-Sí –asintió la niña, y dirigiéndose a Kate preguntó-: ¿Cómo sabías que era la que quería?

Cuando Sam se entera, va corriendo a socorrer a sus niños, y se encuentra allí con Kate, a quien sabe desde ese mismo momento que ha perdido para siempre.

Lo único que Sam puede hacer en este momento es volver a su isla con su hermano y sus dos pequeños para cuidar de ellos y rehacer su vida. Después, cuando todo esté más calmado les dará las explicaciones que sean necesarias a sus hijas, su suegra, su cuñada y como no, su hermano.

Pero esto no termina aquí, porque ni sus hijas ni su suegra están contentas con la situación, y van a ir dando un empujoncito detrás de otro para llevar la situación hasta el lugar que ellas quieran.

Bueno, hasta aquí os he contado un poquito el comienzo de la historia, ahora os contaré lo que a mí me ha parecido.

La edición es muy bonita, de tapa blanda sin solapas.

En ella podemos encontrar Los pies de dos personas, una mujer y uno hombre, ella con unos zapatos de tacón azules y él con unos pantalones azules, todo ello desteñido en el suelo. Esta es la nueva edición, pues la anterior tiene otra portada diferente, y está editada por otra editorial.

La lectura la verdad es que es un poco lenta, al principio me ha parecido incluso repetitiva, pero conforme va avanzando la historia he conseguido engancharme y disfrutar con ella.

La pluma de Megan es un poco diferente a lo que he leído de ella, pues es un poco más lenta y pausada.

El libro está cargado de sentimientos, entre esta familia la verdad que saltan chispas en todos los aspectos, y es que es maravilloso ver como se quieren y lo que están dispuestos a hacer por mantenerse unidos.

La trama de este libro la verdad que es muy común, pues muy a mi pesar, la infidelidad es un tema que siempre está presente en nuestros días. Aunque en el caso de Sam, va un poco más allá por el hecho de tener dos hijos, pero esa historia aguarda muchas, pero que muchas sorpresas.

-Cariño ¿está bien el nudo?

Pero Kate ya no estaba. Había cogido la taza vacía de café y se había marchado sigilosamente, sumida en sus pensamientos. Al llegar al salón escuchó cómo su hermana hablaba de que tenía una cita a las diez y media para una sesión de fotos para la firma Brouruma.

-Oye, preciosa – quiso saber Michael mirando a Kate -. ¿El pesado de tu marido va a bajar hoy o me voy para para la oficina? A las once tengo que estar en los juzgados. Tengo el juicio de los Blaster.

-No tardará. – Intentó sonreír-. Estaba liado con la corbata.

Cuando comienzas a leer este libro, crees que lo sabes todo acerca de los personajes pero no es así, ya que cada uno guarda sus secretos con los que más adelante nos sorprenderán.

Este libro, como todos los de mi queridísima Megan, tiene una ‘protagonista’ de lo más guerrera, que en este caso es Terry.

He de decir que mi personaje favorito sin duda ha sido Terry, pues me ha regalado muchos momentos divertidos, pero también momentos tiernos que me han hecho soñar.

Esta historia, tiene un final precioso, es cierto que en este libro nos encontramos con un gran enredo, con historias llenas de misterio, de dolor, de sentimientos, cargadas de amor y de pasión, que nos encogerán el corazón y nos sacarán una sonrisa.

Lo mejor:

  • La historia está cargada de emotividad.
  • Los personajes principales están muy bien definidos.
  • Tenemos una familia preciosa.

Lo peor:

  • La historia se me ha hecho un poquito pesada a la lectura.

FotoReseña

 

Los príncipes azules también destiñen, de Megan Maxwell - Reseña
Los príncipes azules también destiñen, de Megan Maxwell - Reseña
Los príncipes azules también destiñen, de Megan Maxwell - Reseña
Los príncipes azules también destiñen, de Megan Maxwell - Reseña
Los príncipes azules también destiñen, de Megan Maxwell - Reseña

4.5/5 Puntos

Libros que componen la saga

Autor: Jessi

"Un libro no es un conjunto de palabras impreso en papel, un libro es un mundo abierto a tu imaginación donde cada latir es un sueño".

Comparte este artículo en
Shares