Finales divididos en dos partes: ¿Positivos o negativos?

Finales divididos en dos partes: ¿Positivos o negativos?
Vota este arículo

El otro día estaba navegando por la red, concretamente por una web española bastante conocida llamada Cinemanía, y me topé con un artículo que me impactó bastante y con el que creo que muchos de vosotros estaréis de acuerdo.

Supongo que toda persona que considere el cine como un pasatiempo o afición y pase unas cuantas horas viendo películas y por tanto disfrutando con ellas se habrá dado cuenta de la gran fama que está cogiendo el hecho de coger el final de una historia y dividirlo en dos.  ¿Pero es esto realmente útil para los espectadores o es una simple manera de que se hagan de oro a nuestra costa?

La moda ya empezó en el año 2010 cuando para  el estreno de Harry Potter y las Reliquias de la Muerte decidieron hacer una parte 1 y una parte 2, estrenadas en noviembre de 2010 y en julio de 2011 respectivamente. Como es lógico, los espectadores y fanáticos de la saga creada por J.K. Rowling pusieron el grito en el cielo ante tal aberración, y el productor David Heyman dio incluso explicaciones sobre el por qué necesitaban hacer esta división en un final tan esperado por tantos millones de personas. Las razones fueron “cuestiones de argumento”, a lo que David Heyman alegó que “no existen tramas menores que se puedan omitir”.
Estando los espectadores más o menos conformes, estrenaron en la gran pantalla el final de la ansiadísima saga Crepúsculo, creada años atrás por la novelista Stephenie Meyer. Pues bien, la cuarta novela, conocida como Amanecer… también fue dividida en dos. ¿Casualidad? No lo creemos… La primera parte se estrenó el 18 de noviembre de 2011 y la segunda parte el 16 de noviembre de 2012.
Pero esto no termina aquí, y es que todas y cada una de las sagas que han generado cierta polémica y tienen fama entre toda la población mundial están llevando a cabo este mismo mecanismo… Nos topamos con la trilogía Los juegos del hambre, algo más reciente que las anteriores, ¿y qué vuelven a hacer? Dividir el final en dos partes. La primera parte, titulada Sinsajo: Parte 1 fue estrenada oficialmente el 20 de noviembre y para el estreno de la segunda parte aún nos encontramos esperando hasta el 20 de noviembre de 2015.
Por poner otro ejemplo más, en este caso de una trilogía que aún no ha tenido ninguna de sus dos partes del final emitidas en la gran pantalla: Divergente. Leal: Parte 1 será oficialmente sacado a la luz el 18 de marzo de 2016 mientras que Leal: Parte 2 lo hará un año más tarde, el 24 de marzo de 2017.
Viendo los resultados tan magníficos que les ha dado este mecanismo, no nos extrañaría ver que en la esperada adaptación de Cincuenta sombras de Grey lleguemos al estreno de la última parte con otra división: Cincuenta sombras liberadas: parte 1 y Cincuenta sombras liberadas: parte 2.

Ahora parémonos a pensar… ¿Qué sacamos nosotros y que sacan los productores de que se hagan estas particiones en los finales de sagas y trilogías tan esperados? Pues bien, lo único positivo que podríamos sacar de esta moda que se ha convertido en algo habitual en la adaptación de las sagas es una mayor cantidad de detalles, aunque esto es bastante subjetivo ya que aquí entran los gustos personales de cada una de las personas, lo importante o prescindible que nos parece una parte para incluirla, etcétera…
Sin embargo, ¿qué es lo que sacan ellos? Llenarse los bolsillos a nuestra costa.

Y es que pensándolo objetivamente, ¿hay acaso una necesidad innata de dividir estos finales en dos partes? Nos tiramos meses y meses esperando a que las adaptaciones estén preparadas para que después nos sorprendan en la última escena con un enorme ‘continuará…’, cuando lo único que estamos buscando es ver el final de una saga adaptado y por supuesto una película conclusa.
Y por si esto fuera poco, y no hubiéramos esperado suficiente tiempo para ver la dichosa ‘parte 1’ de una película, nos auguran que esa ‘parte 2’ tardará como mínimo once meses más en estar preparada.

Así que señoras y señores, reflexionen: ¿Qué es lo que hacen con nosotros y con las adaptaciones de estas sagas que tantas ganas tenemos de ver en el cine? Sencillamente aprovecharse de esas irrefrenables ganas que tenemos de verlas para hacerse de oro y que en lugar de un ticket de cine, tengamos que pagar dos para ver la película completa. Completamente denigrante.

Autor: Paola

"A los que buscan aunque no se encuentren; a los que avanzan aunque se pierdan; a los que viven aunque se mueran"

Comparte este artículo en
  • Angusti

    Yo creo que depende del libro…Si es cierto que en Harry Potter lo hicieron muy bien y no me resultó aburrida ni la primera ni la segunda…En cambio creo que Sinsajo parte I si fue un gran MEH en toda regla ya que lo único que hacía tanto en el libro como en la película es grabar anuncios de la rebelión. Aunque he leido Leal no se muy bien que pensar sobre la división tendré que esperar a ver la primera parte para decidir si ha valido o no la pena..Sin embargo tenemos otras trilogias como el corredor del laberinto en el que su última parte, La cura mortal, no va a dividirse en dos y lo agradezco. 🙂

    • Lo cierto es que las productoras no crean este tipo de finales divididos para el disfrute del espectador, sino más bien para que ellos se llenen los bolsillos mientras que nosotros no nos queremos quedar con la duda de cómo terminará una película, e inevitablemente comprados esas dos entradas en lugar de una. En ocasiones suelen meter incluso detalles que uno no considera importantes, aunque ahí entra como ya he dicho, el gusto personal de cada uno. En ocasiones es mucho mejor simplificar las cosas, queda todo más claro 🙂

Shares