Especial + entrevista Lis Haley

Especial + entrevista Lis Haley
Vota este arículo

Hoy os presentamos a Lis Haley, el pseudónimo bajo el que se esconde la  autora sevillana que Dolores Martínez Salido. Lis creció en el seno de una familia maravillosa, y su niñez estuvo marcada por los juegos, los libros y los viajes.

A pesar de que nació en Sevilla, vive actualmente en Mallorca junto con su marido y amigo Gabriel. Una de sus mayores aficiones es la jardinería, a la que incluso se dedicó de manera profesional durante algunos años. La lectura y la escritura se unen a sus aficiones, creando maravillosas historias como las que hoy os vamos a dar a conocer.

Lis Haley es una fan incondicional del género romántico, y así nos lo demuestra a todos los lectores con historias como “Cautivar a un dragón”, “Cautiva y seducida”, “El mar perdedor”, “El mejor de los juegos”, “Un millar de flores”, “Un millar de inviernos” o “Una lección inconfesable”.

1

Tras una desagradable ruptura sentimental con su prometido, Abie Sanders —una joven y brillante arqueóloga americana— decide abandonarlo todo y centrarse en su trabajo. Viaja a la excavación arqueológica que dirige su hermano en el desierto libio sin imaginar el gran peligro que le aguarda: es secuestrada y posteriormente vendida en un mercado de esclavos. 
Abie es el nuevo capricho de Amir Eljall, un sensual y poderoso líder tuareg que guarda un perturbador secreto.
A pesar de intentar escapar y de luchar contra su nueva situación, Abie acabará rindiéndose al irresistible atractivo de su apasionado y seductor amo. Los ardientes encuentros bajo la luna del oasis, la interminable entrega sexual a la que es sometida, el trepidante juego de pactos y posesiones, darán paso a una compenetración dulce y respetuosa, con la que Abie convertirá a Amir en suyo, en cuerpo y alma, para siempre. 
Aventura, erotismo y exotismo se combinan en este sensual relato para dar cuerpo a una apasionada historia de amor, de la que será testigo privilegiado la cálida arena del desierto.

Un encuentro en altamar modifica los planes del marques de Sutton. De repente, el noble ve maniatado su destino a los caprichos de una dama que puede devolverlo a tierra.Un encuentro en altamar modifica la conducta de silencio y secretos que Gisele Rowing se ha impuesto a sí misma. La presencia del marques en su barco la ha vue lto mas impulsiva,menos cuidadosa de resguardar su identidad. Cuando, por fin, lo devuelve a tierra, intenta creer que no volverá a verlo.No cuenta con que el cumplirá la promesa de seguirla, de resarcirse por haberse visto obligado a obedecer sus caprichos. Entonces, comienza un juego que se extenderá por los salones de Londres, por la campiña inglesa, por la incipiente nación norteamericana, por el Mar Caribe.Un juego en el que no se sacan ventajas, en el que, a veces, el le lleva la delantera y otras es ella la que parece dominarlo. Un juego en el que ninguno es mejor que el otro, en el que se verán enredados entre el deseo y la venganza, entre la desconfianza y el amor. Un juego en el que ninguno puede ganar, solo seguir jugándolo. 

Jacob Carrington, marqués de Stratford, no quiere estar en Londres. A pesar de que viaja allí todos los años, se siente mas a gusto en el mar, en las tierras que posee al otro lado del océano, en el Nuevo Mundo. El marqués de Stratford detesta tener que ir a bailes y fiestas a los que se ve obligado a asistir cuando esta en la ciudad. Lady Janice Collins es la hija menos tradicional de una familia tradicional: adora andar a caballo, la vida al aire libre, la lectura. Es incapaz de refrenar la lengua cuando alguien describe como debe comportarse eso que se conoce con el absurdo concepto de dama. En contra de eso, escribe y publica secretamente libros que hablan de una nueva mujer y que las muchachas londinenses leen a escondidas. Por supuesto, detesta ir a bailes y fiestas a las que su familia la obliga a asistir. En una de esas veladas, un encuentro fortuito los hace girar a ambos con la intensidad de un vals agitado. Ella huye de un pretendiente, el señor Corey Bradley; él, busca a su mejor amigo, que no es otro que el mismo señor Bradley. Entonces, el juego comienza: uno que implica que el marqués seduzca a lady Collins y la abandone para que, despechada, corra a los brazos de Bradley. Claro que las cosas se complican: en el juego hay disfraces, ocultamientos, un cazador cazado, una amistad que no se quiebra pese a todo y un enemigo común, un pirata que busca secuestrar a Janice. En medio del rescate, una situación desesperada: jugársela a las cartas con el secuestrador. Solo un tipo de hombre es capaz de hacer algo así: un mal perdedor.

Norah Devlin se vio obligada a huir de su casa en Virginia cuando se enteró de que su padre pretendía casarla con su socio, un viejo degenerado, pero rico. Así que se refugió en Inglaterra ayudada por su tía materna, lady Patterson, que le buscó trabajo como doncella en casa del marqués de Devonshire.
Cuando Marcus Greenwood regresó a Devonshire, se quedó prendado de su nueva doncella de cabellos rojos y genio vivo. Las malas lenguas decían que lord Dragón, como lo apodaban por sus costumbres «salvajes», se había enamorado.
Pero el peligro acechaba a la bella Norah. Ni el ancho mar que separaba ambos continentes aseguraría su protección. ¿Conseguiría Marcus proteger lo que más quería?

Valeria Richardson se encuentra más a sus anchas con la espada y luchando en los establos con su amigo Ralph que en las fiestas de la alta sociedad londinense a las que debería asistir. Después de todo, piensa la belicosa Val, fue en una fiesta así en la que su hermana conoció al hombre que dejó su reputación por los suelos, el detestable vizconde de Chester, tras lo cual Val había jurado vengarse y odiarlo para siempre. Sin embargo, obligada por su tía a quitarse el atuendo varonil y vestirse como una dama para presentarse en sociedad, quedará a merced del vizconde, que tiene planes para esa bella y desinhibida guerrera de cabellos de fuego. Los acontecimientos se precipitan, los secretos se suceden, la sed de venganza de Val es infinita… ¿Pero cuánto tiempo puede la apasionada Val ignorar los mandatos de su cuerpo y su corazón? ¿Y qué hacer cuando nada a su alrededor es lo que parece? ¿Será algo que pueda resolver con su espada y su valor, o se trata acaso de la más peligrosa prueba de todas?

¿Existen pasiones capaces de dominar la más férrea de las voluntades? Tras dejar atrás su Japón natal, Kaori elije Nueva York como destino en el que vivir según sus propias normas. Va diseñando su futuro a través del pequeño negocio de arreglos florales que dirige, y solo se lamenta porque posee una brújula de lo más errónea para elegir pareja. Por este motivo, no le extraña verse atrapada en una irresistible atracción hacia un hombre de negocios que tiene planificado hasta el último milímetro del resto de su vida. Víctor Tilman tiene un único objetivo: conseguir que la Tilman Company Purchases, su empresa inmobiliaria, sea la número uno a nivel internacional. Con ese objetivo, se compromete con Ariana Fox, hija del magnate que supone su principal competidor. A pocos días de la boda, su sofisticada prometida le pide que consiga los centros florales más bonitos que existan, para decorar el gran evento social que acaparará todas las portadas de la prensa rosa. Pero en sus planes no aparecía un tsunami llamado Kaori que, sin pretenderlo, irrumpirá en su vida haciendo temblar los cimientos de sus principios más arraigados.

¿Qué sucede cuando la fría tormenta te zarandea con tanta furia que llegas a conformarte con una simple tregua?La respuesta la tiene Rachel Simmons, que, como todo aquel sin nada que perder, se conforma con unos tenues rayitos de sol mientras espera la siguiente tormenta. Ha tomado como abrigo la ironía y, como salvavidas, los dibujos que tatúa en los cuerpos que se acercan al estudio en el que trabaja. Pero ninguna de estas armas puede resistirse a Stephen, un atractivo arqueologo al que nada le gusta tanto como el riesgo y el peligro. ¿Como iba si no a acercarse a Rachel? Stephen ha vivido y ha sobrevivido, y se ha empeñado en enseñarle a Rachel la diferencia. Sabe que no puede evitar la tormenta, pero esta dispuesto a cogerla de la mano mientras pasa

2

¡Buenas, Lis! En primer lugar queríamos agradecerte tu participación en nuestra página web, Entre Metáforas, así como darte la enhorabuena por el tremendo éxito que estás cosechando con tu última novela “Un millar de inviernos”

Hola, chicas. En primer lugar, soy yo quien debo daros las gracias por la oportunidad que hoy me brindáis; siempre es un placer compartir un poco de ti con los demás, y esta es una forma fantástica de hacerlo.

  1. Para comenzar la entrevista, vamos a hablar un poco de la verdadera persona que se esconde detrás de Lis Haley. Ya sabemos, gracias a las pequeñas biografías de los libros, que te encanta la lectura, la jardinería y viajar, ¿qué otras cualidades tienes?

Como todo el mundo, tengo cualidades buenas y malas. Soy un poco remulgona, sobre todo por las mañanas, y, a veces, un pelín impulsiva. Me entristecen mucho las injusticias que veo en las noticias y los programas de chismorreos me aburren, por eso a penas miro la televisión. Me encanta pasar el día con las amigas, ir a tomar café a media tarde, comprar libros… También adoro la tarde del domingo en el sofá, bajo una mantita caliente, viendo una película junto a mi marido, Gabriel. Me gusta dibujar, pintar, el diseño gráfico… Supongo que soy una persona con muchas inquietudes, a la que le apasiona profundamente escribir.

2. A la hora de escribir un libro, ¿tienes algo especial que te inspire, o no te resulta complicado encontrar la inspiración?

Tocaré madera, porque por ahora la única inspiración que he necesitado ha sido tener un título. Para mí es fundamental tener uno para poder comenzar una historia. Aunque esta esté en la cabeza, si no tengo título antes de comenzar, soy incapaz de escribir una sola línea.

3. En cuanto a tu afición de escribir… ¿es vocacional o te ha sido inculcada por alguien?

En casa siempre se ha leído, ya sea novela histórica, de suspense, romántica… Mi madre es una gran lectora de este último género, y recuerdo haberla visto a menudo con una novela en las manos. Mi padre, sin embargo, siempre se ha sentido fascinado por el Antiguo Egipto, Roma, La Rusia de los Zares… 
Así que, a diferencia de la lectura, escribir es para mí completamente vocacional.

4. ¿Tenías claro desde pequeña a qué querías dedicar tu vida o nunca pensaste que ibas a publicar algún libro?

De pequeña quería ser algo diferente cada día: bailarina, pintora, escritora, piloto de carreras, pianista… Jajaja. Ya ni recuerdo la de cosas que quería ser de mayor. ¿Publicar un libro? Eso no se me ocurrió jamás. Aunque me apasiona escribir desde siempre, era algo que no compartía con mucha gente. Me encerraba en mi dormitorio a dibujar o a escribir mientras escuchaba música durante horas. Recuerdo que en mi casa siempre se preguntaban qué hacía encerrada tanto tiempo en mi habitación, porque a veces me daban las tantas sin darme cuenta.

5. Si tuvieras que dar tres consejos a personas que quieran llegar a escribir algún día un libro, ¿cuáles serían?

Confianza en ellos mismos, sería el primero. Leer mucho, ser respetuoso con el trabajo de los demás y, sobre todo, tomárselo en serio. Escribir es algo más que sentarse delante de un ordenador; escribir es sentir, es oler, llorar, viajar, y llevar contigo a alguien en ese viaje. Si lo haces con el corazón, puede llegar a ser la experiencia más gratificante de tu vida.

6. “Un millar de inviernos” es tu última publicación, y a juzgar por el resto de tus libros, eres una fiel escritora de la narrativa romántica… ¿Qué es lo que más te llama la atención de este género y qué es la narrativa romántica para ti?

Lo que más me llama la atención de la narrativa romántica es la facilidad con la que te sumerge en esa vorágine de sentimientos, a veces opuestos, otras recíprocos, unos a primera vista, otros lentos y progresivos...  Todo está permitido porque, al igual que el propio amor, es imprudente y, en ocasiones, carente de lógica.

-¿Te has planteado alguna vez cambiar de género?

Lo cierto es que me encanta escribir novelas de otros géneros, como suspense o narrativa… Sin embargo, no me había decidido a publicarlas hasta hace bien poco. Será lento, pero puede que este año o el próximo, si todo va bien, alguna vea la luz.

7. ¿Introduces ápices autobiográficos en tus novelas, o los personajes son simples personajes creados gracias a tu imaginación?

En la mayoría de historias son completamente imaginarios. Sin embargo, no puedes evitar que algunas circunstancias de tu vida, anécdotas, frases o experiencias, acaben reflejadas en el papel.

8. Si te parece, vamos a centrarnos ahora en tu novela “Un millar de inviernos”, que ha sido publicada hace un mes. ¿Cómo te sientes después de haber publicado un libro tan especial y sentimental como “Un millar de inviernos?

Me siento muy feliz, porque Un millar de inviernos llevaba mucho tiempo rondando mi cabeza, pujando por salir. Caminar de la mano de sus personajes supuso una experiencia muy gratificante a nivel personal. Y me alegra el apoyo que recibí en todo momento por parte de mi editora, Mariché, quien entendió perfectamente lo que quería transmitir con este libro.

9. ¿En qué o quién te inspiraste a la hora de crear unos personajes tan complejos y completos como Rachel y Stephen?

Los personajes son totalmente ficticios, aunque todos podemos ser una Rachel con un pasado doloroso y un futuro incierto, o un Stephen aventurero y vital. Que no agarremos una mochila y salgamos por la puerta, no significa que no sintamos la necesidad de hacerlo en algún momento de nuestras vidas.

10. ¿Qué significado tienen para ti estos personajes?

Para mí, ambos representan la amistad, el verdadero amor y, principalmente, la necesidad de depositar nuestra confianza en los demás.

11. Y por último, este último apartado es exclusivamente tuyo, aquí te damos la oportunidad de expresar cualquier reflexión, sentimiento o pensamiento que quieras transmitir a los lectores.

Lo que me gustaría poder transmitir a los lectore-as, bloguero-as y compañeros de profesión, es mi agradecimiento. Y digo poder transmitir porque es casi imposible expresar lo agradecida que estoy por todo el apoyo y respaldo que he recibido desde que El mejor de los juegos, mi primer trabajo publicado, saliera a la venta. Creo que esa es la parte más emocionante de todo este viaje: la cantidad de gente y amigos estupendos que vas conociendo en el camino.
Por todo eso: “Gracias”.

 

¡Y hasta aquí la entrevista con la estupenda Lis Haley! ¿Habéis leído algún libro de ella? ¿Qué os ha parecido? ¡Dadnos vuestra opinión!

 

Imagen de perfil de Paola

Autor: Paola

"A los que buscan aunque no se encuentren; a los que avanzan aunque se pierdan; a los que viven aunque se mueran"

Comparte este artículo en
Shares
Ir a la barra de herramientas