Entrevista Beatriz Esteban

Entrevista Beatriz Esteban
5 (100%) 1 vote

Hace unos meses conocí de primera mano una de las lecturas más acertadas en lo que llevo de año. Su título es Seré frágil”, de la joven autora Beatriz Esteban, y detrás de una portada sencilla y bonita, conoceremos la dura historia de superación de Sara Soler, nuestra protagonista.

Tan pronto como leí el libro sentí que esta autora tenía mucho que contarnos. Y así es. Después de verme varias entrevistas suyas y ahondar un poco más en su historia, decidí traer de primera mano a Entre Metáforas un poco más de Beatriz Esteban.

A continuación te presentamos la sinopsis y la portada de la novela, junto con una entrevista que hemos preparado para conocer más a fondo a la autora así como la historia que se esconde detrás de “Seré frágil”, una historia que merece la pena leer.

Entrevista Beatriz Esteban

«Hace cinco años perdí mucho más que unos cuantos kilos: perdí toda la esperanza. Parte de mi vida está en esta historia, que es el fruto de todo lo que aprendí en ese tiempo. Espero que sirva para comprender lo que es un trastorno alimenticio, cómo afecta y desgasta a una persona, cómo mata. Quiero dar un soplo de esperanza a todos los que, como yo, se han sentido insuficientes, solos e incomprendidos. Quiero recordarles que su historia también es importante.»

Sara Soler se odia. A pesar del amor de su pareja, sus amigos y su familia, nunca se ha sentido suficiente. Todo empieza a cambiar tras la muerte de su compañera de clase, Sofía, después de luchar durante años contra la anorexia. En su funeral, los padres de Sofía le entregan a Sara el diario de su hija, asegurándole que lo han encontrado bajo una nota con su nombre. A través de sus palabras, Sara empieza a conocer los misterios de su pasado, mientras su presente se va contagiando de la mentalidad enferma de Sofía. La guerra no ha hecho más que comenzar. Una guerra en la que, para sobrevivir, Sara tendrá que luchar contra sí misma.

¡Buenas, Beatriz!

Antes de nada, me encantaría agradecerte tu participación y colaboración con Entre Metáforas, así como darte la enhorabuena por el tremendo éxito de la novela, “Seré frágil” y la preciosa historia que se esconde detrás.

Para empezar, me encantaría saber algo clave para el desarrollo de "Seré frágil"

1. ¿En qué te inspiraste para escribir la trama de tu novela?

En un principio, la novela nació de la impotencia que sentí al ver que nunca supe realmente lo que era un trastorno alimenticio hasta que lo viví en mi propia piel. Que todo lo que había aprendido en el colegio, lo que había escuchado en los medios… Todo estaba sesgado, mostraban una pequeñísima parte de la enfermedad, y fue por ello por lo que en un momento me costó tanto considerarme “lo suficientemente enferma” como para pedir ayuda, como para pensar que realmente lo estaba. No podía soportar la idea de que hubiera más gente que se hubiera sentido así, y la única manera que tenía de cambiar esa visión era escribir la mía. Esta historia nació con la única intención de volcar y encerrar en el papel todo lo que quería dejar atrás y, al mismo tiempo, todo lo que quería hacer entender a los demás.

Por eso, la trama bebe mucho de mi propia experiencia. Pero es mi experiencia, no mi historia. En la trama tiene mucho peso Sofía, un personaje ficticio que nació porque quise explicar lo tóxicas que podían ser las cuentas de desahogo en las redes sociales. Y porque también quise explicar que las enfermedades mentales no tienen culpables.

2. ¿Hay rasgos de tu personalidad plasmados en Sara, Sofía o alguno de los personajes de la novela?

Diría que Sara es, en realidad, un reflejo de lo que una vez fui. Y, al mismo tiempo, un reflejo de lo que han sido muchas adolescentes más: una chica insegura, que se siente fuera de lugar. Sin más. La diferente entre ella y el resto de las adolescentes es que cruzó la barrera entre la salud y la enfermedad y dejó que fueran esos miedos y esas inseguridades las que controlaran su vida. Lo mismo me pasó a mí, lo mismo le ha pasado a todas las personas enfermas de un trastorno alimentario. Pero ahora siento que he crecido como persona y que todos mis personajes están muy lejos de ser quién soy ahora

3. ¿Te ayudó la publicación de este libro en tu historia de superación personal? Si es así, ¿de qué manera?

No realmente, porque en el momento en el que se publicó el libro yo llevaba muy bien mi recuperación, estaba en un momento de mucha salud. Pero sí que es cierto que escribir el libro y compartirlo me ayudó a darme cuenta de que mi historia valía. De que hablando de ella podía ayudar a otros, y eso le daba muchísimo valor. Que nada de todo lo que había sufrido iba a ser en vano, que ahora podía empezar a ver mi enfermedad como lo que era… Un libro cerrado. Un recuerdo. Y una lección, siempre. Porque recuperándome aprendí lo que era quererse. Aprendí el valor de pedir ayuda y de compartir nuestras historias.

4. ¿Tu afición por la literatura ha sido inculcado por alguien en concreto? ¿Te apoyaron tus familiares y amigos con la publicación de la novela?

En mi casa la literatura siempre ha estado muy presente. Mi abuelo y yo jugábamos a inventar cuentos, mis padres se acercaban cada noche a mi cama para contarme historias hasta que empecé a contárselas yo. Todos mis familiares y amigos se alegraron mucho de mi publicación.

5. ¿Estaba entre tus planes llegar a escribir algún día un libro o simplemente ocurrió de manera espontánea?

¡Llevaba escribiendo desde que era niña! Empecé a escribir novelas como tal cuando era muy joven, con mi primer ordenador enorme, a los 11 años. Y a los 14 acabé mi primera novela. Desde entonces no he parado de escribir novelas, aunque ninguna más que Seré frágil ha visto la luz (por ahora, ¡crucemos dedos!).

6. ¿Tienes intención de escribir más libros? Si es así, ¿cambiarás de género o continuarás en la línea?

He escrito más libros. En concreto, dos después de Seré frágil. Ambos podrían catalogarse como juvenil, aunque el segundo es más maduro y sigue la línea de Seré frágil en el sentido de que es una novela totalmente realista y con mucha carga de crítica social. Es una novela basada en mi experiencia como voluntaria en la cárcel de Picassent. Por otro lado, la que acabé después de Seré frágil está ambientada en la Francia de los años 50, y sigue la historia de una joven artista con un don (o una maldición): la telequinesia. Me suelo mover por esos géneros: realismo, drama, realismo mágico, u otras variantes

7. ¿Con qué propósito quisiste escribir ‘Seré frágil’? ¿Qué resaltarías si tuvieras que dar un breve consejo a los lectores?

Como ya he explicado al principio: con Seré frágil quise hacer entender que un trastorno de la conducta alimentaria va más allá del físico, más allá incluso de la comida. Es mucho más que una lista de síntomas. Es una cárcel, es muy duro, es mortal, no es ninguna tontería. Pero también quería recordar que esa cárcel en la que nuestra mente se convierte no es infinita. Que es de valientes pedir ayuda, y que la vida es mucho más grande que aquello que nos atormenta

Así que ese es el mensaje con el que me gustaría que se quedaran los lectores: hay esperanza incluso para los que sienten que todo está perdido.

Y les aconsejaría que hicieran fuego de todo lo que el libro les hiciera sentir. Que fueran conscientes de que va más allá de una historia de ficción, que es el día a día de millones de personas. Que eso les ayudara a ver a la gente que les rodea de manera distinta, que aprendieran que no todas las heridas se ven. Y que utilizaran todo para dar voz a los que no la tienen. Para hacer ruido, hacer fuego.

8. Si tuvieras que dar tres consejos a personas que quieran comenzar a escribir, ¿cuáles serían?

Constancia, coraje y humildad.

Les diría que nunca dejaran de aprender; nunca. Que se empaparan de letras, que siguieran leyendo y siguieran escribiendo aunque se hartaran de verse equivocados. Que aprendieran todo lo que pudieran sobre escritura y literatura, que encontraran una comunidad que les inspirara a seguir creando.

Que no tuvieran miedo a empezar de cero las veces que hicieran falta, a abandonar proyectos, rescatar algunos, o tomarse un año sabático. Que nunca dejaran de ver la página en blanco como una compañera, como una oportunidad, y no como un fantasma. Que nunca permitieran que escribir se volviera una obligación y no un placer.

Que escribieran para ellos, por ellos.

Que recordaran ser humildes, y, sobre todo, sensibles: que fueran conscientes del poder que tienen las palabras (para bien, o para mal). Tienen la oportunidad de llegar a mucha gente. Que no sea nunca en vano.

9. Este apartado es completamente para ti, donde des un mensaje, dediques unas palabras a tus seguidores o lectores.

Tengo tanto que decir y tanto que agradecer que unas palabras sobre una pantalla me parece muy poco. Nunca imaginé que recibiría tanto apoyo y tanto cariño de parte de gente que no conocía. Y siento que nunca podré agradecerlo del todo.

Y por si fuera poco, soy yo la que suele recibir las gracias, así que no me cansaré de decirlo: gracias a cada uno de mis lectores y seguidores, a cada una de las personas que me han apoyado en este sueño, a ti por entrevistarme, a todos los que han ayudado a que crezca, a que crea en mí; gracias a todos vosotros y a todas vosotras por haber sobrevivido hasta hoy. Gracias por sobrevivir a los días duros, gracias por apostar por vosotros, gracias siempre por salvaros. Gracias por el corazón tan grande que tenéis.

Gracias, siempre.

 

Muchísimas gracias por tu tiempo, tu dedicación y talento. Ha sido un placer haber trabajado con alguien con tanto talento y con tanto por contar.

Autor: Paola

"A los que buscan aunque no se encuentren; a los que avanzan aunque se pierdan; a los que viven aunque se mueran"

Comparte este artículo en
Shares
Ir a la barra de herramientas