El arco de la Guadaña 1: Siega, de Neal Shusterman – Reseña

El arco de la Guadaña 1: Siega, de Neal Shusterman – Reseña
5 (100%) 1 vote
El arco de la Guadaña 1: Siega, de Neal Shusterman - Reseña

Ficha técnica

  • Título: Siega
  • Autor: Neal Shusterman
  • Género: Juvenil
  • Año de publicación: 2017
  • Editorial: Nocturna
  • Saga: 1/?
  • Número de páginas: 525
  • PVP: 17€
  • ISBN: 978-84-16858-24-8

Gracias a Nocturna, por este ejemplar.

Sinopsis de Siega:

Antes, las personas morían por causas naturales. Existían asesinos invisibles llamados enfermedades, el envejecimiento era irreversible y se producían accidentes de los que no se podía regresar.

Ahora, todo eso ha quedado atrás y sólo perdura una verdad muy simple: la gente tiene que morir.
Y esa es la tarea de los segadores. Porque en un futuro donde la humanidad controla la muerte, ¿quién decide cuándo y cómo sembrarla?

Citra y Rowan acaban de ser seleccionados como aprendices de segadores. ¿Su objetivo? Superar las pruebas de su mentor, sean las que sean.

Aunque en el proceso renuncien a todo lo que les hace humanos.

Opinión personal

Una novela más del gran Neal Shusterman que llega a mis manos y otra gran historia que se une a mi colección. Sin lugar a dudas, este autor es uno de mis favoritos desde que descubrí la saga Desconexión, aunque no podemos olvidar que cuenta con otras historias fascinantes como El abismo o la trilogía Everlost. Cuando vi que Nocturna había apostado por él fui feliz, no sé cómo describirlo, pero os aseguro que este hombre crea magia en sus historias y esta no es la excepción.

“La cordura está sobrevalorada. Prefiero tener una mente clara que una mente «sana».”

El libro nos sitúa en un mundo futurista donde la tecnología y la ciencia han conseguido superar al paso del tiempo. La gente ya no muere ni a causa de una enfermedad ni por haber vivido demasiado. La muerte es una barrera superada y es justo eso lo que genera un grave problema demográfico que se solventará nombrando Segadores a algunas personas que deberán elegir quién vive y quién muere.

El segador Faraday cumple con su trabajo con unos principios muy claros. Acogerá como novicios a dos jóvenes que no desean en absoluto convertirse en segadores, pero considera que eso es justo lo que se necesita para cumplir con ese cometido, pues quien desea la muerte de alguien no debería tener el poder de arrebatársela.

Citra y Rowan, los novicios, aceptarán a regañadientes el cargo. Solo uno de ellos conseguirá ser nombrado segador y para demostrar su valía deberán entrenarse a fondo en el arte de matar. Lucharán y se esforzarán a diario por cumplir los objetivos que su mentor les imponga, aunque en todo momento temerán perder su esencia si llegan a convertirse en segadores.

La historia te atrapa en la primera página. El mundo que nos presenta el autor es tan visual que en más de una ocasión tuve la sensación de estar en una sala de cine comiendo palomitas. Algo característico de cada una de sus historias es que nos hacen sufrir, nos encogen el corazón y llegamos a sentir la pérdida de los personajes por más secundarios que sean, podéis imaginar lo que transmite cuando hablamos de un personaje principal… ¡Una angustia increíble! Aun así, también disfrutamos de sus logros y de ver como consiguen mantenerse fieles a sus principios por más difícil que se ponga la situación. En resumen, las historias de Neal Shusterman producen un cóctel explosivo de emociones.

“La inmortalidad nos ha convertido en dibujos animados.”

Los personajes están perfectamente pincelados. Los novicios, Citra y Rowan, son como las dos caras de una moneda, sin embargo, aprenden a convivir y termina generándose un vínculo entre ellos que estoy ansiosa por descubrir en las próximas entregas. Sobre los segadores no voy a hablar mucho, pues lo más interesante de esta novela es ir conociéndolos poco a poco. La gente se atemoriza al verlos, es como ver a la muerte. Realmente son la muerte, pero ese es su trabajo. Los hay que disfrutan con él y otros que solamente lo hacen por deber e intentan hallar el modo de vivir con ello.

La pluma de Neal Shusterman sigue su línea sencilla y ágil. Vuelve a demostrarnos su gran capacidad para crear historias absorbentes y adictivas. Siempre digo que su mente es una auténtica máquina de creación de ideas incapaces de pasar desapercibidas. Sabe lo que el lector quiere y demuestra durante toda la historia. Los capítulos irán alternando para mostrarnos la historia desde diferentes perspectivas, un gran acierto que nos permite conocer mejor a los personajes y ver su evolución. Además, tiene ese toque especial donde veremos fragmentos de los diarios de los diferentes segadores en unas páginas en color negro que harán del libro una edición preciosa.

“Sin la amenaza del sufrimiento no podemos experimentar la verdadera felicidad. Como mucho, llevamos vidas agradables.”

En conclusión, Siega es el inicio de una nueva saga de uno de mis autores favoritos que arrasa allá donde va. Nos sumergiremos en un mundo donde la muerte se presenta ante los personajes con forma humana. La gente no muere por enfermedades ni por vejez, muere porque los segadores tienen la obligación de controlar el crecimiento demográfico. Aun así, la muerte seguirá siendo inesperada, sorprendente, desoladora y caprichosa. Una increíble novela que logrará ponernos los pelos de punta.

Lo mejor:

  • El mundo que nos plantea el autor. Una vez más vuelve a sorprenderme.
  • La caracterización de los personajes.

Lo peor:

  • La espera hasta que llegue el segundo.

FotoReseña

El arco de la Guadaña 1: Siega, de Neal Shusterman - Reseña
El arco de la Guadaña 1: Siega, de Neal Shusterman - Reseña
El arco de la Guadaña 1: Siega, de Neal Shusterman - Reseña
El arco de la Guadaña 1: Siega, de Neal Shusterman - Reseña
El arco de la Guadaña 1: Siega, de Neal Shusterman - Reseña
El arco de la Guadaña 1: Siega, de Neal Shusterman - Reseña
El arco de la Guadaña 1: Siega, de Neal Shusterman - Reseña

Booktrailers o vídeos promocionales

5/5 Puntos

Libros que componen la saga

Autor: Duna

"Hasta Steven Spielberg superó su complejo de Peter Pan"

Comparte este artículo en
Shares